EEUU y Canadá

Para Trump, ‘profesores armados’ en escuelas disuadirán a los ‘locos’

Presidente de EE. UU. propone incluir un 20 % de docentes con experiencia en manejo de armas.

Donald Trump

Trump sostuvo ayer reuniones en la Casa Blanca para abordar el tema de la seguridad en las escuelas.

Foto:

Mandel Ngan / AFP

22 de febrero 2018 , 08:27 p.m.

El debate nacional que se ha desatado en Estados Unidos tras la masacre de 17 personas en una escuela secundaria de Florida la semana pasada siguió intensificándose luego de que el presidente Donald Trump insistió en su propuesta de armar a los profesores en los colegios del país y se regó en elogios hacia la Asociación Nacional del Rifle (RNA, por su sigla en inglés), la polémica organización que defiende, a nombre de la multimillonaria industria armamentista, el derecho de los estadounidenses a poseer estos letales artefactos.

Trump hizo la propuesta tras reunirse en la Casa Blanca con familiares de las víctimas de la tragedia y la reiteró a través de su cuenta de Twitter, precisando que la idea solo incluiría un 20 por ciento de los educadores que ya de por sí cuentan con algún tipo de experiencia en el manejo de armas.

“Esto podría solucionar el problema de inmediato (...) Si un loco de estos sabe que en el colegio hay profesores (y otros) bien armados que dispararían de inmediato, ese loco jamás atacará ese colegio. Problema resuelto”, dijo el presidente.

Aunque su propuesta no es nueva –una similar se había ventilado tras la masacre en una escuela elemental en Connecticut donde murieron 20 niños en el 2012–, desató de inmediato voces a favor y en contra.

Para Fred Abt, padre de uno de los jóvenes que sobrevivió el tiroteo de Florida y participó en la sesión con Trump, la alternativa podría funcionar, pues ya de por sí existen muchos profesores que tienen licencia para portar armas. “Déjenlos que se ofrezcan como voluntarios, que reciban un entrenamiento. De esa manera no tendríamos que esperar a que llegue la Policía, pues ya tendríamos a personal listo para responder dentro de los colegios”, sostuvo Abt.

Sin embargo, los senadores Marco Rubio, Chris Murphy y Bill Nelson se opusieron ipso facto. En particular, llamó la atención la posición de Rubio, pues se trata de un legislador republicano que suele recibir aportes de la NRA.

De hecho, la asociación volvió a empujar esta semana la idea de Trump al advertir que la mejor respuesta frente a un “tipo malo armado es un tipo bueno también armado”.

Sin embargo, resulta incierto hasta dónde llegaría la propuesta, ni Trump ofreció detalles sobre sus costos o cómo operaría. Pero no es un asunto fácil, pues implicaría armas y entrenar a unas 700.000 personas. Lo que sí es claro es que la enorme presión que vienen ejerciendo estudiantes de escuelas secundarias en el país para que se endurezcan los controles a la venta de armas está dando algunos resultados. Al menos de dientes para afuera.

Trump, por ejemplo, dijo que estaba de acuerdo en elevar la edad mínima para que una persona pueda comprar un arma de los 18 a los 21 años. Así mismo, un endurecimiento del proceso de verificación de antecedentes que se hace previo a la venta de un arma (con énfasis en personas con problemas mentales) y la prohibición de cierto tipo de dispositivos que convierten un fusil semiautomático en uno automático, como el que usó Stephen Paddock el año pasado en Las Vegas para asesinar a 58 personas en cuestión de minutos.

Según el presidente, al parecer hay “buen ambiente” en el Congreso para aprobar algunos ajustes a las leyes vigentes. Y se sabe que la semana entrante serán presentados proyectos de ley.

Si bien Trump llamó a la NRA “grandes patriotas que aman el país”, la asociación se fue lanza en ristre contra algunas de sus propuestas. Jennifer Baker, portavoz de esta, rechazó elevar la edad de los compradores, pues eso equivaldría a negarles a los mayores de edad derechos consagrados en la Constitución.

Y Wayne LaPierre, presidente de la NRA, llamó “oportunistas” a las personas que están tratando de catalizar la masacre en más controles a la venta de armas.

Carly Novell, estudiante de la escuela secundaria que padeció el tiroteo de la semana pasada, y quien viajó a Tallahassee, capital de Florida, para confrontar a los legisladores estatales, fustigó las declaraciones catalogándolas de insensibles e irrespetuosas: “¿Cómo se atreve a llamarnos oportunistas? Lo único que queremos es que esto jamás vuelva a pasar”.

Qué saldrá de todo esto es lo que está por verse. Los optimistas creen que la presión de la opinión pública (67 por ciento quiere endurecer los controles según una muestra de este martes realizada por la Universidad de Quinnipiac) terminará forzando algunos cambios.

Una idea que toma fuerza dado cierto apoyo de Trump. Otros temen, sin embargo, que como siempre ha pasado, termine imponiéndose el lobby de la NRA y solo salgan algunos ajustes cosméticos para aplacar las críticas.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
En Twitter: @sergom68

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA