EEUU y Canadá

Relatos desgarradores de sobreviviente al ‘viaje infernal’ en Texas

En el camión se cree que viajaban más de 100 personas. Diez inmigrantes fallecieron.

Camión de San Antonio Texas

Diez personas fallecieron en el viaje, nueve eran mexicanos y uno guatemalteco.

Foto:

EFE

25 de julio 2017 , 11:12 a.m.

San Antonio (Texas), una ciudad en la frontera entre Estados Unidos y México, se estremeció este domingo cuando se descubrió el fallecimiento de una decena de inmigrantes - nueve mexicanos y un guatemalteco- que cruzaban la zona.

Se cree que eran unas 100 personas las que viajaban a bordo del camión en condiciones infrahumanas. De acuerdo con las pesquisas de las autoridades, el vehículo no contaba con aire acondicionado ni con una gota de agua para saciar la sed que les producía las altas temperaturas de verano que azotan a esa región.

Las autoridades hallaron 8 personas fallecidas en el remolque del camión y otras 30 en estado crítico, de las cuales dos murieron posteriormente.

El mexicano Adán Lara Vergara, de 27 años, se recupera en el hospital de San Antonio y relató, a ‘Univisión’, que cuando ingresó al remolque estaba repleto por lo que desconoce la cifra total de inmigrantes que viajaban allí.

Lara cuenta que durante el viaje se desvaneció y quedó inconsciente. Entre las cosas que recuerda de lo que han denominado un ‘viaje infernal’ son los gritos de desespero de cientos de personas pidiendo aunque sea una gota de agua. El otro sonido, lamenta este mexicano, eran los desconsoladores llantos de los bebés cuyos padres buscaban el 'sueño americano'.


Fue una empleada de Waltmart en San Antonio la que alertó sobre el camión estacionado cerca del establecimiento luego de que alguien saliera del camión para pedirle agua.

El conductor del vehículo de carga fue identificado como James Bradley Jr., de 60 años. Este hombre indicó a las autoridades que desconocía que transportaba personas en el remolque.

En su relato, Bradley –que fue capturado- dice que cuando abrió las puertas del tráiler las personas lo derrumbaron y salieron disparados, los que quedaron en el camión sufrían de deshidratación e hipertermia. Era un panorama impactante.

Adán Lara también narra que el desespero se empezó a sentir una hora luego de comenzar el viaje, que habría comenzado desde Laredo, en Texas, donde estaban esperando desde hacía dos semanas encerrados en una casa.

Mientras avanzaban por la carretera en un trayecto que sería de 240 kilómetros, Lara cuenta que las personas se fueron desvaneciendo, cansadas de rogar por agua a los traficantes.

Otro de los sobrevivientes, que pidió a los medios de comunicación no revelar su identidad, señala que para poder respirar, las decenas de personas que viajaban en el remolque se turnaban un agujero de la pared de ese tráiler.

En su relato, el inmigrante mexicano dice que del desespero las personas que viajaban en el interior del camión golpeaban las paredes y hacían ruido para llamar la atención del conductor del vehículo, quien hizo caso omiso a las súplicas. Nunca paró y para varios inmigrantes cuando se abrieron las puertas del camión ya era tarde.

ELTIEMPO.COM

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA