Mundial Rusia 2018

Cuadrado, un hombre de fe que ilumina a la Selección Colombia

Superó una lesión que comprometió su Mundial. Contra Polonia sacó a relucir su mejor juego.

Optimismo y alegria es el ambiente de ColombiaOptimismo y alegria es el ambiente de Colombia
Juan Guillermo Cuadrado

AFP

27 de junio 2018 , 07:53 a.m.

Es religioso. Muy religioso. Su vida es mística y su juego, milagroso. Juan Guillermo Cuadrado da su testimonio, su experiencia, en las canchas del Mundial de Rusia. Fue sacrificado en Saransk contra Japón cuando fue relevado cuando, por la expulsión de Carlos Sánchez, el técnico decidió desterrarlo del partido. Fue redentor en Kazán contra Polonia cuando fue la luz reveladora en la derecha y hasta hizo llover un gol del cielo.

Después de la magnífica y urgente victoria 3-0 del domingo pasado, Cuadrado escribió en su cuenta de Twitter: “Gracias Señor JESUCRISTO, porque no somos nosotros; es la gracia de Dios en nosotros”.

El fútbol de Cuadrado, ese día, fue una verdadera revelación. Se hizo dueño absoluto de la banda derecha primero asegurándola y luego galopándola: fue uno de los que más corrió en ese partido. Recorrió 10 kilómetros y 23 metros, realizó 34 piques (sprints), alcanzó un máximo de velocidad de 32,4 kilómetros por hora… ¡Un rayo!

Esos números son solo, quizás, la ‘comprobación científica’ de su fuego sagrado. El del domingo es el mejor partido que se le recuerde en el último año (quizás, en más, seguro) con personalidad, velocidad, gambeta, pase y gol. Cuadrado es uno de los ‘cuatro evangelistas’ que cuentan las maravillas de esta Selección Colombia con James, Falcao y Ospina. Ellos son los pilares máximos, las referencias más notorias, del equipo.

Su calvario

Cuadrado vivió un calvario para jugar el Mundial. Una difícil pubalgia le impidió tener un semestre tranquilo y de competencia constante. Su dolor empezó antes, en noviembre del año pasado, cuando en los partidos amistosos de la Selección contra Corea y China le fue diagnosticada la lesión que en un principio causó incredulidad en Juventus, su equipo, en Italia.Jugó un par de veces en diciembre hasta que el dolor le pudo más y lo incapacitó: en la víspera de Navidad jugó el último partido del año.

La dolorosa inflación en la parte derecha del pubis y el imparable conteo regresivo del Mundial de Rusia hicieron que Cuadrado se sometiera a un riguroso procedimiento médico: el 30 de enero la doctora Ulrike Muschaweck lo operó en su clínica en Alemania. Su novedosa técnica, considerada como una "pequeña cirugía", consiste en un bloqueo que interrumpe la conducción nerviosa del dolor.

Vinieron entonces dos meses de intensa rehabilitación, de juiciosa recuperación, de sacrificios y cuidados. Estaba consciente de que cada día desaprovechado era un día menos en su objetivo de ponerse la camiseta de Colombia en Rusia.

Pasaron tres meses mal contados, pasaron 98 días para que volviera a jugar un partido de alta competencia: el 31 de marzo, en el minuto 15 del segundo tiempo del partido contra Milán volvió a clavar los taches de sus guayos en la cancha. Hizo gol. ¡Aleluya! ¡Bendecido en su regreso! De ahí en más sus apariciones en juegos para llegar al Mundial se contaron rápido: ocho en la Serie A italiana, uno en la Copa de Italia, otro en la Liga de Campeones…

Su testimonio

Cuando no tienes ese ritmo de competencia sí te cuesta un poco, pero cuando estás en la Selección se te olvida todo

“Cuando no tienes ese ritmo de competencia sí te cuesta un poco, pero cuando estás en la Selección se te olvida todo. Vine de un momento difícil, pero nunca perdí la confianza en nuestro Señor Jesús: cuando somos más débiles él nos va perfeccionando y nos da la fuerza que a veces nosotros no tenemos", le contestó ayer a EL TIEMPO en Kazán, cuando se le preguntó sobre esa inactividad y su milagro del domingo contra Polonia.

Creo que son cosas que pasan y que te ayudan a mejorar, a cada día preciar mucho más lo que Dios te ha dado

“Siempre es muy importante mantenerse con ese pensamiento positivo, en esas situaciones vienen muchas cosas a la cabeza pero es tener una buena actitud y me ha dado el don de mantenerme bien. Creo que son cosas que pasan y que te ayudan a mejorar, a cada día preciar mucho más lo que Dios te ha dado. Estuve un poco triste pero me sirvió para organizar muchas cosas en mi cabeza, disfrutar con mi familia y eso es algo muy bonito. Cuando se viene a la Selección es a darlo todo por la camiseta”, agregó este atleta de Dios.

Este jueves, Colombia tendrá que repetir su parábola de triunfo para seguir su misión en el Mundial. Senegal es el rival. Y Colombia tiene en la derecha a un arcángel de pelo ensortijado, que eleva sus 71 kilos con las luz y toca la trompeta de la victoria.
Cuadrado es un hombre de 30 años tan profundo en sus creencias como en su juego, un hombre de fe y en el que Colombia tiene puesta su fe para derrotar a Senegal y seguir predicando el juego de la Selección en el Mundial. Que así sea…




GABRIEL MELUK
Enviado Especial de EL TIEMPO
Kazán
En twitter: @MelukLeCuenta

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA