EEUU y Canadá

Arremetida de Donald Trump a medios causa indignación en EE. UU.

Cientos de personas se manifestaron para rechazar el bloqueo del presidente a canales y periódicos.

Donald Trump

Unas 250 personas se manifestaron en Nueva York para apoyar a 'The New York Times' y otros medios de comunicación.

Foto:

Kena Betancur/ AFP

27 de febrero 2017 , 10:06 a.m.

Aunque la pelea entre Donald Trump y los medios de información de EE. UU. y el mundo viene desde la campaña presidencial, esta se ha tornado en una batalla campal desde que el republicano llegó a la Oficina Oval. Esto mereció este domingo el rechazo de un grupo de personas que salió a las calles a protestar.

Es la primera vez que se organiza una concentración para apoyar a la prensa, y aunque el grupo era reducido –llegaron unas 250 personas– se cree que puede crecer, al mismo tiempo que aumenten las agresiones del mandatario de los EE. UU. a los líderes de la información.

En sus primeras cinco semanas, Trump ha declarado a la prensa como el “enemigo del pueblo”, ha vetado el ingreso de periodistas a eventos en la Casa Blanca, los acusa de vender “noticias falsas” y hasta ha amenazado con promover leyes mordaza y demandarlos por difamación.

El último episodio ocurrió este fin de semana cuando el presidente anunció que no asistirá a la tradicional cena de corresponsales que se realiza anualmente en la Casa Blanca (abril) y a la que usualmente asisten reporteros, celebridades y otras personalidades de la capital estadounidense.

Trump, y es otra prueba de lo mal que están las cosas, sería el primer presidente en no asistir a este evento desde Ronald Reagan
, que declinó la invitación pues aún no se recuperaba del atentado que sufrió en 1981, pero estuvo presente a través de una llamada telefónica.

El mandatario no explicó su decisión, pero probablemente está asociada al “boicot” de algunos medios que ya habían anunciado su inasistencia a la cena en protesta por el maltrato de la administración.

Bloomberg, ‘Vanity Fair’ y ‘The New Yorker’ han cancelado a su vez las “galas” que ofrecen el día antes de la cena y los “after parties” una vez concluye la velada en la Casa Blanca.

Y en la ciudad se especula que otros medios, entre ellos CNN y ‘The New York Times’, estarían considerando sumarse a la protesta tras el veto que sufrieron el viernes pasado cuando no se les invitó a una rueda de prensa que convocó el portavoz Sean Spicer.

“Nada como esto ha sucedido en la larga historia que llevamos cubriendo la Casa Blanca tras diversas administraciones de ambos partidos. Y objetamos de la manera más enérgica: el libre acceso de la prensa a un gobierno transparente es crucial para los intereses nacionales”, sostuvo ese día Dean Baquet, editor ejecutivo del ‘Times’.

Aunque los medios dejados por fuera fueron pocos –‘Times’, CNN, ‘BuzzFeed’, ‘Los Angeles Times’, ‘Politico’, BBC y ‘The Guardian’–, otros como la Agencia AP, ‘USA Today’ y la revista ‘Time’ optaron por no participar en solidaridad con sus colegas. Incluso diarios de inclinación conservadora, como ‘The Wall Street Journal’, se declararon indignados por el veto y ya anunciaron que no volverán a participar en encuentros de prensa donde usen la exclusión como castigo.

La Casa Blanca negó el bloqueo alegando que el formato escogido para la rueda de prensa –un “gaggle” o reunión informal– no permitía el ingreso de todos los medios acreditados ante la Casa Blanca.

Al día siguiente, durante un discurso que coincidió con el bloqueo de los periodistas, Trump la volvió a emprender contra los medios a los que acusó de “deshonestos” y de presentar “noticias falsas” usando fuentes anónimas que a su juicio son “inventadas”. Y sugirió la prohibición de historias donde no se identifique con nombre propio a las mismas.

Para Roberto Rock, de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), las arremetidas de Trump contra los medios –y quienes filtran– hacen parte del mismo guión usado por demagogos y populistas que cuestionan la libertad de expresión cuando se publican temas que les resultan incómodos o los exponen.

Algo parecido piensa Edison Lanza, relator para la Libertad de Expresión de la CIDH. Según este, los señalamientos de Trump son un pésimo ejemplo para los líderes en la región y el mundo. “¿Si la democracia más vieja de la región tiene esta relación con la prensa, por qué vamos a tener nosotros una actitud distinta?”.

Spicer, el portavoz de la Casa Blanca, lo ve de una manera diferente. Trump, dice, simplemente está empeñado en denunciar “información parcializada” que proviene de medios que aún no aceptan su victoria y que ignoran las cosas buenas que se están haciendo.

Frida Ghitis, columnista del ‘Miami Herald’ y de ‘World Politics Review’, lo que ve es una estrategia por parte de la administración que busca crear confusión entre el público cuestionando hechos que en otro momento serían incuestionables.

“El enemigo número uno de Trump -dice Ghitis- es la verdad. Al atacar a los medios que la reportan, la pone en duda. Quiere construir una seudorrealidad, basada en lo que ellos mismos llaman datos alternativos, en la que siempre tiene la razón. Y en la que cualquier cosa negativa que se reporte es producto de medios salidos de control a los que toca ponerles frenos”.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter: @sergom68
Washington

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA