EEUU y Canadá

EE. UU. tercia en diferendo marítimo en el sur de Asia

Obama apeló a que se respete fallo de La Haya sobre el mar de China Meridional. A Pekín no le gustó.

fg

Obama (izq.) y Keqiang (der.) asistieron a la cumbre de la Asean.

Foto:

AFP

08 de septiembre 2016 , 07:45 p.m.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó este jueves a encontrar una “solución pacífica” a la disputa territorial que enfrenta a China y a varios países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean).

Obama hizo esta apelación en rueda de prensa tras concluir la cumbre que ese grupo regional ha celebrado en Vientiane, capital de Laos, y que, además de la asistencia del mandatario estadounidense, contó con la participación del primer ministro chino, Li Keqiang. (Vea: ¿En qué consiste la disputa del mar de China Meridional?)

El presidente demócrata subrayó el carácter “vinculante” del fallo de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya, que el pasado julio falló contra las reclamaciones de Pekín en el mar de China Meridional ante la petición interpuesta por Filipinas.

Obama hizo un llamamiento a “no militarizar” la región y a evitar “ocupar” islas y atolones despoblados que son el centro de las disputas entre Pekín, Filipinas, Malasia, Brunéi y Vietnam, además de Taiwán.

En su juego de geoestrategia regional, Estados Unidos siempre ha tratado de contener el avance chino en una zona en la que se encuentran varios de sus aliados más cercanos y en la que China estaría montando plantas marítimas de energía nuclear en esas islas artificiales, construidas para cimentar su posición de dominio.

Además, para Washington es de vital importancia ser un jugador de peso en una zona en la que Rusia también tiene una muy destacada presencia naval con su Flota del Pacífico.

China, recelosa siempre de esa presencia militar estadounidense, rechazó el arbitraje de La Haya, al que tachó de nulo e ilegal, y reclama casi la totalidad de ese estratégico espacio marítimo, clave para el transporte de mercancías, con grandes caladeros de pesca y potenciales yacimientos de petróleo y gas.

Los incidentes entre guardacostas y pescadores han aumentado en los últimos años en esa zona, así como la militarización por la construcción de instalaciones chinas de uso militar en diversos islotes.

La organización de la Asean y China se reunieron este jueves en un encuentro paralelo a la cumbre luego del cual Li Keqiang declaró la voluntad de Pekín de trabajar con el bloque para “disipar interferencias”, en alusión a Estados Unidos, y resolver las disputas de manera bilateral.

La reunión con China estuvo precedida por la publicación, desde Manila, de una decena de fotos que mostraban la presencia de barcos chinos en el atolón de Scarborough, foco del pleito en la corte de La Haya. (Además: 'Nosotros no causamos problemas, pero tampoco les tenemos miedo')

La Asean y Pekín reiteraron en Vientiane su compromiso con la elaboración del marco de un código de conducta –que negocian desde el 2010– para dirimir conflictos de forma pacífica.

Por su parte, el Gobierno chino pidió a Obama neutralidad en este aspecto, para evitar incidentes. En una rueda de prensa en Pekín, Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, reclamó a Estados Unidos un rol “constructivo” en ese conflicto.

“Esperamos que Estados Unidos desempeñe un rol objetivo y justo en la cuestión del mar de China Meridional y que haga esfuerzos positivos, genuinos y constructivos para la paz y la estabilidad del mar de China Meridional”, señaló la portavoz de Pekín.

La portavoz de Exteriores china aseguró también que las autoridades estadounidenses manifestaron que no tomarían posición en las disputas en la región y que apoyarían el diálogo entre las partes implicadas.

Obama y Duterte

Barack Obama restó importancia al insulto que le profirió el mandatario filipino Rodrigo Duterte y que enmarcó en “la forma de hablar que tiene” su colega de Manila, en la conferencia de prensa este jueves tras la cumbre de la Asean. “No me tomo estos comentarios de manera personal, ya que parece un hábito que tiene en su forma de hablar”, dijo Obama para sofocar el incidente diplomático que ha copado la atención de la cumbre.

El lunes pasado, un día antes del inicio de las reuniones, Duterte amenazó con llamar “hijo de p...” a Obama si este le recriminaba la sangrienta guerra contra las drogas iniciada por el país asiático y que ha causado más de 2.500 muertes.

El exabrupto de Duterte llevó a la anulación por Washington de una reunión oficial entre ambos mandatarios.

EFE
Vientiane y Pekín

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA