Asia

'Colombia tiene mucho que aportar al proceso de paz entre las Coreas'

EL TIEMPO habló con Katherine Ronderos, colombiana experta en temas de paz, quien visitó Panmunjom.

Frontera Corea

30 mujeres, incluyendo el premio Nobel de Paz de 1976, Mairead Maguire, exigieron que con la cumbre de Trump y Kim se sienten las bases para la paz entre las dos Coreas.

Foto:

Cortesía Impal

10 de junio 2018 , 10:00 a.m.

Katherine Ronderos, directora de la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad en Colombia (Limpal), estaba en Corea del Sur cuando escaló la tensión entre Seúl y Pionyang, después de que el líder norcoreano, Kim Jong-un, amenazó con cancelar la cumbre con el presidente de EE. UU., Donald Trump, si continuaban las maniobras militares con Corea del Sur. 

Ronderos estaba allí también cuando Trump anunció que había decidido cancelar la cumbre, una noticia que recibió con desazón, pues mientras la Casa Blanca publicaba la carta que el mandatario le escribió a Kim para notificarle que se retiraba, Ronderos viajaba con un grupo de 30 mujeres a la frontera intercoreana para exigir la paz en la península.

Ronderos, la única mujer colombiana y latinoamericana en hacer parte de la delegación que viajó a la frontera, narró a EL TIEMPO cómo recibió la noticia y cuáles esfuerzos se están haciendo con el objetivo de concretar el tratado de paz al que se comprometieron las dos Coreas cuando sus líderes se reunieron en una histórica cumbre.

¿De dónde nació la idea de marchar por la paz en la frontera intercoreana?


La idea nace en el 2015, con la iniciativa 'Women Cross the DMZ' (Las Mujeres Cruzan la Zona Desmilitarizada Intercoreana) con la que se logró hacer una caminata simbólica de Corea del Norte a Corea del Sur. Este año quisimos cruzar de Sur a Norte, como una apuesta simbólica desde las mujeres para exigir la paz y la reunificación entre los dos países. Para esta ocasión, invitamos a la ganadora del premio Nobel de Paz en 1976, Mairead Maguire, de Irlanda del Norte.

¿Cruzaron la Zona Desmilitarizada Intercoreana?

No pudimos cruzar a Corea del Norte, como teníamos planeado, debido a que no logramos conseguir los permisos, pero sí llegamos a la frontera entre los dos países, al lugar donde se celebró la cumbre entre Kim Jong-un y Moon Jae-in.

¿Cuál era el propósito de la marcha?

Con la actividad, hicimos un llamado importante a la participación de las mujeres en el proceso de paz que inició según lo acordado en la cumbre intercoreana en Panmunjom. Es una forma de dar un respaldo político para que se inicie esta conversación de paz que reunifique a las dos Coreas, y para que las mujeres participen activamente en el proceso. Además, la caminata por la frontera llegó en un momento muy importante, porque fue justo cuando Trump anunció que cancelaba la cumbre con Kim en Singapur del 12 de junio. En ese momento queríamos decirle al mundo que nuestro esfuerzo iba a continuar y que el proceso de paz debía seguir.

Frontera Corea

La colombiana Katherine Ronderos (centro, de blanco) fue la única latinoamericana en participar de la delegación que marchó en la frontera intercoreana.

Foto:

Cortesía Impal

¿Y cómo recibieron la noticia de la cancelación de la cumbre?

Amanecimos con la noticia en Seúl, e inmediatamente decidimos hacer un llamado a la comunidad internacional a apoyar el proceso de paz a pesar de la decisión de Trump. Nos reunimos con los embajadores de Japón, de Reino Unido, Suecia y de EE. UU. en Corea del Sur para decirles que el proceso debe continuar independientemente de la cancelación, porque el proceso de reunificación debe mantenerse.

¿Qué dijo el embajador de Estados Unidos en Corea del Norte?

El embajador afirmó que su país estaba muy comprometido a que esta negociación se llevara a cabo y avanzara, eso nos dio una tranquilidad en ese momento, porque fue bastante preocupante estar allá y recibir el anuncio de Trump. En la Embajada tienen muy claro que EE. UU. sí está respaldando este proceso.

Este era un momento de tensión entre Corea del Sur y Corea del Norte...

Sí. Fue tensionante estar allí. En ese momento comprendí que este conflicto no es local, sino que va a una escala global, porque estamos hablando de armas nucleares que no solo pueden llegar a Seúl, sino que también podrían estar dirigidas hacia EE. UU., así que la desnuclearización tiene que ser un tema fundamental a tratar.

Sin embargo, días después, Trump anunció que la cumbre finalmente sí se realizaría el 12 de junio. ¿Cómo ve ese encuentro?

Creo que el encuentro será una continuación de la declaración que las dos Coreas firmaron en Panmunjom. La principal expectativa es que se empiecen a sentar las bases para el inicio de la negociación. Son muchos temas, es un conflicto complejo, pero acompañaremos el proceso, para que ellos vean que el mundo entero también los está mirando.

¿Cómo describe la frontera entre las dos Coreas?

Panmunjom es una zona fuertemente custodiada por militares. En el puente no se puede tomar fotos, ni filmar. Miras alrededor y solo ves verde, pero sabes que ese verde está rodeado de minas antipersonales -porque en este momento hay aproximadamente un millón de minas antipersonales que separan a las dos Coreas,- y hacia la frontera ves los techos azules,  esas son bases militares. Es bastante tensionante.

Zona desmilitarizada de Corea

En medio de la Zona desmilitarizada se encuentra el poblado de Panmunjom, lugar donde se reunieron Kim Jong-un y Moon Jae-in.

Foto:

Jung Yeon-Je/Pool / Reuters

¿Cuáles temas cree que se tienen que discutir como parte de un eventual proceso de paz entre las dos Coreas?

No queremos una nueva guerra de Corea. Queremos un acuerdo de paz ya, a través de un acuerdo negociado. Esto implica garantizar una península coreana libre de armas nucleares por un mundo libre de armas nucleares. Además les pedimos que la zona fronteriza desmilitarizada que cruzamos sea en verdad una zona desmilitarizada,  y queremos que, como parte del proceso de paz, se dé un intercambio de civiles entre los dos países, para garantizar un reencuentro de familias que fueron separadas por la guerra.

Exigimos también que las mujeres sean incluidas dentro del proceso, por una paz equitativa y respetuosa de los derechos. Hay un tema importante, y es el exigir justicia frente a los crímenes contra las mujeres que se han realizado, en particular ante las coreanas sobrevivientes de esclavitud sexual durante la Segunda Guerra Mundial por parte de Japón. Ellas tienen que ser reparadas.

¿Sirve la experiencia de un proceso de paz en Colombia para llegar a la paz entre las dos Coreas?

Colombia tiene mucho que aportar porque no solo logramos firmar un acuerdo de paz, sino por todo por todo lo que el acuerdo representó. Con ese respaldo internacional y la imagen que tenemos ante el mundo por finalizar, de forma pacífica, un conflicto de más de 60 años, se tiene que dar un ejemplo frente a las dos Coreas de que esto sí se puede lograr y que para ello se necesita contar con el trabajo y con la participación activa de las mujeres.

No creo que exigir la desnuclearización antes de comenzar el proceso sea una decisión acertada. A los dirigentes con quienes nos reunimos les dije que el proceso gradual de desarme nuclear debe ser una parte del diálogo, más no una garantía para comenzarlo. En Colombia iniciamos el diálogo sin tener un cese al fuego y esto es algo que es difícil de manejar pero lo logramos. Esto podría ser un impedimento al proceso, que ya comenzó, y que tiene toda la presión internacional para que avance.

¿Cómo ven las mujeres en Corea del Norte este proceso?, ¿cómo pueden involucrarse en el mismo?

'Women Cross the DMZ'  tiene comunicación con varias ONG de mujeres en Corea del Norte, pero esa comunicación se ha debilitado por las mismas restricciones que tiene la política del régimen norcoreano. Ellas consideran que es importante que, además de estar en el proceso de negociación -que es una prioridad fundamental-, se debe garantizar que los derechos de las mujeres y la participación de las mujeres esté allí.

Este es un gran reto, y es ahí donde Colombia puede mostrar su experiencia frente al proceso de paz, que ha sido destacado por incluir el tema del género y los derechos de las mujeres, que demuestra cómo sí se puede avanzar.

CAMILA GRANADOS PÉREZ
Redacción Internacional

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA