Asia

Desnuclearización y paz, temas claves de cumbre entre las dos Coreas

Kim Jong-un se convirtió en el primer gobernante de su país en cruzar al Sur desde la guerra.

Kim Jong-un y Moon Jae-in

Kim Jong-un y Moon Jae-in cruzaron la línea de demarcación militar que divide a las dos Coreas, posaron para las cámaras y se dirigieron al edificio de la Casa de la Paz.

Foto:

EFE

26 de abril 2018 , 11:25 p.m.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano Kim Jong-un se dieron un apretón de manos hoy (ayer hora colombiana) en la línea divisoria entre ambos países, en la zona desmilitarizada, un gesto lleno de simbolismo que dio inicio a una cumbre histórica, que estará centrada en la desnuclearización de Pionyang y la paz de la península.

“Estoy feliz de conocerlo”, dijo el mandatario surcoreano a Kim, que este jueves se convirtió en el primer gobernante de su país en cruzar al Sur desde la guerra (1950-1953). Durante el saludo, Moon también pisó brevemente el territorio norcoreano. Esta reunión es la tercera cumbre intercoreana, después de los dos encuentros que celebrados en Pionyang, en el 2000 y en el 2007, y marca un punto de inflexión tras un acercamiento diplomático que siguió a un periodo de alta tensión en la península.

Kim cruzó a pie la frontera con un semblante sonriente, fue recibido por una guardia de honor y junto al presidente surcoreano recorrió a pie la distancia hasta la Casa de la Paz en Panmunjom, un edificio situado en el lado sur de la zona de seguridad conjunta y único punto de la frontera en donde se ven las caras los militares de estos dos países. Allí se firmó el armisticio de 1953.

Presidentes de Corea del Norte y del Sur

Moon Jae-in, presidente de Corea del Sur, y Kim Jong-un, de Corea del Norte, caminan durante el histórico encuentro de este viernes.

Foto:

REUTERS

“Una nueva historia comienza ahora, el punto de partida de la historia y una era de paz”, escribió Kim en el libro de visitas de la Casa de la Paz.

Se espera que después de esta cumbre, Kim se reúna también con el presidente estadounidense, Donald Trump, posiblemente en el mes de mayo o junio. La aproximación de EE. UU. a Corea del Norte está ahora en manos del nuevo secretario de Estado, Mike Pompeo, quien fue confirmado ayer en su cargo por el Senado y enviado en una misión secreta a Pionyang para reunirse con Kim en preparación del encuentro.

De hecho, la Casa Blanca dijo este jueves que espera que la cumbre intercoreana logre “avances hacia un futuro de paz y prosperidad para toda la península de Corea”.

El tema del arsenal nuclear de Corea del Norte estará en el centro de la agenda de la cumbre, después de que el país logró un rápido avance de su tecnología bajo el mandato de Kim, que heredó el poder tras la muerte de su padre en el 2011.

En el 2017, el líder norcoreano realizó su sexta prueba nuclear, la más potente hasta la fecha, y lanzó misiles que son capaces de alcanzar EE. UU., lo que acrecentó la tensión entre Kim y Trump, que intercambiaron amenazas e insultos.

Corea

Los mandatarios mantienen conversaciones en la Casa de la Paz.

Foto:

EFE

Los Juegos Olímpicos de Invierno en Pieonchang, en el Sur, marcaron el inicio de una distensión palpable en este encuentro. El sábado pasado, Kim anunció una moratoria en los ensayos nucleares y los lanzamientos de misiles balísticos de largo alcance, y afirmó que se cumplieron los objetivos.

Sin embargo, el jefe de la presidencia surcoreana, Im Jong-seok, advirtió este jueves que el panorama que espera a los dos líderes no es fácil. “Alcanzar un acuerdo de desnuclearización en un momento en que los programas nucleares y de misiles intercontinentales (ICBM) de Corea del Norte están tan avanzados va a ser fundamentalmente diferente de la naturaleza de los acuerdos alcanzados en la década de 1990 y principios de 2000. Esto es lo que hace esta cumbre más difícil”, explicó el funcionario.

Pionyang pide garantías, que no han sido especificadas, a cambio de deshacerse de su arsenal. En el pasado, el apoyo de Corea del Norte a una desnuclearización de la península Coreana ha sido una expresión para referirse a la salida de las tropas estadounidenses estacionadas en Corea del Sur y el fin del paraguas nuclear que Washington presta a su aliado.

Según explicó a la AFP el profesor John Delury, de la Universidad de Yonsei, las dos Coreas “pueden hacer mucho más para la paz que para la desnuclearización”. El experto aseguró que el comunicado conjunto emitido tras la cumbre va a dar la oportunidad de “analizar cada palabra, leer entre líneas y mirar qué cosas no están”.

EFE y AFP

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA