Lecturas Dominicales

Nombrar el presente

Reseña de la última novela del autor colombiano Antonio Ungar, 'Mírame'.

Antonio Ungar

'Mírame', Antonio Ungar. Anagrama. 192 páginas. $70.000.

Foto:
15 de abril 2018 , 09:00 a.m.



Algunos escritores –con mayor o menor acierto– han pilotado la responsabilidad de diagnosticar, reflexionar y escribir sobre su presente. Sea lo que eso signifique –curiosidad, política, oportunismo, compromiso–, la demanda existe y algo habrá que hacer con ella. Antonio Ungar (Bogotá, 1974) es uno de esos escritores que se lanzaron a la marea del presente, para nadarla y entender desde adentro sus convulsiones; dándoles un nombre y un lugar a sus inquietudes.

En su más reciente novela, Mírame (Anagrama), ha optado por describir la vida de un xenófobo francés que advierte cómo su país se “desmorona” por culpa de la inmigración, al tiempo que se enamora de la joven hija (Irina) de una familia de inmigrantes que se ha mudado al barrio donde vive. Mientras trabaja en un proyecto que restaurará el orden y la pureza perdidos de esa “Europa en cenizas”, obsesivamente registra en su diario los pormenores de su vida y del espionaje a la vida de Irina (instala cámaras en su cuarto y en el baño). Lo particular de este diario es que también es una carta abierta a su hermana muerta, quien fue la inspiración para empezar a escribirlo: “Eva, mi adorada Eva, hermanita dulce, destinataria única de estas palabras, muerta demasiado pronto”.

La estructura del diario, hecha de fragmentos y vacilaciones, de ideas a medio camino o de narraciones completas, permite a este narrador en primera persona, obsesivo con el tiempo y con la precisión de las palabras, automedicado y puntilloso, llevarnos de la mano por su cotidianidad, es decir: por su rutina mental y física. Este narrador, que a veces es tierno, lúcido, sensible, pero a la vez rabiosamente violento y xenófobo, es el punto más alto de la novela. Así como podemos odiarlo y distanciarnos tajantemente de su patética mirada de la realidad (de su desprecio por lo diferente, de su ignorancia de la historia y sus implicaciones), también es posible reconocernos tímidamente en su rúbrica paternal. En su posición de hermano y novio, oscilando entre Eva e Irina, nuestro narrador se adensa y gana complejidad, capas de sentido. Se nos muestra ambivalente, mestizo en sus deseos, como si su mente y su cuerpo fueran un espacio en contienda permanente.

Antonio Ungar

Antonio Ungar, autor bogotano.

Foto:


Si bien el discurso principal de Mírame se vertebra en una reflexión sobre la xenofobia y la inmigración, justo este predicado es uno de sus flancos más débiles. En este punto la novela tiende a aplanarse y a ser sospechosamente explícita. No hay subtextos fuertes ni compartimientos que se puedan abrir para mostrarnos la verdadera complejidad del tema o nuevos sentidos –un asunto que tiene muchas aristas, posibles lecturas, conflictos, dobles fondos–.

A diferencia del narrador conflictuado y dueño de una épica personal que reconocemos en la relación/tensión sexual con Irina, o en esa inquietante erótica de la ventana con la que espía al mundo desde su apartamento, en los apartes que atañen a la reflexión migratoria el narrador –y por ende la trama– se privan de segundas lecturas y nos decretan el sentido. ¿De qué estructuras mentales se nutre el odio? ¿Cuáles son los matices de la xenofobia? ¿Hay claroscuros en el racismo, en la mirada sin fisuras de quien cree que el mundo está hecho sólo para él?

Tampoco es que estas inquietudes demanden una narración más ensayística –esta novela, entre otras cosas, demuestra que Ungar es un excelente narrador– sino que abogan por una multiplicación del sentido del discurso que subyace en la escritura. Toda verdadera revolución literaria duerme y se despierta en la frase: en ella se refugian, en forma simultánea, la tradición y sus epígonos, la descripción del mundo y el fuselaje de la teoría (forma y fondo, o como lo queramos llamar). Y es en la composición de la frase donde Ungar falla pero también sale airoso. Donde yerra o se redime. Pero esto es normal. A este riesgo es a lo que todo escritor serio debería apostar.


LECTURAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA