Europa

Angela Merkel inicia su cuarto mandato en Alemania

La canciller alemana fue reelegida hace cinco meses pero no había logrado una coalición de gobierno.

Ángela Merkel

La canciller alemana, Ángela Merkel, y los líderes de los partidos CDU y CSU, con los que hizo coalición.

Foto:

Hannibal Hanschke / Reuters

13 de marzo 2018 , 09:02 p.m.

Angela Merkel comenzará este miércoles el primer día de su cuarto periodo consecutivo de gobierno que se inaugura, sin brillo y más bien considerable desgaste provocado por los cinco meses y medio de retraso, desde la realización de las elecciones generales hasta la sesión de investidura que se realiza este miércoles en el Parlamento alemán.

Merkel, la mujer más influyente de Europa y carta de presentación de los partidos Unión Cristiano Demócrata, CDU y su formación hermana en Baviera, Unión Social Cristiana, CSU, gobernará, este cuatrenio, en coalición repetitiva con el partido Social Demócrata, SPD, al que volvió a ganar como socio, después de 150 días de arduas y dificultosas negociaciones nunca antes vistas en la política germana.

Antes y durante ese periodo de espera y semiparálisis ejecutiva que incluso amenazó con desestabilizar a toda la Unión Europea, Alemania dejó al descubierto, para la audiencia internacional, cuantiosas evidencias de crisis en sus partidos políticos tradicionales y el nacimiento de fuerzas electorales, populistas de extrema derecha, como el partido AFD, Alianza para Alemania.

Aunque es una fracción recién llegada al Parlamento el AFD ya se ubica como primera fuerza opositora, por encima de las formaciones liberales, FDP, verdes, Budnis 90 y de la izquierda, Die Linke.

Por ello, el reto número uno de este cuarto gobierno tanto para el CDU como para los socialdemócratas, SPD, está marcado por la urgencia de intentar salvarse a si mismos de nuevos decrecimientos mediante la recuperación de electores que ponga freno a la expansión del AFD, cuyos seguidores, sobre todo en el oriente germano, ya alcanzan en número a los de la socialdemocracia y amenzan con igualar en cifras a los partidarios del CDU.

En palabras de analistas como Christoph Schwennicke, jefe de redacción de la revista especializada en política, Cicero, lo anterior se traduce en que durante los próximos cuatro años Alemania estará muy ocupada consigo misma y tendrá poca dinámica y energía de proyección de su fuerza e influencia en nuevos asuntos de orden internacional ajenos a la agenda de la Unión Europea, de su propia seguridad como los temas de relaciones conflictivas con Rusia y Turquía o financieros con China y Estados Unidos.

De hecho, la conformación del gabinete que acompanara a Merkel en su primera etapa, comprueba que los asuntos internos como la regulación de la crisis interna provocada a raíz de la llegada de más de un millón de refugiados de Siria y Afganistán desde 2015, mandan la parada.

Balance de poder

Merkel timoneará un equipo compuesto por seis ministros de su formación, tres ministros de su socio, el CSU de Baviera y seis socialdemócratas. Del total de quince carteras seis serán dirigidas por mujeres.

Cinco de los seis ministerios fueron otorgados por Merkel a gente de su confianza, caracterizados por el manejo de bajo perfil y comprobada obediencia. Para la jefatura del sexto ministerio, la Canciller debió someterse a la presión del partido, nombrando en la cartera de salud a Jens Spanh, una carta del sector más conservador del CDU quien ya se ha revelado como decidido opositor interno de Merkel.

El vicecanciller del gobierno será Olaf Scholz, barón electoral del SPD y exalcalde de Hamburgo quien también fungirá como ministro de Finanzas.

De las 14 restantes se destaca la llegada del patriarca bávaro y codirigente del CSU, Horst Seehofer a la cartera del Interior quien ya ha anunciado el endurecimiento de la política de asilo y refugio y de “poner en la casa” mediante la aceleración del proceso de deportación de los refugiados a quienes las autoridades nieguen la petición de asilo.

Con Seehofer como ministro del Interior, tampoco se descarta el aumento de trabas para visados de estudio y trabajo de emigrantes no euroepeos.

Tal como en el anterior mandato, la diplomacia germana seguirá bajo la dirección de un socialdemócrata, el exministro de Justicia, Heiko Maas, a quien el cargo le correspondió más por rotación de poderes en ese partido que por experiencia en el plano internacional.

El perfil de Heiko Maas es europeista y muy afín a la política del presidente francés, Emmanuel Macron.

Aunque Merkel insiste en que desea gobernar toda la legislatura, la viabilidad de ese deseo ha sido puesto en duda desde antes de inicio del gobierno.

"El hilo conductor de la presente Gran Coalición y su factor cohesionante fue y seguirá siendo por un tiempo el miedo a la obligación de convocar nuevas elecciones. Un factor de unión tan endeble, podría resquebrajarse pronto, incluso ante la primera crisis y enfrentamiento de voluntades“ opina un editorialista del diario 'Suddeutsche Zeitung' al que le hacen coro muchos otros expertos.

Y aún para quienes opinan que Merkel sí terminará su mandato y alcanzará de esa forma a su padre político, el excanciller Helmuth Kohl, quien gobernó durante 16 años ininterrumpidos, éste que comienza este miércoles será, en todo caso, el último tiempo de Ángela Merkel en el poder.

PATRICIA SALAZAR
Para EL TIEMPO
Berlín

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA