Asia

Líder birmana Suu Kyi rompe su silencio sobre crisis con rohinyás

La Nobel de la Paz ha sido criticada por su silencio sobre la suerte de esta minoría musulmana.

Aung San  Suu  Kyi

Aung San Suu Kyi, líder de Birmania y premio Nobel de Paz.

Foto:

Reuters

06 de septiembre 2017 , 10:10 a.m.

La líder de facto de Birmania, Aung San Suu Kyi, denunció este miércoles un "iceberg de desinformación" que, según ella, da una visión equivocada de la crisis de los musulmanes rohinyás, que alarma a Naciones Unidas.

Éste es el primer comentario oficial que hace desde el inicio de la crisis -a finales de agosto- la premio Nobel de la Paz, muy criticada en el extranjero por su silencio sobre la suerte de esta minoría, que huyó por decenas de miles al vecino Bangladés.

La compasión internacional hacia los musulmanes rohinyás es resultado de un "enorme iceberg de desinformación creado para generar problemas entre las diferentes comunidades y promover los intereses de los terroristas", afirmó durante una conversación telefónica con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Este último ha condenado en varias ocasiones la respuesta del gobierno birmano a esta crisis, hablando de "genocidio" en esa región del noroeste de Birmania, el estado de Rakáin. Aung San Suu Kyi, que siempre ha defendido la acción del ejército, negó esta acusación y afirmó que su país hace "lo necesario para proteger los derechos de todos los habitantes".

"Sabemos mucho mejor que otros lo que significa estar privados de derechos y de protección democrática", agregó, en referencia a sus años de lucha contra la junta militar birmana, que la mantenía en arresto domiciliario.

Miles de refugiados

Según las organizaciones humanitarias, además de los 146.000 refugiados, principalmente rohinyás, que llegaron a Bangladés desde el 25 de agosto, miles de personas estarían camino al país vecino y algunas se encuentran bloqueadas en la frontera.

"Caminé durnte siete días con mi familia cargando a mi madre de 90 años sobre la espalda", cuenta Alí Ahamad, un rohinyá de 38 años, delgado y agotado. Muchos de estos musulmanes intentan cruzar en barcas de pesca el río Naf, que marca una frontera natural entre Birmania y el extremo sureste de Bangladés.

Una solución peligrosa, ya que las corrientes son especialmente caprichosas en este periodo de monzón en Asia.

Críticas a Aung San  Suu  Kyi

La premio Nobel de Paz birmana, Aung San Suu Kyi, ha sido criticada por su silencio ante la violencia contra la minoría musulmana de los rohinyás.

Foto:

Efe

El miércoles llegaron a la orilla bangladesí los cadáveres de cinco niños muertos en un naufragio. "Tuve que vender las joyas de oro de mi boda para pagar el barco para viajar a Bangladés. Ahora estamos a salvo pero no somos más que refugiados sin recursos", se lamentaba Gul Bahar, una rohinyá con seis hijos.

La violencia estalló cuando el 25 de agosto los rebeldes del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA, por sus siglas en inglés), que afirman defender a esta minoría musulmana, atacaron decenas de comisarías de policía.

El ejército birmano reaccionó lanzando una gran operación en Rakáin, una región pobre y remota del país, que obligó a huir a decenas de miles de personas. El balance según el ejército birmano es de unos 400 muertos, casi todos musulmanes.

Hasta ahora, los rohinyás apenas habían recurrido a la lucha armada, una situación que cambió en octubre del año pasado con los primeros ataques del ARSA.

Budistas extremistas

Considerados como extranjeros en Birmania, donde más del 90% de la población es budista, los rohinyás -cerca de un millón- son considerados apátridas, pese a que algunos viven en este país desde hace generaciones.

No pueden acceder al mercado laboral, a las escuelas ni a los hospitales. Y el aumento del nacionalismo budista en los últimos años atizó la hostilidad contra ellos.

Esta situación hacía inaceptable en el extranjero el silencio de Aung San
Suu Kyi.

El miércoles, miles de musulmanes se manifestarion en Indonesia para exigir el fin de la violencia. Algunos analistas consideran que la líder es impotente frente al auge de los budistas extremistas y a un ejército que sigue siendo muy fuerte, incluso políticamente, en un país que durante 50 años estuvo bajo una dictadura militar.

Tras investigar una precedente crisis de violencia, la ONU había denunciado una gran operación de represión "generalizada y sistemática", realizada esencialmente por el ejército contra los rohinyás.

Naciones Unidas consideró que ésta desembocó en una "limpieza étnica" y "muy probablemente" en crímenes contra la humanidad.

Críticas de otra premio Nobel de Paz

La joven premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai criticó el lunes a su homóloga Aung San Suu Kyi, líder de facto de Birmania, por su gestión del drama de la minoría musulmana rohinyá en el país, sumándose a las numerosas protestas internacionales.

"Cada vez que veo las noticias, se me rompe el corazón ante el sufrimiento de los musulmanes rohinyás de Birmania", escribió la joven paquistaní en Twitter, donde tiene cerca de 850.000 seguidores. "En los últimos años he condenado en repetidas ocasiones el trato vergonzoso del que son objeto. Sigo esperando que mi compañera laureada Aung San Suu Kyi haga lo mismo", tuiteó Malala, que está a punto de iniciar sus estudios universitarios en Oxford como lo hizo la líder birmana hace décadas.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA