Mundial Rusia 2018

El gran enigma: ¿qué le pasó a Lionel Messi?

El ‘10’ de Argentina hizo una presentación mediocre en la derrota 3-0 frente a Croacia.

Lionel Messi

Lionel Messi, jugador argentino.

Foto:

AFP

22 de junio 2018 , 08:25 p.m.

En medio de la hecatombe argentina, otra debacle se está llevando la atención mundial: la de Lionel Messi. Nadie acierta a decir qué le sucede en la cancha, pero todos coinciden: al ‘10’ le pasa algo serio, el mejor jugador del mundo no puede ser lo que se vio hasta ahora en el Mundial.

La selección juega como si Messi no existiera

Es cierto lo que dijo ayer Jorge Valdano: “La selección juega como si Messi no existiera”. En el primer tiempo ante Croacia, Messi recibió 11 pases de sus compañeros, ninguno se la entregó más de dos veces y el mejor jugador del mundo tocó la pelota 20 veces en total. Y era curioso, porque mientras el partido fue partido, la Argentina mostró trazos de algo llamativo: se las arreglaba para jugar sin Messi. El problema es que eso es una locura teniendo a Messi.

Messi jugó ayer como si no estuviese en su cuarto Mundial. Le dolerá a aquellos que con razón sostienen que el rosarino es mejor que Cristiano Ronaldo, pero no por ello deja de ser verdad: el portugués mostró, en apenas un partido, todo lo que se le reclama al Messi vestido de celeste y blanco. Todo lo que ayer no se vio.

El infausto penal fallado ante Islandia fue un antes y un después para el ‘10’, que a partir de ese error se autoflageló públicamente –“me hago cargo”– y entró en una espiral depresiva.

Del búnker de la selección llegaban noticias de que su ánimo seguía siendo sombrío, y la pregunta surgía natural: ¿tan mal estaba Messi por errar un penal? Falló varios en su carrera, de hecho cuatro de los últimos siete que había lanzado. ¿Puede un hombre de tanta experiencia y recursos futbolísticos hundirse de tal manera ante lo que no deja de ser una posibilidad en el deporte?

El problema, si es que se lo puede definir así, es que Messi creció acostumbrado a ser el salvador de todos sus equipos. De chico recibía un alfajor por cada gol, y llegaba a meterlos (y comerlos) a más de media docena por partido para dar vuelta a situaciones complicadas. Ese Messi no existe más, como tampoco el de los arranques eléctricos y vertiginosos que convertían en tierra arrasada las defensas rivales.

El Messi de hoy es otro, un “caminador” que a los 31 años filtra pases y busca el momento justo para escurrirse él entre los defensas. No tiene la energía ni la vitalidad de antaño. El Messi de hoy es ese al que, un día antes de la hecatombe croata, el diario inglés The Guardian cuestionó como futbolista, por primera vez que se recuerde en la prensa anglosajona.

Sus números revelan un rendimiento de bizarra y sedentaria monotonía

“Sus números revelan un rendimiento de bizarra y sedentaria monotonía”, escribió el medio. Entre las cifras que destacó están los 7,61 kilómetros que corrió ante Islandia –“menos que cualquier otro jugador de campo en 90 minutos”– y el dato de que, sin pelota, se movió menos que los dos arqueros.

El capitán de la selección encaró solo 17 sprints y nunca superó los 25 kilómetros por hora corriendo, a un mundo de distancia de los 34 de Cristiano Ronaldo y más lento incluso que veteranos como David Silva y Andrés Iniesta o un mediocampista como Sergio Busquets.

Todo fue incluso peor ante Croacia, y la solución no pasa por lo que dio a entender Diego Maradona desde la tribuna, al hacer el gesto de unos testículos gigantes. Le pedía más fuerza a la selección, seguramente también a Messi.

Nadie vería excesivo que pusiera un poco más de garra en situaciones como las de ayer, pero es una incógnita lo que pasa por la cabeza del ‘10’ en partidos de desarrollo tan extraño y trágico como el de Nizhny Novgorod.

¿Cree acaso que todo esto ya no tiene sentido, que la selección es un caso perdido? Quizás por eso este jueves, cuando sus compañeros lo necesitaron, progresivamente dejaron de encontrarlo. No es su culpa, en cambio, que tras 14 años en la selección se siga hablando de cómo aprovecharlo. Fallaron los demás mucho más que él. Y de no ser por él, la Argentina no habría superado las eliminatorias y llegado a Rusia.

Tener a Messi, ese regalo que el dios del fútbol le dio a la Argentina, y no saber qué hacer con él fue siempre un problema. Ahora se suma otro: la situación del propio Messi. Es como si tampoco él supiera qué hacer consigo mismo.

Lo dio a entender Diego Simeone con una inquietante pregunta en los segundos finales del ya megaviralizado audio que se filtró: “Si vos tenés que elegir a Messi o (Cristiano) Ronaldo para un equipo normal, ¿a quién elegirías?”.





Sebastián Fest 
ENVIADO especial LA NACIÓN
(ARGENTINA)

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA