Europa

Las horas más bajas de la reina Letizia

Video de altercado entre la reina de España y doña Sofía siembra polémica en torno a la casa real.

Reina Letizia y el rey Felipe

La reina Letizia, pensativa, mientras el rey la observa a la salida de la catedral de Palma de Mallorca.

Foto:

Jaime Reina / AFP

08 de abril 2018 , 10:54 a.m.

La tensa calma que se vive en la casa real española desde la condena de Iñaki Urdangarin –esposo de la infanta Cristina– en febrero de 2017, a seis años y tres meses de cárcel por prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y delitos fiscales en el marco del caso Nóos, se rompió el domingo de Pascua.

La estampa era idílica. Por primera vez en cuatro años, desde su abdicación, el rey emérito Juan Carlos se unía al resto de la familia real para celebrar el último día de Semana Santa.

Los imponentes portones de la catedral de Santa María de Palma de Mallorca, en las Islas Baleares, fueron testigos de la esperada foto oficial: de izquierda a derecha, Juan Carlos, la reina emérita Sofía, la infanta Sofía; su madre, la reina Letizia; su alteza real Leonor de Borbón, llamada a suceder a su padre en el trono, y el actual monarca, el rey Felipe VI. Todos, muy sonrientes, escenificaron una de las imágenes más esperadas e idílicas, y nada hacía presagiar lo que sucedería minutos después, a la salida de la misa de resurrección.

La escena que ha suscitado la polémica, capturada en un video que se volvió viral en cuestión de horas, recoge el momento en el que doña Sofía toma a sus dos nietas por los hombros con la intención de posar. Al percatarse, la reina Letizia se acerca a las tres y se interpone entre ellas y los fotógrafos, visiblemente molesta. Entonces comienza un juego de manos entre las dos reinas, mientras que Leonor trata de desprenderse del brazo de su abuela, que la retiene con fuerza. Finalmente, la princesa de Asturias se libera ante la mirada de asombro de Juan Carlos. Felipe, por su parte, se acerca a su mujer y a su madre con gesto preocupado e intercambia palabras con ambas.

La imagen del desencuentro ha trascendido en todos los medios de comunicación españoles, generando comentarios y reacciones de todo tipo. El único miembro de la realeza que se ha pronunciado al respecto ha sido la princesa Marie-Chantal de Grecia, esposa de Pablo de Grecia, primo de Felipe VI, quien, en un tuit, reprobó con dureza la actuación de su prima política: “Esto me hace sentir especialmente indignada. Ninguna abuela se merece ese trato. Ella –refiriéndose a Letizia– ha mostrado su verdadera cara”.

Días más tarde, en Madrid,en la primera aparición pública de la actual reina tras el altercado con su suegra, se escucharon gritos de “fuera” y “antipática” provenientes de la multitud.

Relación compleja

En público, Letizia siempre se ha mostrado agradecida con su suegra. Así fue desde la pedida de mano, en noviembre de 2003: “A partir de ahora voy a integrarme en esta nueva vida con el apoyo y cariño de los reyes y el ejemplo impagable de la reina”, indicó. En los años posteriores fue común ver a la entonces reina y su nuera compartiendo confidencias y complicidad, no en cambio con sus cuñadas, con las que Letizia nunca ha tenido una relación cercana.

Los periodistas expertos en la casa real le apuntan a que el distanciamiento entre las dos mujeres comenzó tras el nacimiento de las infantas Leonor y Sofía –“Letizia se sintió con más poder”– y empeoró con el estallido del caso Nóos. Esa trama de corrupción puso en el banquillo de los acusados, además de a Urdangarin, a la infanta Cristina, hermana del actual rey. Mientras que doña Sofía mantuvo el apoyo a su hija, la primera familia real se distanció por completo y Felipe VI le revocó a Cristina el título de duquesa de Palma de Mallorca.

Estesábado, una sonriente Letizia le abrió la puerta del carro a su suegra –que también le sonrió generosamente– en la llegada de ambas a la clínica en donde el rey emérito Juan Carlos fue operado para sustituirle una prótesis en la rodilla derecha. Algunos periódicos titularon ‘reconciliación’, pero la perfecta y necesaria escena no ha hecho más que aumentar la idea de que algo no anda bien entre las dos.

JULIA ALEGRE BARRIENTOS
Redacción Domingo
En Twitter: @JuliaAlegre1

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA