Europa

Un enfermero, sospechoso de haber matado a 106 pacientes en Alemania

Se trata de Nils Högel, condenado a cadena perpetua por haber matado a dos pacientes en 2015.

Niels

El enfermero alemán Niels oculta su rostro sentado en el banquillo de los acusados durante una sesión de su juicio en Oldenburg en 2015.

Foto:

EFE

09 de noviembre 2017 , 10:48 a.m.

El enfermero alemán Niels Högel, ya condenado por asesinato y tentativa de asesinato, es ahora sospechoso de haber provocado otras 106 muertes, anunciaron este jueves fuentes de la investigación.

Todavía se están llevando a cabo análisis toxicológicos para otros cinco casos en Alemania, precisaron además la fiscalía y la policía de Oldenburgo (norte) en un comunicado conjunto.

Así mismo, un portavoz de la fiscalía precisó que una "exhumación había sido solicitada a las autoridades turcas en tres casos". Estas personas, fallecidas en Alemania, fueron enterradas en Turquía.

"Un acusación por parte de la fiscalía contra Niels (Högel) podría seguramente tener lugar a principios del año que viene", según el comunicado. A finales de agosto, los investigadores anunciaron que este enfermero, condenado a cadena perpetua en 2015, era sospechoso de haber matado a al menos 90 pacientes, y quizás el doble.

Prefería a los pacientes que se hallaban en un estado muy crítico

El jefe de la investigación, Arne Schmidt, consideró este caso "único en la historia de la República Federal". Niels Högel, de 41 años, cometió la mayoría de los asesinatos utilizando sobredosis de medicamentos inyectadas mientras los pacientes estaban en reanimación, principalmente en dos hospitales, en Delmenhorst y Oldenburgo.

Trabajó en estos dos centros médicos entre 1999 y 2005. No tenía "preferencias" de edad o de sexo para escoger a sus víctimas sino que "prefería a los pacientes que se hallaban en un estado muy crítico", explicó Schmidt.

El enfermero ya había sido condenado en 2015 a cadena perpetua por dos asesinatos y cuatro tentativas. Durante su juicio en Oldenburgo, Högel pidió perdón a las familias y justificó sus actos por "aburrimiento".

El caso estalló en 2005, cuando Högel fue sorprendido por una colega dando una inyección que no estaba prevista a un paciente en la clínica de Delmenhorst, lo que le valió en 2008 su primera condena por intento de asesinato.

AFP

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA