Europa

‘Lenin no estaba tan errado sobre el capitalismo’: Catherine Merridale

La historiadora británica expone su visión sobre la Revolución bolchevique de hace 100 años.

Vladimir Lenin

Lenin se dirige a una multitud en Moscú, en mayo de 1920. Lo acompaña Trotski, en la parte derecha de la tribuna.

Foto:

AFP

04 de noviembre 2017 , 10:21 p.m.

A propósito del primer centenario del que podría ser el evento más importante del siglo pasado, la Revolución bolchevique, EL TIEMPO conversó con Catherine Merridale, experta en Rusia, miembro de la Academia de Historia Británica, ganadora del Pushkin House Russian Book Prize y cuyos trabajos han sido traducidos a 20 idiomas.

La escritora hizo un viaje de ocho días en tren por Europa, para repetir el trayecto que recorrió Vladimir Lenin en 1917 (en medio de la Primera Guerra Mundial), experiencia que le sirvió para escribir su último libro, ‘El tren de Lenin’, que narra las circunstancias que hicieron posible el estallido de la Revolución rusa.

Si la revolución marxista no hubiera sucedido en Rusia, ¿se habría dado en otro país?

No iba a pasar en Alemania, así que me parece poco probable. Nadie lo puede decir con certeza... Pasó en Rusia, y eso cambió todo el curso de la historia. Ahora es difícil separar la idea de la revolución marxista de la Revolución bolchevique.

¿Rusia se convirtió en la potencia que fue gracias a la revolución?

Parcialmente. Rusia siempre ha sido un país muy poderoso, muy grande, con una población muy enérgica y creativa; tenía mucho poder en el siglo XIX. De nuevo, es muy difícil separar la revolución de la importancia geopolítica de Rusia.

Ciertamente, el gobierno revolucionario de Lenin y luego el de Stalin lograron mantener unido el imperio. El imperio que heredaron de los zares tuvo cambios, pero en general fue el mismo del siglo XIX: un Estado muy grande, muy poderoso y muy importante en esa etapa del mundo. Por supuesto, la revolución les dio una misión y resaltó la importancia de que Rusia fuera capaz de defenderse y exportar sus ideas, le dio al país algo que decir al mundo que no había podido decir antes. Pero si miras el siglo XIX, Rusia siempre fue una potencia.

Sin la Primera Guerra Mundial, ¿habría sucedido la revolución?

Habría requerido mucho más tiempo que los rusos llegaran a la raíz de la crisis, al punto en el que no había forma de que un Estado continuara así. Antes tuvo que suceder la revolución de 1905, que fue aplastada al final. Siempre he creído que habría sido muy difícil una revolución en Rusia sin una emergencia militar como la Primera Guerra Mundial. Fue crucial, alienó a todo el régimen zarista. La clase obrera había estado descontenta por décadas, pero lograr que la clase media y la élite dijeran que no querían que el zar continuara fue un logro de la emergencia de la guerra.

¿Lenin ejecutó correctamente las ideas de Karl Marx?

Lenin interpretó a Marx de una forma muy ligera. Tomó ideas de los últimos años del siglo XIX y la idea del imperialismo, lo que fue crucial para su pensamiento. En vez de pensar en la revolución como algo que estaba pasando en un país, empezó a pensar en la revolución en términos de economía global, y así logró enmarcar su marxismo en una imagen de lo que estaba pasando en el mundo en 1917.

En esa idea, Rusia era el eslabón más débil en la cadena de interdependencia económica global. Una vez ese eslabón se rompió, cuando Rusia tuvo una revolución, Lenin pensó que habría revoluciones en otras partes del mundo y que eso lograría la imagen que Marx esbozó al comienzo del siglo XIX. Así que Lenin fue muy creativo en términos de interpretar a Marx, pero aun así no lo tiró por la ventana.

Lenin era el único que realmente pensaba que la revolución se podía lograr y que tenía el deber histórico de hacerlo

¿Qué diferenció a Lenin de los otros revolucionarios? ¿Qué tenía él que otros no?

Determinación. Era el único que realmente pensaba que la revolución se podía lograr y que tenía el deber histórico de hacerlo. Todos los demás estaban ocupados pensando en las razones por las cuales la revolución debía suceder pronto, pero no en ese momento; en que debían hacer un trato porque aún no era tiempo de una revolución proletaria, en que necesitaban lograr alianzas... Lenin simplemente dijo: “La historia nunca nos perdonará si no tomamos el poder ahora”. Él creía que ese era el destino y lo buscó, y fue incansable. En ese sentido, no era una diferencia ideológica, era una diferencia de temperamento y voluntad. Lenin era el único revolucionario que pensaba las 24 horas del día en la revolución, que soñaba con ella, nadie más tenía esa mentalidad.

¿Cuál es su opinión sobre Lenin?

No me habría caído bien en persona, y creo que yo tampoco a él. Mi opinión de él como ser humano es que era intolerable. En términos de su rol en la historia, claramente fue un gran hombre, pero me alegra mucho no haber tenido que vivir en Rusia cuando él estuvo en el poder.

¿Puede definir a Kerenski?

Fue un hombre muy vano y un muy buen orador de la revolución frente a las multitudes. Era un dandi, le encantaba vestirse bien y que lo halagaran, pero a la hora de tomar decisiones sobre la revolución como un todo resultó ser un juguete del régimen; cayó fácilmente en engaños y en pensar que era más importante ponerse de lado del gobierno provisional –que era en realidad la antigua estructura de Rusia– que de la energía aterradora de la revolución. Él tomó una decisión, se hizo del lado de los ricos, de la vieja élite, en contra de la marea que iba a tomarse Rusia en octubre.

Kerenski pasó parte de su vida en California (Estados Unidos) y fue muy popular con las mujeres hasta su muerte. Era una persona encantadora, pero Lenin era mejor en términos de lograr una revolución.

¿Y Trotski?

Era muy inteligente, también muy vano y dinámico, y un gran orador. No era el juguete de nadie y era mucho más independiente de Lenin que el resto. Era muy carismático, pero también muy despiadado. Todas estas personas están preparadas para dispararles a otros seres humanos por perseguir un ideal, y eso es aterrador. Eso era muy común en la época de la Revolución rusa.

Stalin fue un hombre muy inteligente, un político muy peligroso, muy irreflexivo

¿Y Stalin?

Definirlo tomaría semanas... Stalin fue un hombre muy inteligente, un político muy peligroso, muy irreflexivo...

¿Ser despiadado era necesario para lograr la revolución?

Era necesario lograr lo que ellos estaban intentando. En una época en la que el Estado colapsa, no hay un poder central y estás intentando construir un nuevo Estado, con tu país en guerra, es muy difícil lograr cualquier cosa si eres gentil y te gusta leer libros, comer torta y dormir hasta tarde... El tipo de persona capaz de reconstruir el gobierno y mantener el imperio unido no iba a ser alguien muy amable. Así que en términos de liderazgo en Rusia, era necesario un enfoque algo despiadado. Era tal la tragedia que el país cayó a un estado en el que todo había colapsado y no había ninguna solución además de la violencia.

¿Por qué, a pesar del fracaso del comunismo, seguimos viendo experimentos como el socialismo del siglo XXI?

No sé mucho sobre Venezuela, pero una de las cosas que hay que decir es que el análisis de Lenin del capitalismo global no estaba tan equivocado. Lo que él dijo es que este sistema existe para hacer ricos a los capitalistas y que estos harán lo que sea para mantenerse ricos, que el sistema no está estructurado para el beneficio de la mayoría. Eso no significa que la solución de Lenin estuviera bien; de hecho, fue desastrosa, pero su análisis del problema no está tan equivocado.

¿Cuál fue el hallazgo más interesante de su investigación para ‘El tren de Lenin’?

Que Lenin había desaparecido, que la gente lo había olvidado. Cuando estuve en un hotel de Suecia donde él se había quedado, pregunté si podía tomar una foto de la placa que conmemoraba la visita de Lenin, y la joven de la recepción me respondió: “¿Se refiere a John Lennon?”.

Y lo más impresionante es que ella era rusa. No es solo que Lenin haya sido olvidado, sino que ha sido olvidado en su propio país, y solo han pasado 100 años. Es muy sorprendente hasta qué punto toda Europa ha puesto una sombra sobre esa revolución.

La gente no sabe qué pensar de la Revolución rusa: ¿Fue algo bueno, fue mala? ¿Deberíamos estar celebrándola, deberíamos llorar por todas esas muertes?

¿Por qué cree que eso pasó?

Tendríamos que volver a Stalin para resolver esa pregunta. A él le agradó mucho que Lenin muriera e hizo todo lo que pudo para que no fuera nombrado, para que fuera un personaje muerto en la política; lo convirtió en una suerte de ícono, y los íconos son planos.

De esa manera, Stalin se convirtió en el gran líder de la gente en la iconografía de la revolución, y Lenin, en un cadáver en la Plaza Roja. Creo que esa es una de las razones por las que ha sido olvidado, aunque esté por todas partes en estatuas y cuadros.

Y la otra razón es que la gente no sabe qué pensar de la Revolución rusa: ¿Fue algo bueno, fue mala? ¿Deberíamos estar celebrándola, deberíamos llorar por todas esas muertes? Es muy difícil, y la gente tiende a evadir esas preguntas difíciles.

¿Cree que los resultados de su investigación habrían sido distintos si no hubiera repetido el viaje de Lenin?

No creo que puedas escribir bien sin ir y mirar aquello de lo que escribes; no puedes comprender completamente el drama de ese viaje en tren si no lo haces, no puedes comprender qué tanto ha cambiado Europa si no vas y lo observas. La diferencia es total: Lenin viajó por Europa en medio de una guerra y estuvo muy cerca de la primera línea de combate, pero yo ni siquiera necesité un pasaporte porque estaba viajando entre países Schengen. El tren se movió de Suiza a Alemania sin que nadie revisara mis documentos o preguntara quién era yo; sin hacer ese viaje no se percibe este tipo de cambios en Europa.

¿Cuál es la mejor época de la historia de Rusia?

Depende de quién seas. Si eres una mujer, es muy difícil encajar en algún lugar. Si hubiera sido un hombre rico, sospecho que los últimos años del siglo XIX habrían sido muy agradables. Rusia es un lugar muy difícil para vivir. Quizás el mejor tiempo sea siempre el que ya pasó.

¿Por qué sigue siendo importante estudiar la Revolución rusa?

En la historia del mundo fue probablemente el evento más importante del siglo XX, porque fue el primer experimento de aplicar la teoría del progreso de un modo radical; realmente intentaron crear nuevos seres humanos.

De otro lado, formó uno de los polos de la Guerra Fría, así que si no entiendes la Revolución rusa no puedes entender el ambiente político global del siglo XX y, en consecuencia, tampoco las políticas del siglo XXI. Es una historia sobre el bien y el mal, sobre la esperanza y la disparidad que sigue después de la esperanza, es dramática, es romántica…

Es importante para todos ahora que estamos tratando de encontrar alternativas al capitalismo global, que no está funcionando y no les está haciendo bien ni al planeta ni a las personas. Mientras reflexionamos sobre esas alternativas, estudiar la Revolución rusa nos enseñará muchas lecciones sobre lo que no debemos hacer.

MARÍA ISABEL ORTIZ FONNEGRA
EL TIEMPO@M_I_O_F

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA