EEUU y Canadá

Autor de matanza en Texas fue perseguido por vecinos y se suicidó

Devin Kelley recibió impactos de bala en la pierna y en el torso de parte de vecino que lo enfrentó

Devin Kelley

Devin Kelley fue el autor de la masacre en Texas.

Foto:

AFP

07 de noviembre 2017 , 08:20 p.m.

Stephen Willeford y Johnnie Langendorff, vecinos de Sutherland Springs (Texas, EE. UU.) son alabados hoy como héroes gracias a su actuación luego del tiroteo que este domingo acabó con la vida de 26 personas de esa comunidad y dejó otras 20 heridas .

Según se ha conocido, Devin Kelley, el autor del masivo tiroteo en una iglesia baptista de la ciudad, recibió dos disparos de un vecino cuando huía y después se suicidó de un tiro en la cabeza.

Kelley recibió impactos de bala en la pierna y en el torso propinados por un vecino, que lo enfrentó después de escuchar los tiros desde su casa, según explicó este lunes en una rueda de prensa Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública (DPS, en sus siglas en inglés) de Texas.

A pesar de que en primera instancia las autoridades dudaron de si el asesino se suicidó o murió a causa de los disparos del vecino la autopsia reveló que el tiro que él mismo se propinó en la cabeza fue mortal.

El asesino, que tenía antecedentes por maltrato doméstico y maltrato animal, se suicidó tras escapar de la zona del tiroteo y ser perseguido por carretera durante varios minutos por Willeford y Langendorff, que estaba cerca de la iglesia y vio el altercado.

Freeman develó también que los investigadores han recogido de la escena del crimen centenares de balas y 15 cartuchos con rondas de 30 proyectiles cada una, lo que corrobora la violencia del peor tiroteo en la historia de Texas.

Kelley perpetró esta masacre vestido con un chaleco antibalas y armado con un potente rifle semiautomático Ruger AR en el templo First Baptist Church de Sutherland Springs, un pueblo situado 45 kilómetros al sureste de San Antonio (Texas).

Según las investigaciones policiales, el asesino mató a dos personas fuera de la parroquia y a 23 dentro del recinto, y un niño murió víctima de las heridas en un centro médico local poco después del ataque.

Las edades de las víctimas mortales oscilan entre los 18 meses y los 77 años de edad, un indicativo más de que el asaltante trató de hacer el mayor daño posible sin tener piedad de ninguno de los asistentes a la misa que en esos momentos se oficiaba en el templo. De las 20 personas heridas, 10 permanecían en estado crítico un día después de la masacre y cuatro se encuentran en estado grave.

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA