EEUU y Canadá

‘No hay voluntad del gobierno de EE. UU. para frenar tiroteos’

Las medidas de Trump para poner fin a las masacres buscaría desviar el tema.

Víctimas de la masacre de Florida

Sobrevientes y familiares de las víctimas de la masacre de Florida visitaron al presidente Trump para exigirle controles a la venta de armas.

Foto:

Shawn Thew / EFE

25 de febrero 2018 , 12:23 a.m.

Las declaraciones de esta semana del presidente Donald Trump, en las que asegura que está “en camino” de resolver el problema de los tiroteos masivos en EE. UU., e insiste en que los profesores deberían ser los responsables de portar armas en las escuelas, siguen sin convencer a activistas y estudiantes que se volcaron desde hace días a las calles para exigir verdaderas acciones gubernamentales que pongan freno a estas masacres que por años han enlutado al país.

Para el ingeniero mexicano Jorge Carlos Septien, especialista en seguridad internacional, armas y terrorismo, fuera de los precarios anuncios del gobierno para frenar las masacres, lo que el país en realidad necesita es una verdadera campaña de prevención, ya que el débil gobierno de Trump no está en la capacidad de meterse en otra pelea política que podría perjudicar aún más su imagen.

¿Qué opina sobre la propuesta de Trump de armar a los profesores?

Eso de armar a los profesores en las escuelas se me hace una verdadera tontería. Yo creo que esto no es por donde se deben encaminar las cosas.

Las armas nunca dejan finales felices, para nadie. Las armas son el último recurso para salvar y proteger las vidas de las personas. Entonces, cuando tú tienes un arma pensando que es lo que te va a salvar en contra del agresor, ya estás pensando en que has agotado todas las opciones posibles para terminar con la oportunidad de que un agresor exista o tenga acceso a algo que te pueda causar daño.

Las armas son el último recurso para salvar y proteger las vidas de las personas

Yo acá no veo una política de Estado. Pensar en limitar el acceso al armamento, por las condiciones políticas que tiene el Gobierno y las presiones que existen tan fuertes, resulta desafortunado en materia de poner por encima el supuesto derecho de poseer y portar armas al derecho de vivir.

El presidente Trump debió hablar primero de medidas preventivas, de controles físicos, de seguridad física, de alarmas, de enseñarles a las personas a detectar sintomatologías que predispongan conductas peligrosas en las personas de su entorno.

Otra de las medidas fue limitar el acceso de las armas según la edad...

No es solamente tomar una medida, tiene que ser una serie de decisiones que se encuadran en un marco regulador sobre lo que es el acceso a las armas. Es inaudito ver cómo un joven, siendo menor de edad, intenta ir a comprar una cajetilla de cigarrillos, una botella de whisky o un boleto de lotería y nadie se lo quiere vender, porque hay una conciencia ciudadana de que eso no es correcto y hay una pena por eso.

Pero ahora, el mismo muchacho puede ir a un show de armas y comprar una, y ahí es donde uno se pregunta dónde queda esa conciencia ciudadana no solo del comprador sino del vendedor, de las penas a las cuales se puede hacer acreedor. Ahí está la doble moral. No hay voluntad política realmente por parte del gobierno de Trump.

Tras el tiroteo de la Florida se generó una fuerte ola de protestas estudiantiles, ¿tendrán alguna respuesta positiva?

Fuera de las protestas generadas, los medios han hecho su parte al darle una gran cobertura mediática al tema y teniendo en cuenta ahora la oportunidad que tienen los ciudadanos, a través de redes sociales, de convertirse en generador de opinión, en generador de noticia. El resultado fue que obligaron a Trump a que se reuniera con ellos y tenga en cuenta sus opiniones.

También tratan de avergonzar a los políticos que han recibido dinero por parte de la Asociación Nacional del Rifle...

Sí, totalmente. Porque se empiezan a descubrir una serie de convenios, de arreglos tipo político derivados de una asociación tan poderosa como esta, que tiene un gran número de miembros republicanos que le dieron el voto para la presidencia a Trump. Lo que menos quiere él ahora es perder ese apoyo.

La industria de las armas es brutalmente poderosa en términos de economía. Entonces poner cualquier candado a la venta de armas significa afectar los intereses de muchas personas que son dueñas o socias de fábricas de cartuchos, de accesorios, de armamentos, etc.

¿Fuera de los nexos económicos del Gobierno con esta asociación, existen otros vínculos que dificulten frenar la adquisición de armas?

Acá hay un tema muy delicado. Tenemos que pensar que esto tiene que ver con las raíces mismas del país. Las armas han sido fundamentales para el control de la soberanía. La Constitución le da el derecho al ciudadano para su legítima defensa, además de permitirle tener una colección de miles de armas, y nadie le puede limitar ese derecho.

Las armas no hacen daño, lo que hace daño es quien las coge y las utiliza de una manera equivocada.

El gobierno trata de desviar el tema de las armas argumentando el estado de salud mental de sus ciudadanos. ¿Por qué?

Las armas no hacen daño, lo que hace daño es quien las coge y las utiliza de una manera equivocada.

El problema es que en EE. UU. tenemos una sociedad que está desapegada de los jóvenes. Padres ocupados que dejan a sus hijos a la deriva con problemas de ‘bullying’, de olvido, de frustraciones o drogas, y esto, vinculado al tema de los videojuegos, que entraron en circulación con fuerza desde hace años, en donde la realidad virtual es ya prácticamente realidad real.

Estos juegos se van perfeccionando en sus tácticas y formas de operar o de combate de tal manera que también van deshumanizando e insensibilizan a sus usuarios de las realidades, y, obviamente, esto con un desequilibrio psicológico es una fórmula letal.

¿Podemos ser optimistas de que las cosas mejoren?


Mientras esto continúe de la misma manera, no creo que haya una solución ni a corto ni mediano plazo. Esto, sin tocar el tema del terrorismo y las acciones de los grupos yihadistas que también se multiplican.

Mientras esto continúe de la misma manera, no creo que haya una solución ni a corto ni mediano plazo

ANDRÉS RUIZ
Para EL TIEMPO
En Twitter: @ruizandress

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA