EEUU y Canadá

Acuerdo climático, en vilo por los dilemas de Donald Trump

Después de que medios dijeron que el presidente se saldrá del pacto de París, él aplazó decisión.

Acuerdo climático, en vilo por los dilemas de Trump

En medio de la polémica, Trump se vió ayer con el primer ministro de Vietnam, Nguyen X. Phuc.

Foto:

Jonathan Ernst / Reuters

31 de mayo 2017 , 10:21 p.m.

Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prefirió mantener el suspenso y aplazar para este jueves en la tarde la decisión sobre si va a sacar al país del acuerdo climático de París, la UE y China, que se reunirán hoy y mañana en Bruselas, afirmaron que defenderán los compromisos alcanzados en el 2015 por más de 196 países del mundo.

Anunciaré mi decisión sobre el Acuerdo de París el jueves (hoy) a las 3:00 P.M. (2:00 pm hora de Colombia) En el Rosedal de la Casa Blanca. DEVOLVAMOS LA GRANDEZA A ESTADOS UNIDOS”, dijo el mandatario en su tuit.

Horas antes, mientras varios medios anunciaban que su intención era retirarse del acuerdo, Trump se limitó a afirmar que daría a conocer su decisión “en los próximos días”. Algo sobre lo que la Casa Blanca ha preferido no pronunciarse.

La UE y China (arquitectos junto con la administración de Barack Obama de este programa) “están determinadas a avanzar en las políticas y medidas necesarias para la aplicación concreta de los compromisos tomados en el marco de ese pacto”, subraya el documento emitido este miércoles.

Concluido a finales del 2015 en la capital francesa, este acuerdo tiene por objetivo limitar el ascenso de la temperatura mundial reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los avances de este proyecto ambiental dividieron la cumbre del G7 que acabó de concluir en Italia, donde todos los participantes, a excepción del inquilino de la Casa Blanca, reafirmaron su compromiso. La ministra canadiense de Medioambiente, Catherine McKenna, dijo: “Estaremos en la mesa desempeñando nuestro papel porque creemos que es lo que hay que hacer y tiene sentido desde el punto de vista económico”, haciendo alusión a una “gran oportunidad económica” en el desarrollo y el despliegue de las “tecnologías limpias”.

Durante su campaña, Trump, que insistió en querer ponerle fin a la “guerra contra el carbón”, prometió anular este acuerdo. Pero tras su llegada a la Casa Blanca, emitió señales contradictorias, reflejo de las corrientes contrarias que atraviesa su gobierno sobre política interna y relaciones internacionales.

El director de la agencia estadounidense de protección del ambiente (EPA), Scott Pruitt, se pronunció a favor de una salida, considerando que era “malo” para EE. UU. Pero el mundo de los negocios votó, en su gran mayoría, a favor de un mantenimiento del acuerdo y una docena de grandes grupos, como la petrolera ExxonMobil, el gigante agroquímico DuPont, Google, Intel o Microsoft, presionaron a Trump para seguir.

Este miércoles, los accionistas de ExxonMobil votaron a favor de una propuesta tendiente a obligar a la empresa a evaluar el impacto financiero de las políticas del clima sobre su actividad tras el acuerdo de París. ExxonMobil había llamado a votar contra la propuesta, pero en la asamblea, inspirada por ecologistas y presentada por el fondo de pensiones del estado de Nueva York, el 62,3 por ciento se pronunció a favor.

‘Incapacidad’ de crecer

Una solución puesta de relieve por algunos responsables del Gobierno era mantenerse en el acuerdo, al mismo tiempo que se relanzaba un examen de los objetivos estadounidenses.

Esto habría permitido a EE. UU. mantener una silla en la mesa de negociaciones mientras enviaba, internamente, la señal de una cierta ruptura con el gobierno demócrata de Obama. Contrariamente a lo que indicaba el protocolo de Kioto (1997), este acuerdo no fija objetivos obligatorios por país, sino que los compromisos nacionales son de carácter voluntario.

El objetivo de EE. UU. fijado por Obama es reducir entre 26 y 28 por ciento sus emisiones de gases de efecto invernadero antes del 2025 con respecto a los niveles del 2005. Trump ha dicho que estos objetivos son demasiado elevados. “Sabemos que los niveles a los que la administración precedente se comprometió serían muy incapacitantes para el crecimiento económico”, indicó Gary Cohn, consejero económico de Trump.

Según un informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables, el número de personas empleadas en este sector pasó de 7 millones en 2012 a 9,8 millones en 2016, cifra que de aquí a 2030 podría alcanzar los 24 millones, “compensando (así) las pérdidas de empleos en el sector de los combustibles fósiles”.

AFP

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA