EEUU y Canadá

Dimitrios, el joven que entró al salón de arte disparándoles a todos

Un estudiante de 17 años usó las armas de su padre para matar a 10 personas en un colegio en EE.UU.

Tiroteo

Miembros de la fuerza de seguridad y equipo médico en la escuela de Santa Fe, Texas, tras el ataque de un estudiante que mató a 10 personas.

Foto:

EFE

18 de mayo 2018 , 08:51 p.m.

Diez personas murieron y al menos diez resultaron heridas cuando un estudiante abrió fuego en su escuela secundaria de Texas (sur), dijeron las autoridades, en la más reciente masacre en un centro educativo de Estados Unidos.

El autor, que fue detenido, fue identificado por los medios como Dimitrios Pagourtzis, de 17 años y alumno de la escuela Santa Fe High School en la localidad del mismo nombre, unos 50 kilómetros al sureste de Houston.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, calificó lo ocurrido de “uno de los ataques más atroces en la historia de las escuelas de Texas”.
Abbott expresó en rueda de prensa que el atacante usó una escopeta y un revólver calibre 38 de su padre, ambos legalizados.

Según el diario Houston Chronicle, Pagourtzis también portaba explosivos improvisados cuando irrumpió en el salón de arte al comienzo de la jornada escolar.

El gobernador dijo que tras allanarse dos residencias se encontraron “varios artefactos explosivos”.

Anotaciones en el diario del atacante sugerían que quería suicidarse, pero “se entregó”, añadió. No hubo “señales de advertencia” previas, indicó Abbot, aunque el joven había publicado en Facebook una imagen de una camiseta con la leyenda ‘Nacido para matar’.

La policía interrogó a otras dos personas, incluida una que “puede haber tenido algún grado de participación en el crimen”, agregó el gobernador.

Según el alguacil del condado de Harris, Ed González, la “mayoría” de los muertos eran estudiantes. “Los agentes se encontraron con un baño de sangre en la escuela”, dijo un policía al Houston Chronicle.

Los hospitales del área reportaron que dos víctimas se encontraban en estado crítico. Uno de los heridos era un policía.

Cada día que no actuamos en relación con la violencia armada le estamos fallando a nuestros hijos

Este es el tiroteo más reciente en lo que se ha vuelto una situación común en las escuelas estadounidenses, donde hay incidentes con armas de fuego casi todos los días.

Este año se han producido 22 tiroteos en escuelas en Estados Unidos, una media de más de uno a la semana. El más sangriento sucedió en febrero en la escuela Parkland, Florida, con 17 víctimas mortales.

“No debería pasar por esto”, sostuvo entre lágrimas una estudiante de Santa Fe, Dakota Shrader, mientras su madre la consolaba. “Es mi escuela. Es mi vida cotidiana. Me da miedo incluso regresar”. La joven contó que sonaron las alarmas “y todos comenzaron a correr”. “Oí bum, bum, bum y corrí tan rápido como pude al bosque más cercano para poder esconderme y llamé a mi madre”, declaró.

El de Santa Fe fue el segundo tiroteo masivo en Texas en seis meses, luego de que 26 personas murieron en una iglesia texana en noviembre de 2017 a manos de un exmiembro de la Fuerza Aérea de 26 años.

El presidente Donald Trump expresó su profunda tristeza y calificó el tiroteo de “absolutamente horrible”. “Esto ha estado ocurriendo durante demasiado tiempo en nuestro país”, se lamentó.

“Mi administración está decidida a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para proteger a nuestros estudiantes, nuestras escuelas y mantener las armas fuera de las manos de aquellos que representan una amenaza para sí mismos y para otros”, agregó.

El tiroteo de febrero en la escuela secundaria Marjory Douglas Stoneman en Parkland, Florida, motivó un movimiento para exigir el fin de la “epidemia de violencia armada”. “Estamos luchando por ustedes”, escribió en la red Twitter uno de sus líderes, David Hogg.

La excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton instó a los legisladores a “comenzar a lidiar con esta vergüenza nacional”. “Cada día que no actuamos en relación con la violencia armada le estamos fallando a nuestros hijos”, dijo Clinton en Twitter.

‘Callado y sin antecedentes’

Pagourtzis no tenía antecedentes penales ni registros policiales. El joven de tez blanca y cabello castaño es hijo de un inmigrante griego que trabaja en el negocio de los suministros marinos.

La fotografía en su página de Facebook, que ya fue retirada, mostraba a Pagourtzis con una camiseta negra y una gorra de béisbol negra con un símbolo de paz.


Al parecer ya había definido sus planes para cuando se graduara de la secundaria en 2019: quería sumarse al cuerpo de infantes de marina de Estados Unidos.

AFP y EFE

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA