Asia

Pérdida de Mosul, duro golpe, pero no mortal, para el Estado Islámico

Gobierno de Irak anunció la liberación total de la ciudad. Analistas creen que no es definitiva.

Mosul

Una familia huye en medio de los enfrentamientos en Mosul, Irak. Fotografía registrada esta semana.

Foto:

EFE

10 de julio 2017 , 12:00 a.m.

La toma por las fuerzas iraquíes de Mosul, la mayor ciudad del ‘califato’ proclamado por el grupo Estado Islámico (EI), constituye un duro revés, pero no un golpe mortal para los yihadistas de esa organización terrorista.

La “liberación”, anunciada este domingo por el primer ministro Haider Al Abadi, de la segunda ciudad de Irak, último gran bastión urbano del EI en este país, es altamente simbólica. Fue en Mosul, en julio de 2014, donde el líder Abu Bakr al-Baghdadi dio su primer sermón como ‘califa’, llamando a los musulmanes a jurarle lealtad.

Fue su única aparición pública conocida, realizada en la mezquita Al Nuri, que el EI destruyó a finales de junio junto con su emblemático minarete inclinado del siglo XII.
Rusia afirmó el 16 de junio que “muy probablemente” mató a Al Baghdadi en un bombardeo realizado a finales de mayo en Siria, una información que no ha sido confirmada por ninguna otra fuente. “Las informaciones sobre la muerte de Al Baghdadi están siendo verificadas a través de varios canales”, declaró el ministerio de Defensa de Rusia.

Mosul, gran ciudad del norte de Irak que tenía dos millones de habitantes hace tres años, era una de las capitales de facto del EI, junto con Raqa, en la vecina Siria. Constituía uno de los principales polos de la administración del ‘califato’ y un emblema de la fuerza del EI.

‘Consolidar’ el avance

Los yihadistas la defendieron frente a decenas de miles de soldados iraquíes apoyados por la aviación de la coalición liderada por EE. UU. “Es un gran golpe para el prestigio del EI”, resume David Witty, analista y coronel retirado de las fuerzas especiales estadounidenses. Es también una nueva derrota militar para los yihadistas, que no han dejado de perder terreno en los últimos años.

En su momento de apogeo, cuando, en junio de 2014, lanzó una gran ofensiva relámpago en Irak, el EI controlaba una superficie comparable a la de Guatemala, con una población de más de 10 millones de habitantes. En la actualidad ha perdido más de la mitad de ese territorio. También ha perdido a miles de combatientes, que no logra compensar con los contingentes de yihadistas extranjeros, hoy menos numerosos.

La caída de Mosul aísla y debilita un poco más al grupo, pero es aún demasiado pronto para hablar de una victoria definitiva. “No hay que considerar que la toma de Mosul marca el fin del EI”, advierte Patrick Martin, analista del Instituto para el Estudio de la Guerra, en Washington, recordando que el grupo “controla todavía un territorio urbano significativo”, especialmente en Siria, donde se está llevan a cabo una ofensiva para retomar Raqa.

Incluso en Irak, donde los yihadistas siguen controlando varias regiones, declarar muerto el ‘califato’ querría ‘decir que el EI ya no puede controlar territorios y gobernar’, precisa Martin. Por este motivo, Bagdad “debe tomar medidas para asegurarse de que el avance sobre el EI se consolida en el tiempo”. De lo contrario, el grupo “podría, en teoría, resurgir y apoderarse de nuevas zonas urbanas”, puntualiza.

Recurso a los atentados

“A corto plazo, en Irak, el EI va a pasar al terrorismo y a la insurrección en lugar de tratar de controlar abiertamente grandes regiones”, considera Witty.

La organización ya ha respondido a otros reveses militares con sangrientos ataques. El atentado con bomba más mortífero jamás cometido en Bagdad, que mató a 320 personas en julio del 2016, tuvo lugar tras la pérdida por los yihadistas de su bastión de Faluya. “Irak será probablemente víctima de la inseguridad aún muchos años”, afirma Witty.

En tres años, varios miles de voluntarios de todo el mundo se han unido a los yihadistas en la zona sirio-iraquí, un número indeterminado de los cuales regresó a su país de origen.

La ideología y la propaganda del EI siguen teniendo fuerte influencia, originando el surgimiento de numerosas células yihadistas más allá de las fronteras geográficas del ‘califato’. Varios atentados mortales han sido reivindicados por el grupo en todo el mundo en los últimos años.

AFP

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA