Mundial Rusia 2018

Así se desactiva al acorazado Lewandowski

Marcarlo como una sombra, desconectarlo y anticiparlo, lo que debe hacer Colombia.

Robert Lewandowski

Robert Lewandowski, delantero polaco.

Foto:

EFE

23 de junio 2018 , 05:33 p.m.

El arma de Polonia es un acorazado. Robert Lewandowski es un buque de 1,85 metros y 80 kilos de músculo y tendones, artillado con una batería de cañones en su pierna derecha de gran calibre. Mencionar solo su nombre provoca pesadillas.

Lewandowski comanda la armada polaca que este domingo enfrenta a Colombia en la batalla por la sobrevivencia en el Mundial de Rusia. No hay consigna diferente para ninguno de los dos bandos. Es a vencer o morir. Ambos vienen de perder en la primera fecha del grupo H de manera sorpresiva y por el mismo marcador (2-1): Japón liquidó a Colombia, y Senegal, a Polonia.

Polonia no pudo detonar su poderosa arma en la primera jornada. Lewandowski fue controlado por los senegaleses que aplicaron paso a paso el manual de máxima alerta y seguridad para desactivarlo. Sus procedimientos defensivos fueron minuciosos y cumplidos al máximo rigor, minuto a minuto.

Las cifras lo demuestran. La primera y más importante de ellas, es que no hizo goles. El acorazado no pudo estallarles su red. ¡Misión cumplida! El poderoso ariete del Bayern Múnich fue celado en primera persona por el potente zaguero Kalidou Koubaly, una mole de 1,95 metros y 90 kilos de fibra, del Napoli italiano.

Y, como si fuera poco, Lewandowski fue cercado, además, en un cuadrado que le armaron con el otro central, Salif Sané, y los dos volantes de marca, Alfred Ndiaye y Idrissa Gana Gueye (véase gráfico).

Lewandowski apenas tuvo dos remates en todo el partido: uno cruzado, destemplado y sin riesgo, a los 23 minutos del primer tiempo, y un tiro libre más colocado que fuerte y que despejó, volando, el portero Alfred Ndiaye.

Senegal siguió al pie de la letra el manual de 4 puntos de cómo controlar a Lewandowski:

‘Encimarlo’: cuando recibió, Koubaly estaba muy cerca de él, lo más posible, encima. No lo dejó pensar, no le dio tiempo. No lo dejó voltear, por lo cual terminó de espaldas al arco. El senegalés fue una sombra del polaco y nunca se le escapó.

Seguridad aérea: es básica la responsabilidad personal para marcarlo en pelotas quietas. Por su estatura es un peligro con la pelota en el aire. Se debe tener firmeza, potencia y concentración en el uno contra uno.

Anticiparlo: Lewandowski se mueve muy bien. Ocupa los espacios vacíos con facilidad. Como artillero de raza, huele el lugar al que va a llegar la pelota un instante antes. Los senegaleses jugaron con su intención de movimientos antes de que se conectara con el balón.

Desconectarlo: Senegal aplicó una vieja fórmula; prevenir. Para no tener que controlarlo, impidieron que la pelota le llegara con cerrado juego de presión en las bandas para evitar que se la lanzaran por lo alto, y desconectaron el circuito terrestre de habilitación del medio campo. ¡Lo aislaron!

Así fue como Senegal frenó al acorazado Lewandowski, el líder de la armada polaca. Una tarea que Colombia tendrá que sortear con igual éxito si quiere continuar con vida en el Mundial.

GABRIEL MELUK
Enviado especial de EL TIEMPO
Kazán
En Twitter: @MelukLeCuenta

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA