Asia

Malasia sigue sin aclarar las causas de la muerte del Kim Jong-nam

Entre tanto, se dice que Corea del Sur espió durante varios años al fallecido hermano de Jong-un.

Hisham Abdullah

El director general de Salud de Malasia, el doctor Noor Hisham Abdullah, en rueda de prensa en Kuala Lumpur.

Foto:

Reuters

24 de febrero 2017 , 01:59 p.m.

Las autoridades de Malasia siguen sin aclarar las causas de la muerte de Kim Jong-nam, el hermano mayor del líder norcoreano, Kim Jong-un, ocho días después de su asesinato en el aeropuerto de Kuala Lumpur.

El Ministerio de Salud indicó que está a la espera de los resultados del examen postmortem realizado a un ciudadano norcoreano el 15 de febrero, dos días después del suceso, para poder confirmar también la identidad de la víctima, según un comunicado.

Los forenses realizaron una tomografía, un examen interno y externo del cadáver y un análisis forense dental, y entregaron los resultados a la Policía, que los llevó a laboratorios especializados para ser analizados, se explica en la nota.

"Estos análisis deberán confirmar la identidad del fallecido y aclarar las causas de la muerte; ambas cosas están pendientes por el momento", indicó el Ministerio.

El director general de Salud, Noor Hisham Abdullah, dijo en rueda de prensa que el análisis postmortem no reveló indicios de ataque al corazón, como aseguró la Embajada norcoreana, ni de pinchazos, según la televisión Channel News Asia.

(Vea también: Momento exacto cuando envenenan a Kim Jong-nam)

También indicó que se hizo un reconocimiento facial del cadáver, pero que los forenses aún no confirmaron la identidad de la víctima, pese a que fuentes gubernamentales de Corea del Sur la identificaron la semana pasada como Kim Jong-nam.

Abdullah añadió que ningún familiar ha comparecido para reconocer a la víctima, pese a que se esperaba este martes la llegada al país del hijo del fallecido, Kim Han Sol.

La Policía anunció previamente que si llegase algún familiar, tendría que visitar el Hospital Kuala Lumpur, donde se encuentra depositado el cadáver y que está protegido por un amplio despliegue de fuerzas de seguridad. Una vez se produjera la eventual identificación, se informaría a la Embajada norcoreana en Kuala Lumpur.

Las autoridades malasias anunciaron que revelarán el miércoles los resultados de la autopsia. Kim Jong-nam, quien viajaba con un pasaporte diplomático bajo el nombre de Kim Chol, se disponía a salir de Malasia el 13 de febrero cuando fue abordado en el aeropuerto de Kuala Lumpur por dos mujeres que supuestamente le rociaron la cara con un veneno.

Las dos mujeres, una indonesia y una vietnamita, fueron detenidas y aseguran que fueron contratadas por unos desconocidos que les dijeron que se trataba de una broma para la televisión.

La Policía malasia también arrestó a un malasio y un químico norcoreano, al tiempo que cursa una orden de busca y captura contra otros cuatro norcoreanos, quienes al parecer volaron hacia Pyongyang poco después del presunto asesinato.

El heredero

Kim Jong-nam nació el 10 de mayo de 1971 en Pyongyang, fruto de la relación entre el difunto dictador norcoreano Kim Jong-il y su primera concubina, la actriz Song Hye-rim.

En su momento estuvo considerado como el mejor situado para suceder al padre al frente del régimen comunista de Corea del Norte, dirigido por tres generaciones de la familia Kim desde 1948.

Crisis diplomática

Malasia no ha querido que Corea del Norte intervenga en la investigación del suceso. El primer ministro de Malasia, Najib Razak, rechazó el lunes una propuesta de Pyongyang para realizar una investigación conjunta sobre la muerte Kim Jong-nam.

"Nuestra Policía y nuestros doctores son muy profesionales. Tengo absoluta confianza en que son muy objetivos", afirmó el primer ministro tras participar en una conferencia en Kuala Lumpur.

(Le puede interesar: Tensión entre Corea del Norte y Malasia por crimen de Jong-Nam)

El embajador de Corea del Norte en Kuala Lumpur, Kang Chol, ofreció previamente la colaboración de su país en las pesquisas para esclarecer el presunto crimen, tras expresar su desconfianza en la investigación que lleva a cabo la Policía malasia.

Espías surcoreanos

Por otro lado, según varios medios, los servicios de inteligencia surcoreanos espiaron a Kim Jong-nam, hermano del líder de Corea del Norte, durante varios años en Malasia antes de su asesinato en el aeropuerto de Kuala Lumpur y llegaron a obtener sus huellas dactilares y muestras de ADN.

El periódico surcoreano Chosun y la web especializada NK News recogieron este martes la noticia basada en los testimonios de personas que ayudaron a Seúl a obtener información sobre Kim Jong-nam, trabajadores de un restaurante de Kuala Lumpur al que el primogénito del fallecido dictador Kim Jong-il acudía con frecuencia.

"La inteligencia surcoreana me pidió en 2014 que guardara los platos, cucharas y vasos que él usaba, y que los pusiera en una bolsa y los enviara a la embajada de Corea del Sur", afirmó Alex Hwang, un ciudadano surcoreano dueño del restaurante Koryowon, al citado diario.

El fin era hacerse con las huellas dactilares y muestras de ADN de Kim Jong-nam, según Hwang, quien añadió que el hermano del líder norcoreano Kim Jong-un visitó su restaurante en ocho ocasiones entre 2012 y 2014.

El dueño del establecimiento estaba en contacto permanente con la Embajada surcoreana, y afirmó que agentes de este país espiaron a Kim Jong-nam en su local en varias ocasiones e incluso accedieron a su sistema de cámaras de seguridad para captar imágenes de su objetivo.

(Lea también: La muerte de Kim Jong-nam, un crimen de novela de espías)

Otro trabajador del restaurante relató la misma versión de los hechos a la web especializada en información norcoreana NK news, bajo la condición de anonimato.

La ley surcoreana obliga a los ciudadanos de este país a informar a las autoridades sobre cualquier tipo de contacto que mantengan con norcoreanos. El Gobierno de Seúl evitó hacer comentarios sobre la información publicada, al ser consultado por ambos medios.

Las autoridades surcoreanas confirmaron el pasado jueves que el norcoreano asesinado en un aeropuerto malasio era Kim Jong-nam, mediante el cotejo de huellas dactilares de la víctima de las que disponía Seúl, y a petición de
Malasia.

Seúl señaló a Pyongyang como responsable del aparente asesinato, mientras que el jefe de la legación de Corea del Norte en Malasia, Kang Chol, puso en duda la investigación de las autoridades de aquel país y las acusó de "conspirar y trabajar de cara a la galería de fuerzas externas".

Efe

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA