EEUU y Canadá

Destitución del director del FBI genera tormenta política en EE. UU.

James Comey adelantaba pesquisas sobre la interferencia rusa en las elecciones del año pasado.

Comey

El exdirector del FBI James Comey fue despedido, al parecer, por las pesquisas que venía adelantando sobre la interferencia rusa en los comicios presidenciales de 2016.

Foto:

EFE

10 de mayo 2017 , 05:02 p.m.

El martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, generó una tormenta política al despedir al director del FBI, James Comey, quien lideraba una investigación sobre la posible complicidad entre Rusia y la campaña del mandatario de EE. UU. para influir en el resultado de las elecciones presidenciales del 2016.

Trump dijo que despidió a Comey por el manejo que le dio a las investigaciones relacionadas con los correos electrónicos de Hillary Clinton, la candidata demócrata a la presidencia. Sin embargo, el argumento fue muy vago y poco creíble, por lo que empezaron a brotar sospechas entre los demócratas y demás sobre la posibilidad de que la Casa Blanca esté tratando de frustrar la investigación del FBI sobre la interferencia rusa en los comicios.

En un principio, el anuncio sorprendió a todo el mundo. Si bien es cierto que la investigación que adelantaba el Buró Federal incomodaba a Trump, también lo es que muchos analistas y miembros de la campaña de Clinton consideraron que Comey fue determinante para la derrota de la candidata demócrata.

Donald Trump

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que reemplazará a Comey por alguien "mucho mejor".

Foto:

REUTERS

En efecto, el FBI llevaba la investigación sobre el uso que Hillary Clinton le dio a su correo personal, el cual habría sido utilizado para enviar información clasificada cuando fue secretaria de Estado. A principios de julio del año pasado, Comey anunció que no presentaría cargos contra la entonces candidata.

Sin embargo, todo cambió el 28 de octubre, cuando el ex director del FBI anunció que había encontrado otra cadena de correos electrónicos de Clinton y, por lo tanto, reabría las pesquisas. En ese momento las encuestas daban a Hillary como ganadora de las presidenciales con una amplia ventaja sobre Trump. A los diez días todo cambió y el magnate se quedó con la presidencia.

Hillary

La excandidata presidencial Hillary Clinton aseguró que si la elección hubiese sido el 27 de octubre, ella habría ganado. Un día después, Comey anunció que reabría la investigación sobre los correos.

Foto:

AFP

Por eso el despido de Comey ha generado tantas dudas y ha levantado tantas suspicacias. Algunos demócratas compararon la medida de Trump con la "Masacre del Sábado por la Noche" de 1973, en la cual el entonces mandatario Richard Nixon despidió a un fiscal especial independiente que investigaba el escándalo de Watergate.

Los funcionarios de la Casa Blanca negaron las acusaciones de que hubo algún motivo político en la decisión de Trump. No obstante, el líder de los demócratas del Senado, Chuck Schumer, dijo que habló con Trump y le dijo que estaba "cometiendo un grave error" al despedir a Comey, y agregó que el presidente no le ofreció una "respuesta real".

Una investigación independiente sobre el papel de Moscú en las elecciones "ahora es la única manera de restablecer la fe del pueblo estadounidense", dijo Schumer.

Shummer

El senador demócrata Chuck Shummer (c) dijo que la única forma de restablecer la confianza en el pueblo estadounidense es una investigación independiente sobre la intervención rusa en los comicios.

Foto:

REUTERS

El senador Richard Burr, presidente republicano de la Comisión de Inteligencia del Senado, dijo en un comunicado que estaba preocupado por el momento de la destitución de Comey.  "Su despido, creo, es una pérdida para el Buró y la nación", dijo.

Las agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron en un reporte de enero que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó los esfuerzos interventores en las presidenciales del 2016 en EE. UU., con el objetivo de ayudar a Trump.

Putin

El presidente ruso, Vladimnir Putin (foto), ha sido acusado de hackear los correos del partido Demócrata para ayudar a Trump a ganar la presidencia de EE. UU.

Foto:

EFE

CNN reportó el martes por la noche que fiscales federales emitieron citaciones de un gran jurado para el ex consejero de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, con el fin de obtener sus registros de negocios como parte de la investigación sobre la participación del Kremlin en la campaña de noviembre. Moscú desmintió en repetidas ocasiones cualquier intromisión en las votaciones estadounidenses, al igual que el gobierno de Trump.

Trump defiende su decisión

Entre tanto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió este miércoles la destitución del director del FBI y escribió en Twitter que "Comey perdió la confianza de casi todo el mundo en Washington: republicanos y demócratas por igual. Cuando las cosas se calmen, me agradecerán".

Sin embargo, sus palabras tienen algunos matices. Es cierto que varios miembros del partido Demócrata criticaron el manejo que Comey le dio a la investigación de Clinton, pero también lo es que han mostrado su preocupación por el momento del despido, dado que Trump pudo haber actuado en ese sentido poco después de asumir el cargo el 20 de enero, lo que le da más validez a las sospechas sobre lo molesto que resultaba Comey para el mandatario.

En esta línea, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, cuando se le preguntó en una entrevista con la cadena MSNBC si Trump despidió a Comey por el manejo que le dio a la investigación sobre Rusia, contestó de forma negativa. "Francamente, si esto va a continuar, lo hará con o sin Jim Comey" en el FBI, dijo.

Varios miembros del partido Demócrata, sin embargo, aumentaron sus llamados para que haya una investigación independiente sobre el papel de Moscú en las elecciones de Estados Unidos. "Lo que tenemos ahora es realmente una crisis constitucional que es mortalmente seria", dijo el senador Richard Blumenthal a CNN.

"Los demócratas han dicho algunas de las peores cosas acerca de James Comey, incluyendo el hecho de que debería ser despedido, ¡pero ahora juegan a estar tristes!", escribió Trump en un mensaje en Twitter.

El Kremlin, por su parte, dijo este miércoles que esperaba que el despido de
Comey no afecte los lazos de Moscú con Washington y señaló que creía que su despido no tenía nada que ver con Rusia.
Por ahora, la investigación sobre los vínculos de la campaña de Trump y y el Gobierno de Putin quedará en veremos.

*Con información de Reuters.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA