EEUU y Canadá

Joseph Macmanus, nominado como nuevo embajador de EE. UU. en Colombia

Se espera que el Senado de Estados Unidos lo confirme y reemplace a Kevin Whitaker.

Foto:
21 de noviembre 2017 , 10:14 p.m.

Macmanus, según la Casa Blanca, es un diplomático de carrera que entró en el servicio exterior en 1986 y desde entonces ha trabajado en México, El Salvador, Polonia, Bélgica y Vienna.

En este momento, Macmanus es el subsecretario de Estado para Asuntos Legislativos y antes de eso se desempeñó como Secretario Ejecutivo del Departamento de Estado y embajador ante la Agencia Internacional de Energía Atómica.

De acuerdo con su hoja de vida, habla español, francés y polaco.

Su nombre ya venía sonando desde hacer algunos meses como reemplazo de Whitaker pero por las razones equivocadas.

Macmanus, al parecer, fue muy recomendado para el cargo por Tom Shannon, actual alto asesor del Secretario de Estado Rex Tillerson, y ex subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, un cargo desde donde tuvo mucha interacción con Colombia.

Sin embargo, en círculos conservadores su candidatura no fue bien vista dada su cercanía, dicen, con la administración de Barack Obama y Hillary Clinton.

En particular el rol que desempeñó durante los años de Clinton en la secretaria de Estado.

Macmanus era uno de sus asesores más cercanos y estuvo metido de lleno en el manejo de la crisis de Bengazzi, en Libia, cuando murieron cinco estadounidenses tras un ataque contra una sede diplomática de EE. UU. en esa ciudad.

Los republicanos lanzaron varias investigaciones en el Congreso para tratar de establecer el manejo que Clinton le dio a la situación. De eso se sabe que Macmanus fue de las primeras personas en saber que se trataba de un atentado terrorista y no un incidente aislado que emergió de una protesta callejera, como inicialmente lo presentó la administración.

El nominado también se vio envuelto en el escándalo de los correos de Clinton cuando tuvo que declarar ante un juez para indicar que nunca se le exigió a la entonces secretaria usar solo el correo electrónico del departamento de Estado para sus comunicaciones. Como se sabe, Hillary utilizó un servidor privado y los republicanos siempre han sospechado que se aprovechó de eso para borrar cientos de comunicaciones donde se discutió la situación de Bengazzi y el manejo de otras crisis internacionales.

Así mismo, que sirvió de frente para ocultar ¨favores¨ que les hacía a otros gobiernos para beneficiar a la Fundación Clinton, que maneja su esposo, el ex presidente Bill Clinton.

Además a comienzos de año se peleó con un grupo de influyentes senadores que se quejaban por la permanencia en el departamento de Estado de personas de alto rango -como Macmanus- con estrechos vínculos con la administración anterior.

Ese mismo grupo de senadores le envió una carta en la que exigían documentación del trabajo de la Agencia para el Desarrollo de EE.UU. (USAID), en respaldo a proyectos financiados por el multimillonario George Soros.

Según los senadores, los proyectos promocionaban una agenda progresista, pro izquierda y que era crítica del presidente Trump. Entre ellos el Open Society Foundation, que en Colombia ha trabajado con un popular portal de internet.
De acuerdo con estos, querían claridad sobre la forma en que se gastaba la plata de los contribuyentes de EE.UU.

Macmanus, el encargado de responderles, no hizo mención de los ejemplos de Soros ni les proporcionó información diferente e decir que el departamento de Estado era muy riguroso a la hora de gastar los recursos del fisco e “invertirlos en una agenda que reflejara los valores de EE.UU”.

La respuesta dejó un mal sabor entre los legisladores y todo apunta, por ello, a que su proceso de confirmación en el Senado no será fácil. Más aún si se revive lo de Clinton, una rival que el mismo Trump no deja de atacar pese a que ha pasado más de un año desde que ganó las elecciones.

Aun así, Macmanus tiene muchos amigos en el Departamento de Estado donde lo consideran un funcionario de intachable carrera que ha trabajado tanto con administraciones demócratas, como republicanas.

Ocupó, de hecho, un alto cargo cuando la secretaria de Estado era Condoleezza Rice y el presidente George W. Bush.

En todo caso no se prevé que el senado saque tiempo para procesar su nominación en la que le queda a este año legislativo y lo más probable es que quede para el 2018.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
WASHINGTON
En Twitter @sergom68

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA