Europa

Macron, ¿el rey filósofo? / Análisis

Macron salpica todo el tiempo sus palabras con referencias a filósofos, historiadores y escritores.

Emmanuel Macron, candidato presidencial en Francia

El candidato liberal centrista Emmanuel Macron, del movimiento En Marcha, es el favorito para ganar la segunda vuelta de las elecciones en Francia.

Foto:

Frederic Scheiber / EFE

06 de mayo 2017 , 11:15 p.m.

Como todo francés, estudió filosofía en el colegio: Aristóteles, Descartes, Kant. Descubrió en ellos una posibilidad de representarse el mundo y entonces decidió profundizar. Se matriculó en Filosofía en la Universidad de París Nanterre.

Allí, Emmanuel Macron (Amiens, 21 de diciembre de 1977) descubrió a Hegel y a un profesor que cambió su curso: Étienne Balibar, uno de los más insignes marxistas franceses, autor junto con Louis Althusser de ‘Para leer ‘El capital’’.

Macron, favorito para ganar la Presidencia de Francia en las elecciones de hoy, recuerda en una conversación con la revista ‘Le 1’ que fue en ese momento cuando abandonó la metafísica por la filosofía política. De hecho, según ha contado, Balibar guio su texto de titulación, sobre el interés común en Hegel y Maquiavelo. “Siempre hay una relación con lo real que es muy fuerte, incluso entre los metafísicos. Era Hegel quien decía que el ejercicio filosófico indispensable era leer el diario cada mañana”, dice Macron en ‘Le 1’.

El animal político

Hijo de una familia burguesa, titulado también en Ciencias Políticas y Administración, la formación filosófica de Macron se volvió tema desde el 2014, cuando se convirtió en ministro de Economía de François Hollande. Lo que no es raro si se tiene en cuenta que Francia es un país donde los filósofos son invitados a la televisión (Onfray, por ejemplo), reúnen multitudes para escuchar sus cursos (Foucault), son llevados en andas para dar una conferencia sobre existencialismo (Sartre) y hasta le recomiendan a un presidente que vaya a la guerra (Henri Lévy). Macron salpica todo el tiempo sus palabras con referencias a filósofos, historiadores y escritores. Incluso se ha declarado “muy camusiano”, entendiendo por tal llamar a las cosas por su nombre. Y no solo eso: en su adolescencia escribió algunas novelas que tiene bien guardadas en un cajón; entre ellas, una sobre Hernán Cortés.

Con esos antecedentes, no extraña que crea que “lo que se ha perdido en política es un poco de la trascendencia que entregan la literatura y la filosofía”. Queda claro que no es un tecnócrata.

El político Macron es hegeliano. Es un hombre que se dice ni de izquierda ni de derecha, pero que odia la palabra ‘centrista’ y por eso prefiere decir que “viene de la izquierda”. Es un socialista (aunque tampoco le gusta ese mote) y un liberal. Un banquero y un rebelde. Y ahora que va a enfrentar a la ultraderechista Marine Le Pen, se transformó –perdonando los anglicismos– en el ‘outsider’ apoyado por el ‘establishment’ político y económico.

Por eso, ‘Le Figaro’ habla de un método Macron: “La superación de las oposiciones aparentes”. En el debate sobre la Unión Europea, por ejemplo, su respuesta es que la soberanía francesa está a veces en el país y a veces en Europa. Y en la revista ‘L’Historie’ abogó por “reconciliar” las memorias: “Pertenezco a la generación en la que fue teorizado el fin de la historia (...). Me parece interesante pertenecer a un tiempo de redefiniciones. Todos los códigos políticos se están reescribiendo.

Emprender este trabajo de redefinición es la misión de nuestra generación”, dijo.

En el 2000, cuando era estudiante de Filosofía, conoció al fenomenólogo Paul Ricoeur. El encuentro se produjo gracias al historiador François Dosee, uno de sus profesores: “Fue una oportunidad de vida, casi un malentendido”, ha dicho Macron. El filósofo estaba buscando a alguien para ordenar sus archivos y Dosse llevó al joven Macron. Así se convirtió en asistente de Ricoeur para la edición de su último libro, ‘La memoria, la historia y el olvido’. El viejo filósofo (muerto en el 2005) le agradeció por su “crítica permanente de la escritura y la puesta en forma del aparato crítico de esta obra”.

La ambigüedad

En el 2011, previo a las elecciones que llevaron al poder a Hollande, Macron escribió en la revista intelectual ‘Esprit’: “Una vez que la elección pasa, la realidad llega, los cambios sobrevienen y la aplicación estricta de las promesas (...) puede conducir al fracaso o a aberraciones”. ¿Será también maquiaveliano y, por qué no, maquiavélico? Tal vez.

Al lado de quienes presentan a Macron como filósofo están quienes cuestionan lo que consideran una puesta en escena. Es gente que ve en él menos dialéctica que cultivo de la ambigüedad. Incluso Balibar lo ha criticado, y cuando le preguntaron por la tesis que le dirigió dijo que no lo recordaba.

El más duro ha sido Michel Onfray, quien ha dicho que Macron solo fue un “corrector de pruebas” de Ricoeur, le ha restregado que su maestro no lo recuerde y lo ha calificado de impostor.

Sin embargo, el 16 de marzo debió ser un gran día para Macron, pues debatió –en un foro sobre el futuro de Europa– ni más ni menos que con Jürgen Habermas. El filósofo alemán, teórico de la democracia deliberativa y heredero aventajado de la Escuela de Fráncfort, dijo: “Emmanuel Macron personifica la antítesis del quietismo de aquellos maniatados para actuar”.

Y no solo eso: “Se ha atrevido a cruzar la línea roja que permanece sacrosanta desde 1789 (año de la Revolución francesa). Ha abierto una constelación entre los campos de la derecha y la izquierda”, agregó.

¿Estamos ‘ad portas’ de un rey filósofo, de la realización del sueño de Platón? Es claro que Macron cree en la articulación de pensamiento y acción. Con todo, ha dicho: “Jamás he creído en la aplicación práctica de la teoría del rey filósofo”.

Y también: “Amé la filosofía, pero pronto sentí la necesidad de la acción, de estar en contacto con lo cotidiano”. Aunque quizás más crucial sea lo que apuntó Myriam Revault: “Es innegable que tiene una cultura filosófica, eso es evidente, pero en todo caso no porque uno haya estudiado filosofía es un buen político”.

JUAN RODRÍGUEZ M.
EL MERCURIO (Chile) - GDA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA