Europa

Descartan atentado en arrollamiento masivo en Münster, Alemania

El sospechoso se suicidó después del incidente. Unas 20 personas quedaron heridas.

Atroppelo masivo en Munsten

El hombre embistió la camioneta contra los clientes que se encontraban en la terraza de un restaurante muy concurrido

Foto:

Sascha Steinbach / EFE

07 de abril 2018 , 04:41 p.m.

Un alemán mató este sábado a dos personas al embestir una camioneta contra la terraza de un restaurante en Münster, en el noroeste de Alemania, y después se suicidó, un hecho ante el que las autoridades descartaron la pista de un atentado islamista.

"No hay ningún indicio por el momento de una conexión islamista", anunció Herbert Reul, ministro de Interior de Renania del Norte-Westfalia, la región donde se encuentra Münster.

Reul añadió que el conductor del vehículo era un "alemán y no, como se ha afirmado, un refugiado". Varios medios alemanes, entre ellos el diario Süddeutsche Zeitung y la cadena de televisión pública ZDF, identificaron al hombre como Jens R., nacido en 1969 y quien sufría problemas psicológicos.

ZDF aseguró que había intentado suicidarse "hace poco" y que el vehículo, una camioneta gris oscuro según las fotografías tomadas en el lugar, estaba matriculado a su nombre.

Según la cadena n-tv, hace poco había proclamado también su intención de suicidarse y de hacérselo saber al mayor número posible de personas. La policía no quiso confirmar estas informaciones por el momento.

El hombre embistió la camioneta contra los clientes que se encontraban en la terraza de un restaurante muy concurrido, sobre todo por turistas, del centro de esta ciudad de 300.000 habitantes.

Los hechos se produjeron hacia las 15H30 (13H30 GMT) en el centro de
Münster, en un momento en el que las terrazas estaban llenas de gente en una jornada soleada.

"Escuchamos un fuerte ruido y gritos, y llegó la policía", narró en la cadena n-tv un trabajador del restaurante. "Mucha gente gritaba, estoy enojado, es totalmente cobarde hacer algo así", añadió.

La llegada del vehículo a toda velocidad en la plaza histórica provocó pánico entre los viandantes. En las redes sociales circulaban imágenes en las que se veían sillas volteadas y rotas. Poco después se desplegaron en la zona policías, algunos fuertemente armados, y bomberos.

Tras proporcionar un balance de al menos tres muertos, las autoridades lo revisaron a la baja, a dos muertos y 20 heridos, de los que "una decena" se encuentran graves.

Según declaraciones del ministro regional del Interior recogidas por el diario Westfõlische Zeitung, los fallecidos eran empleados del restaurante. Poco después del atropello, el asaltante se suicidó de un disparo "en su vehículo" cerca del establecimiento, según las autoridades.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo estar "profundamente conmocionada" por "los terribles acontecimientos" de Münster. "Se hará todo lo necesario para esclarecer este hecho y apoyar a las víctimas y sus allegados", dijo la jefa del Ejecutivo alemán en Twitter.

Precedente en Berlín

Los hechos se producen en un contexto de tensión en Alemania. Las autoridades del país están en alerta desde hace un año y medio debido a varios atentados islamistas perpetrados o planificados en el país, especialmente el de un camión que embistió en un mercado de navidad en diciembre de 2016 en Berlín, matando a 12 personas.

Su autor, el tunecino Anis Amri, murió unos días después cerca de Milán en un enfrentamiento con la policía.

A finales de julio de 2017, un solicitante de asilo al que se le había denegado el estatuto de refugiado mató a una persona con un cuchillo en un supermercado e hirió a otras seis, motivado, según la justicia, por "el islamismo radical".

Y a finales de octubre, la policía alemana arrestó a un sirio de 19 años sospechoso de preparar un "grave atentado" con bomba.

Los movimientos islamistas potencialmente violentos aumentaron en el país en los últimos dos años.

Los servicios de inteligencia interior calculan que en Alemania hay unos 10.000 islamistas radicales, de los que 1.600 podrían pasar a la acción violenta.

Además del atentado con el camión de Berlín, el grupo Estado Islámico reivindicó en 2016 un asesinato en Hamburgo (norte); un atentado con bomba en Ansbach (sur) que dejó 15 heridos y mató al asaltante; y un ataque con hacha en un tren en Baviera, con cinco heridos.

Varios de estos actos los cometieron solicitantes de asilo, lo que motivó que se acusara a la canciller Angela Merkel de poner en riesgo a su país al abrir las puertas a cientos de miles de refugiados en 2015 y 2016.

Según los investigadores, ninguno de los autores llegó a Europa con órdenes del grupo EI, sino que todos habrían organizado sus actos en solitario. Alemania sigue siendo un objetivo de los grupos yihadistas, sobre todo por su participación en la coalición que combate al EI en Irak y Siria y la desplegada en Afganistán desde 2001.

AFP

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA