Asia

La triste historia de la ‘reina virgen’ de Corea del Sur

Llevó a su país al desarrollo, pero fue destituida como presidenta por corrupción.

Park Geun-hye

Park Geun-hye, la destituida presidenta de Corea del Sur por presunta corrupción.

Foto:

EFE

17 de marzo 2017 , 11:37 a.m.

Nació en 1952, en medio de la guerra de las dos Coreas. Su padre, un militar que llevó al país por el camino del desarrollo a pesar de su mano de hierro durante 18 años, la acostumbró al poder. Al ser la hija mayor fue criada como una princesa y cuando en 1974 asesinaron a su madre ejerció como primera dama por cinco años antes de que lo asesinaran a él. Nunca se casó y no tuvo hijos, por lo que la llaman la ‘reina virgen’.

Es la recién destituida presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, de 65 años, la primera mujer presidenta del pujante país, por causa de la estrecha relación con su amiga de infancia Choi Soon-sily, llamada la ‘Rasputina’ coreana, con quien tejió una trama de corrupción y favores estatales con grandes grupos empresariales.

Park creció en la Casa Azul, sede de la presidencia surcoreana en Seúl, en donde tuvo una infancia dorada. El gobierno autoritario de su padre, Park Chung-hee, entre 1961-1979, marcado por las violaciones de los derechos humanos, impulsó un rápido desarrollo económico en un país que quedó devastado por la guerra.

Durante el mandato, la familia presidencial fue tratada como si fuera la realeza y la hoy expresidenta fue calificada como ‘princesa’. Este sobrenombre la siguió durante décadas.

El asesinato de sus dos padres en un lapso de solo cinco años acrecentó la simpatía de la opinión pública hacia la mujer.

La madre de Park, alabada como una esposa dedicada y una madre preocupada, en una sociedad tradicionalista y conservadora, fue asesinada en 1974 por un activista que se cree que actuaba bajo órdenes de Corea del Norte y que en realidad buscaba tumbar a su marido.

La ‘princesa’, que entonces estudiaba en Francia, volvió a su país y ejercer como primera dama hasta que su padre fue asesinado a tiros por su jefe de seguridad en 1979. Entonces mantuvo un bajo perfil durante casi dos décadas, hasta que se presentó y fue elegida diputada en 1998 en un clima marcado por la crisis financiera asiática.

La ‘reina virgen’

Su carrera descolló inmediatamente y se convirtió en un referente para los viejos conservadores que guardaban un profundo afecto a su madre y reverenciaban a su padre, considerando que había sacado a un país arrasado por la guerra y dejado atrás la pobreza. Entonces, lustrar la nostalgia se convirtió en un reflejo para Park y frecuentemente comenzaba sus discursos con la frase: “Después de que perdiera trágicamente a mis padres en manos de las balas asesinas...”.

El hecho de que nunca se casara y de que estuviera alejada de sus hermanos formó parte de su capital político para un país donde muchos líderes se han visto envueltos en escándalos de corrupción mayores. “Estoy casada con la República de Corea. No tengo hijos. Los surcoreanos son mi familia”, dijo más de una vez, citando como ejemplo a la reina Isabel I de Inglaterra, conocida como la ‘reina virgen’, por su obstinado celibato.

Finalmente fue elegida como primera mujer presidenta en el 2012, marcando un récord de votos para la era democrática de su país.

Pero el mentor religioso de la familia, el misterioso líder Choi Tae-min, jefe autoproclamado de la Iglesia de la Vida Eterna, selló su destino. Aunque Choi murió en 1994, su hija (Choi Soon-sily) heredó la influencia sobre Park. Apodada como ‘Rasputina’ por la prensa –en un símil a Rasputín, el místico y consejero del Zar Nicolás II de Rusia– está acusada de haber utilizado su influencia para obtener más de 70 millones de dólares de diferentes empresas y de inmiscuirse en los asuntos del Estado.

Park se ha disculpado en varias ocasiones en discursos televisados llenos de lágrimas, donde se ha referido a su vida solitaria cuyo principal error fue confiar demasiado en una amiga.

Pero el escándalo fue más allá de lo que podían soportar muchos de sus seguidores, y millones de personas salieron a la calle para pedir su destitución, tumbando su popularidad a mínimos históricos.

Entonces, muchos en su propio partido se volvieron en su contra y apoyaron el proceso de destitución en el parlamento, tramitado en diciembre, y ratificado por el tribunal constitucional el viernes de la semana pasada.

Lea aquí: Qué representa la destitución de la presidenta de Corea del Sur

La investigación la perfila como un personaje solitario, que prefería quedarse en su residencia antes de reunirse con sus asesores en los despachos, excesivamente centrada en su apariencia y con poca tolerancia hacia la crítica.

Park también está acusada de negligencia en el hundimiento del ferry Sewol en 2014, el peor desastre en la historia del país, en el que murieron más de 300 personas, la mayoría de ellos escolares. Además, está acusada de perseguir a los artistas que la criticaban.

“En lugar de heredar la inteligencia, la visión y la determinación de su padre para construir la economía, solo heredó la peor parte de él, la obsesión con el poder (...) y la intolerancia a la crítica”, escribió en unas memorias publicadas recientemente Chun Yu-ok, antiguo aliado y representante del partido de Park.

Crisis con Pyongyang

En diálogo con EL TIEMPO, una académica de Corea del Sur residenciada en Europa dijo que la destitución de Park “no representará mayores cambios en la relación que el país tiene con Estados Unidos, pues luego de la guerra, entre 1950 y 1953, la potencia ha estado de lado de todos los gobiernos surcoreanos frente a la amenaza que representa Corea del Norte”. Además, tener a Seúl como aliado le permite a Washington mantener un equilibrio geopolítico con China, uno de los pocos aliados de Pyongyang, dijo la académica.

Los acuerdos comerciales, los intercambios de productos vitales entre los dos países y especialmente los convenios de cooperación en el campo militar han permanecido y se han fortalecido con el paso de los años sin importar la tendencia política en el poder en Corea del Sur.

De todas maneras, la crisis política surcoreana podría ser aprovechada por el régimen de Corea del Norte, que podría realizar actos de provocación en el campo militar o en la frontera como el del lunes 6 de marzo, cuando lanzó cuatro misiles como reacción a los ejercicios militares de Estados Unidos y su vecino del sur y que cayeron en el mar del Este (mar de Japón).

El presidente en funciones de Corea del Sur, Hwang Kyo-ahn, también pidió a las tropas disposición completa para hacer frente a posibles provocaciones del Norte ante la crisis política del país.

La península coreana vive un momento de especial tensión marcado también por el reciente asesinato del hermano del líder norcoreano en Kuala Lumpur, del que Seúl acusa a Pyongyang, que niega su participación y a su vez denuncia una confabulación en su contra orquestada por Malasia y Corea del Sur.

Crisis con misiles

A raíz de los lanzamientos de misiles por parte de Corea del Norte, China, que es su principal aliado, ha estado de acuerdo con que esto no contribuye en el abandonado –desde hace meses– diálogo a cinco bandas que busca negociar una suspensión del programa nuclear de Pyongyang.

En este sentido, podría pensarse que Pekín se acerca políticamente a Seúl; sin embargo, esto no es necesariamente así, pues la potencia asiática considera que un desescalamiento de la tensión político-militar también pasa por la suspensión de los ejercicios militares de Corea del Sur y EE. UU.

Corea del Sur elegirá el reemplazo de Park Geun-hye el 9 de mayo

Seúl (Reuters). Corea del Sur celebrará elecciones el próximo 9 de mayo para elegir al sucesor de la expresidenta Park, que fue destituida tras un fallo judicial histórico en medio de un creciente escándalo de corrupción.

Para los fiscales, Park, la primera presidenta elegida democráticamente en el país que es relevada del cargo, comparecerá para ser interrogada el próximo martes por los presuntos delitos de corrupción, utilización indebida de bienes públicos, encubrimiento de activos en el extranjero y perjurio. El Tribunal Constitucional destituyó a Park el pasado viernes al ratificar una moción de censura parlamentaria de diciembre. Park niega haber cometido delito alguno.
El grupo Samsung, el mayor conglomerado industrial de Corea del Sur, está también envuelto en el escándalo y la agencia de noticias Yonhap dijo que los fiscales comenzaron a investigar a los grupos empresariales Lotte y SK. Samsung niega cualquier delito.

Un portavoz SK y Lotte dijo que cooperarán con la investigación.

Esta tormenta se produce en un momento de creciente tensión con Corea del Norte, por su programa nuclear y de misiles, y con China, por el despliegue de un sistema antimisiles estadounidense en Corea del Sur que Pekín ve como una amenaza.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, visitará Corea del Sur hoy.

El primer ministro Hwang Kyo-ahn, que es el presidente en funciones desde la salida de Park, dijo que no se presentará a los comicios.

El escándalo ha minado el apoyo a los conservadores que lideran actualmente el Gobierno y la decisión de Hwang podría reforzar las posibilidades del prominente liberal Moon Jae-in, que lidera las encuestas.

HOLMAN RODRÍGUEZ M.*
* Con AFP y REUTERS
Redacción Internacional
En Twitter @holmanrodriguez

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA