EEUU y Canadá

Policía canadiense frustra atentado y mata a presunto islamista

El sospechoso ya había sido detenido por expresar simpatías con el grupo Estado Islámico.

fg

La Policía llega a un sector residencial en donde había reciubido una alerta de amenaza terrorista.

Foto:

Reuters

11 de agosto 2016 , 10:49 a.m.

La policía canadiense mató a un presunto miembro del grupo Estado Islámico (EI) que se disponía a activar un artefacto explosivo en la provincia de Ontario (centro), indicaron medios de prensa.

La policía federal se limitó a indicar que el miércoles por la noche había frustrado "una potencial amenaza terrorista" y que había identificado a su autor.

"El sospechoso fue identificado y [la policía] adoptó la línea de acción adecuada para garantizar que no se pusiera en peligro la seguridad pública", indicó la institución en un comunicado, que no precisa el lugar del incidente.

Según los medios, el sospechoso es un canadiense de 24 años, que había sido detenido en 2015 por expresar simpatías con el EI en las redes sociales. Fue liberado en febrero, pero permanecía bajo estrecha vigilancia.

La radio CBC lo identificó como Aaron Driver, quien habría sido neutralizado en Stahroy, una zona residencial del sur de Ontario.

Un familiar del sospechoso entrevistado por CBC bajo condición de anonimato indicó que las autoridades habían comunicado a la familia que el joven había sido abatido cuando se aprestaba a detonar una bomba.

Otro medio, CTV, afirmó que se trataba de un miembro del EI y precisó, citando documentos confidenciales, que se proponía cometer un atentado en un lugar sumamente concurrido de una gran ciudad.

La policía señaló que "la investigación continúa", sin mayores detalles.

'Lobos solitarios'

Dos soldados canadienses fueron asesinados en octubre de 2014 por sendos atacantes solitarios, que fueron acto seguido abatidos, en la provincia de Quebec y en la capital del país, Ottawa.

El primero de esos "lobos solitarios" atropelló con un vehículo a dos soldados, matando a uno de ellos, en la localidad de Saint-Jean-sur-Richelieu, unos 40 kilómetros al sudeste de Montreal.

Dos días después, otro individuo disparó contra un soldado en las afueras del Parlamento. Aaron Driver apareció en los radares de la Policía y de los servicios de inteligencia canadienses en octubre de 2014 cuando justificó en las redes sociales el gesto de una joven radicalizada que mató a un soldado de guardia frente al monumento de los muertos de Ottawa.

En aquel momento Driver ya se había convertido al islam pese a haber nacido en una familia católica de la provincia de Saskatchewan, en el oeste del país.

Tras esos ataques, el gobierno conservador de aquel entonces amplió los poderes de la policía para desbaratar planes de atentados e impedir la partida de jóvenes radicalizados que busquen sumarse a las filas del EI en Siria.

En esa época, cuando Driver vivía en la casa familiar en Winnipeg (Manitoba), "se movía en un gran secreto, como un lobo solitario, ningún amigo venía a la casa, nunca decía a dónde iba o lo que hacía", dijo en 2015 a la cadena pública de televisión CBC su padre, quien entonces ya temía que su hijo se convirtiera en "un extremista radical".

Aaron Driver lo justificó de otra manera en el mismo reportaje: "lo que pasaba en Siria te rebelaba y al mismo tiempo te partía el corazón, y yo creo que si uno sabe lo que ocurre, debe hacer algo".

Sin embargo, en esa ocasión afirmó que no veía ningún motivo para que "los canadienses piensen que soy una amenaza".

A pesar de que logró que le retiraran su brazalete electrónico en junio 2015, Driver seguía bajo estricto control judicial.

Canadá se sumó en septiembre a la coalición internacional liderada por Estados Unidos para combatir al EI. El país redujo su implicación en el conflicto tras la llegada al poder en 2015 de los liberales de Justin Trudeau, quien ordenó retirar los aviones caza de la zona, aunque incrementó el número de instructores militares canadienses en Irak.

Trudeau reafirmó en varias ocasiones el compromiso de su gobierno en "la lucha contra el terrorismo bajo todas sus formas".

El atacante había roto relaciones con su familia

Estrechamente vigilado desde hacía meses, el canadiense de 24 años abatido el miércoles por la Policía había expresado sus simpatías por la organización Estado Islámico tras haber buscado durante mucho tiempo un camino espiritual en el seno de una familia desestructurada.

Aaron Driver apareció en los radares de la Policía y de los servicios de inteligencia canadienses en octubre de 2014 cuando justificó en las redes sociales el gesto de una joven radicalizada que mató a un soldado de guardia frente al monumento de los muertos de Ottawa.

Todo pareció cambiar cuando falleció su madre y él tenía 7 años. Su padre se volvió a casar e ingresó a las Fuerzas Armadas.

"Es como si se hubiera apagado la luz después de que pusiera un cartel de 'no molestar' en la puerta" de su habitación, admitió su padre a la cadena de televisión pública CBC en 2015.

La versión que dio Aaron Driver es un poco diferente. En el mismo reportaje que le dedicó la CBC, el joven explicaba que, sorprendido fumando marihuana cuando tenía 14 años, su padre lo rechazó y lo envió a la casa de su hermana mayor en London (Ontario, centro-sur del país).

Ottawa y Montreal (AFP)

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA