Europa

El milagro que convertirá a la madre Teresa de Calcuta en santa

Un brasileño desahuciado por un tumor cerebral e hidrocefalia, se curó antes de ser operado.

fg

Integrantes de las Misioneras de la Caridad se reunieron el pasado jueves en Washington para inaugurar el retrato oficial de la canonización de la madre Teresa.

Foto:

REUTERS

02 de septiembre 2016 , 10:30 p.m.

Una vez acabado el aplauso de bienvenida a la ilustre invitada, el peruano Javier Pérez de Cuéllar la presentó al auditorio con este breve discurso: “Esta es una sala de palabras. Hace unos días tuvimos a los hombres más poderosos de la Tierra. Hoy tenemos el privilegio de tener a la mujer más poderosa del mundo. No creo que necesite presentarla. Ella no precisa de palabras, sino de hechos. Creo que la mejor forma de rendirle homenaje es decir que es mucho más que yo, mucho más que todos nosotros. Ella es las Naciones Unidas. Ella es la paz en el mundo”.

Las altisonantes palabras del entonces secretario general de la ONU contrastaban con la persona que tenía a su lado: una mujer pequeña, casi diminuta, parapetada en su hábito y su toca blanca con rayas azules y que recordaban a un típico sari indio. (Lea también: Madre Teresa de Calcuta: nobel de paz y ahora próxima santa)

“Soy solo una pobre monja que reza. Rezando, Jesús me llena el corazón de su amor y voy a donárselo a los pobres que encuentro en mi camino”, dijo la religiosa al inicio de su alocución. A continuación, puso a orar por la paz a todos los presentes, sin importarle la religión que profesaran o que se consideraran ateos o agnósticos.

Aquella escena acaecida el 26 de octubre de 1985 en la sala de la asamblea general de Naciones Unidas marca uno de los hitos en la vida de la madre Teresa de Calcuta, que seis años antes ya había recibido el premio Nobel de la Paz por su empeño por los más pobres, canalizado a través de la congregación religiosa que fundó: las Misioneras de la Caridad.

Tanto en la sede de la ONU en Nueva York (EE. UU.) como en Oslo (Noruega) cuando le dieron el prestigioso galardón o en las entrevistas que concedía, esta albanesa nacida en Skopje (Macedonia) en 1910 y bautizada con el nombre de Gonxha Bojaxhium utilizó su fama y aura de santidad para tratar de convencer a quien tuviera adelante de que pusiera en el centro de su vida a los más desfavorecidos.

Ella predicaba con el ejemplo, lo que la llevó a convertirse en uno de los mayores íconos católicos de la segunda mitad del siglo XX, llegando incluso a hacer sombra a un papa tan mediático como Juan Pablo II.

Será otro obispo de Roma tan preocupado por la misericordia como Francisco, quien el domingo presidirá en el Vaticano la canonización de la beata albanesa en una ceremonia a la que acudirán delegaciones de 50 países.

La misa con la que Jorge Mario Bergoglio proclamará la santidad de la religiosa e inscribirá su nombre en el libro de los santos, 19 años después de su muerte, constituye el evento más importante del Jubileo de la Misericordia, convocado por el pontífice para resaltar la importancia de esta virtud para los católicos.

Se espera que la eucaristía congregue a más de 100.000 personas en la plaza de San Pedro, donde se vivirá un ambiente similar al que tuvo lugar cuando Francisco elevó a los altares a Juan Pablo II y a Juan XXIII, en abril del 2014.

La madre Teresa será canonizada por la Iglesia católica gracias a su intercesión para lograr la curación inexplicable para la ciencia del ingeniero mecánico brasileño Marcilio Haddad Andrino, de 43 años, a quien los médicos dieron por desahuciado por el tumor cerebral que sufría, con abscesos cerebrales e hidrocefalia. Andrino se recuperó totalmente de su dolencia en 2008 y se encuentra estos días en Roma, donde participará en la ceremonia de mañana, como también lo hará Mónica Bersa, de 34 años, la mujer india que sanó en 1998 del tumor en el abdomen que padecía después de que le rezara a la religiosa albanesa.

Aquel milagro fue certificado por la Iglesia y motivó la beatificación de la madre Teresa, el 19 de octubre del 2003, en una eucaristía presidida por Juan Pablo II, el papa que tanto la admiraba y que llegó a considerarla “la representación misma de la caridad y de la total donación al prójimo”. (Vea aquí: Los milagros que convirtieron a la madre Teresa de Calcuta en santa)

Con una sorprendente tranquilidad y sencillez, Haddad Andrino explicó el pasado viernes junto a su esposa, Fernanda Rocha, cómo fue su curación milagrosa: “Me desperté en la sala de operaciones sin el dolor de cabeza y con una gran paz interior, aunque no sabía lo que me estaba sucediendo”, relató.

Al ver su mejoría, el médico que tenía que operarlo decidió posponer la crítica intervención que le iban a realizar. “Me dijo: ‘Como estás mejor, no te vamos a operar hoy. Te trasladamos a cuidados intensivos y te operamos mañana’”.

Al día siguiente el enfermo se encontraba aún más recuperado, como confirmaron los exámenes médicos a los que se sometió después, que mostraron que había desaparecido la hidrocefalia y que los abscesos se habían reducido en un 70 por ciento. En otras pruebas a las que fue sometido, tres días después, se vio que no quedaba rastro de la enfermedad, por lo que tras una breve rehabilitación, Haddad Andrino pudo regresar a su trabajo.

Durante el tiempo de su enfermedad tanto él como Fernanda y el resto de su familia rezaron continuamente a la madre Teresa pidiéndole que lo curara. “Yo le decía que lo salvara y que si ese no era el plan de Dios para él, que al menos lo llevara de la mano hacia Dios”, contó la esposa.

En los años posteriores vino lo que Marcilio llama la “continuación del milagro”. “Los médicos me dijeron que solo tenía un 1 por ciento de posibilidades de tener hijos debido a la cantidad de antibióticos que me habían dado y a otro tratamiento anterior por una enfermedad en el riñón. Pero seguimos rezándole a la madre Teresa y pocos meses después Fernanda quedó embarazada”, relató. La pareja tiene ahora dos hijos.

No falta la polémica

Pese a la celebración que hace la Iglesia católica con la canonización de la religiosa albanesa, no falta quien la critique. Uno de sus mayores detractores es el investigador indio Aroup Chatterjee, originario de Calcuta, quien lamenta la “cultura de sufrimiento” que se vive en las residencias regentadas por las Misioneras de la Caridad. En un libro del 2003, Chatterjee denuncia que en estos centros algunos niños eran atados a las camas y que se dejaba a los moribundos sentir su dolor con poco más que una aspirina. La congregación fundada por la madre Teresa dice que estas prácticas son cosa del pasado y recuerda que muchos de sus miembros cuentan hoy con formación médica.

Resultan igualmente controvertidas para algunos las posturas de la nueva santa respecto al aborto, frente al que siempre se mostró en contra. Resultan ilustrativas las palabras que dijo al respecto durante una visita en 1988 a la localidad italiana de Porto Santo Stefano, de la que era párroco el hoy cardenal Ángelo Comastri, vicario general del Papa para la Ciudad del Vaticano y arcipreste de la basílica de San Pietro.

Amigo personal de la madre Teresa, Comastri ha publicado recientemente el libro He conocido una santa. “En Porto Santo Stefano vio el escenario único del lugar y dijo: ‘¡Qué bonito es esto! En un sitio tan hermoso también ustedes deberían preocuparse de tener almas hermosas’. Bastaron estas palabras para conseguir la atención y una vibración en el corazón de las más de 20.000 personas presentes”, relató el purpurado.

“Entonces la madre Teresa, con la coherencia de la fe, añadió: ‘La vida es el más grande don de Dios. Por eso es penoso ver lo que sucede hoy: la vida se destruye voluntariamente por las guerras, por la violencia y por el aborto. Hemos sido creados por Dios para hacer cosas más grandes: ¡amar y ser amados! El mayor destructor de la paz en el mundo es el aborto. Si una madre puede matar a su propio hijo en su vientre, ¿quién podrá detenerme a mí o a ti cuando nos matemos recíprocamente?”.

Francisco conoció brevemente a la madre Teresa durante el Sínodo de los Obispos de 1994, dedicado a África.

Durante su viaje a Albania en septiembre del 2014, Bergoglio contó qué impresión le dejó la nueva santa en aquel encuentro: “Estaba sentada justo detrás de mí durante los trabajos. Admiré su fuerza, la decisión de sus intervenciones, sin dejarse impresionar por la asamblea de los obispos. Decía lo que quería decir”. El Papa también bromeó entonces sobre su firmeza y capacidad de mando, diciendo que no le hubiera gustado tenerla como superiora.

Sí que vivió en cambio esta experiencia Mary Prema Pierick, actual superiora general de las Misioneras de la Caridad, quien conoció a la Madre Teresa en 1980. “Desde el primer momento me impresionó su energía, ilusión, iniciativa y liderazgo”, recordó, destacando que “nunca aceptó nada que no fuera común para las otras hermanas”. Esta profunda vocación de pobreza la llevó incluso a privarse del chocolate, una de sus grandes pasiones, porque las personas que la rodeaban no podían permitírselo.

El postulador de la causa de canonización, el sacerdote Brian Kolodiejchuk, superior general de los padres Misioneros de la Caridad, congregación fundada igualmente por la religiosa albanesa, explicó por su parte los momentos de “oscuridad” que sufrió, en los que no sentía la presencia de Dios. “Esa oscuridad nos ayuda a entender su gran capacidad de misericordia, pues la hizo consciente de que percibía una pequeña parte de la oscuridad y del dolor de Dios. Acabó rindiéndose a él y poniéndose a su entera disposición”.

DARÍO MENOR TORRES
Para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA