EEUU y Canadá

Entre polémicas, los Trump dirigen los destinos de EE. UU.

Los hijos del presidente Trump tienen un papel protagónico en el manejo de las riendas del país.

Familia de Donald Trump

Al presidente Donald Trump se le ve acompañado por sus tres hijos: Eric (izq.), Ivanka y Donald Jr.

Foto:

Timothy A. Clary / AFP

29 de abril 2017 , 07:20 p.m.

Durante años, Donald Trump gestionó sus negocios en familia, poniendo a sus hijos en el seno de la Trump Organization, la compañía que controla su imperio.

Desde su llegada a la Casa Blanca, el multimillonario republicano no ha cambiado. La influencia de su familia ha aumentado, multiplicando las acusaciones de nepotismo. De hecho, sobrevuelan dudas sobre si hay un conflicto de intereses entre el imperio empresarial y su gestión al frente de la superpotencia.

Trump cedió el control de su inmenso entramado empresarial poco antes de llegar al poder para alejar las sospechas, que aun así se han mantenido, ya que las compañías quedaron en manos de sus hijos Donald Junior y Eric, por lo que siguen en el más íntimo círculo presidencial.

La niña de sus ojos parece ser Mar-a-Lago, el club privado (con mansión y campo de golf) que Trump posee en Florida y en el que ha pasado siete fines de semana desde que es presidente y adonde ha invitado al mandatario chino, Xi Jinping, y al primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Fue precisamente durante la visita de Xi a Mar-a-Lago que China autorizó tres marcas comerciales a la empresa de Ivanka Trump, la hija mayor del presidente, quien participó de las reuniones con el líder chino.

Ella, de 35 años, tiene su propia oficina en la Casa Blanca desde el inicio de la presidencia. Esta exmodelo y empresaria, bautizada como ‘la primera hija’, participa a menudo en los encuentros y llamadas telefónicas de su padre, ya sea con líderes mundiales, jefes de empresas o astronautas en la Estación Espacial Internacional.

Desde finales de marzo, su estatus de consejera es oficial con puesto fijo en la Casa Blanca. Este cargo la llevó a realizar esta semana su primer viaje al extranjero, a Berlín, donde se vio obligada a defender la actitud de su padre con las mujeres.

Trump no ha dudado en quebrar las normas para evitar conflictos de interés, atacando, por ejemplo, a la cadena de tiendas Nordstrom por retirar la línea de ropa de Ivanka alegando una caída de las ventas.

Al igual que su padre, Ivanka dejó la gestión de su compañía y su puesto en la Trump Organization, pero sigue recibiendo su parte proporcional de las ganancias. Su esposo, Jared Kushner, quien se hizo rico gracias a sus negocios inmobiliarios, al igual que Trump, es uno de los consejeros más cercanos del mandatario, junto con Steve Bannon y Reince Priebus.

Y la salida de Bannon del Consejo de Seguridad Nacional parece haber dado más alas a Kushner, quien viene de una familia judía ortodoxa cercana a los demócratas. El yerno presidencial ejerce tanta influencia en los temas diplomáticos como el secretario de Estado, Rex Tillerson.

Los analistas afirman que organizó el encuentro entre Trump y Xi Jinping. Unos días antes, se reunió con el primer ministro iraquí, en Bagdad.

Pero también están Donald Jr, de 39 años, y Eric Trump, de 33, los otros dos hijos del primer matrimonio del mandatario y ‘los guardianes del templo’, pues tomaron las riendas de la organización tras la investidura de su padre, aunque el mandatario sigue recibiendo su parte de ganancias. Ellos son ahora los encargados de viajar por el país y todo el mundo para inaugurar los hoteles y campos de golf bajo la bandera Trump, aunque con medidas de seguridad muy criticadas, sobre todo del lado demócrata.

Aunque el presidente prometió no hablar con ellos de negocios, ambos permanecen muy cerca de su padre, de quien han aprendido todo. “Tal vez estamos aquí por nepotismo, pero no es por nepotismo que nos quedamos. Si no hiciéramos bien nuestro trabajo, créanos que ya no estaríamos aquí”, precisó Eric a la revista ‘Forbes’.

Por el lado de Melania Trump, la tercera esposa del presidente, que el próximo miércoles cumple 47 años, es el gran interrogante de esta familia. La exmodelo, de origen esloveno, a quien se le sigue notando su acento de extranjera cuando habla en inglés, no ha pisado prácticamente Washington desde la investidura porque prefiere esperar a que su hijo Barron, de 11 años, termine sus estudios en Nueva York.

Las especulaciones abundan sobre su supuesto rechazo a asumir el tradicional papel de las primeras damas y sobre su relación con su esposo, 24 años mayor que ella. Melania y Barron tienen de todas formas la idea de mudarse a la capital en meses.

Sus apariciones son contadas, aunque siempre destaca por su elegancia a la hora de vestir. Atenta a todo, Melania dio a Trump un discreto golpecito durante la celebración de la Pascua para recordarle que debía ponerse la mano en el corazón mientras sonaba el himno.

La Organización Trump tiene negocios en al menos una veintena de países, incluidos Canadá, el Reino Unido, China, Japón o Turquía. Medios argentinos indicaron que, una vez elegido presidente, Trump le pidió a Mauricio Macri que le ayudara a desencallar los permisos para construir un edificio de 35 plantas en el centro de Buenos Aires, aunque la Casa Rosada lo negó.

AFP y EFE
Nueva York

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA