Lecturas Dominicales

El regreso de Leonardo Padura

El libro del autor cubano no es solo su retorno, sino también el de su personaje emblemático: Conde.

Leonardo Padura

Reseña de 'La transparencia del tiempo', la novena entrega de la historia protagonizada por Mario Conde.

Foto:

Yomaira Grandett.

11 de febrero 2018 , 09:00 a.m.

La relación existe entre los lectores y Mario Conde –el personaje central de los libros del escritor cubano Leonardo Padura, que fue teniente y ahora es vendedor de libros viejos e investigador por cuenta propia– se hace cada vez más estrecha. Conde, que nació para la literatura en la novela Pasado perfecto (1991), se ha convertido con el paso de los años y de las páginas en lo que Fernando Savater llama un “carácter literario”: un ser que, gracias a la sabiduría narrativa del autor y a su capacidad de significación, se ha instalado en la memoria de sus lectores con tanta fuerza que se ha vuelto autónomo. Ha pasado a ser un habitante más de la cotidianidad. Un ciudadano.

Esto último es, a mi modo de ver, fundamental en la caracterización del personaje. Mario Conde es un habitante de su tiempo y espacio. Un testigo de su época. Uno más. Un ser que vive, padece y disfruta; que sufre la época, el país y el sistema que le tocó vivir, aquel en el que eligió quedarse: la Cuba revolucionaria.

Conde, que nació para la literatura en la novela Pasado perfecto (1991), se ha convertido con el paso de los años y de las páginas en lo que Fernando Savater llama un “carácter literario”.

Leonardo Padura, su creador, es un “testigo del pasado de Cuba”, hecho que lo convierte en un autor con la “responsabilidad civil” de contar sus historias al mundo. Y es en este punto donde se produce el maravilloso encuentro entre el autor y sus lectores: en la vida cotidiana de un habanero agobiado y triste, “cabrón recordador”, fiel a sus amigos y a los suyos, y, por sobre todas las cosas, empecinado en “que los hijos de puta no se salgan con la suya impunemente”. Seguimos a Conde, no sólo en sus recorridos por la ciudad, sino en su transcurrir por el tiempo. Cambiamos y envejecemos con él. Somos cada vez distintos y otros con él. Somos sus testigos. Este es el inmenso privilegio que tenemos sus lectores a lo largo de las nueve novelas que hasta hoy componen la historia (Pasado perfecto, Vientos de cuaresma, Máscaras, Paisaje de otoño, Adiós Hemingway, La cola de la serpiente, La neblina del ayer, Herejes y, recién publicada, La transparencia del tiempo). Los lectores hemos documentado el transcurso de una vida y de una sociedad. Hemos cambiado y envejecido con Conde. Somos el amigo que, desde la esquina o la ventana, ve cómo todo cambia.

Después de cinco años de espera llega una entrega más de este tiempo compartido: La transparencia del tiempo. Mario Conde cumple sesenta años. Asistimos con él a “la obscena llegada de la vejez”. Junto a él nos decimos: “(…) ¿qué tenía?, ¿qué legaría? Nada de nada. ¿Y qué le esperaba? La misma nada al cuadrado o algo peor”. El reencuentro con un viejo compañero de instituto y la búsqueda de la estatua de una virgen negra que le han robado abren las puertas de una historia que siempre es más de lo que parece y suponemos; un acontecimiento que nos permite reflexionar sobre la relación entre el hombre y la historia, entre el individuo y el poder, y, ante todo, sobre el paso implacable de los años y la recapitulación de una vida.

Leonardo Padura

'La transparencia del tiempo', Leonardo Padura. Tusquets. 440 páginas. $49.000.

Foto:

Así como Mario Conde, Padura ha cambiado también. Se ha vuelto más preciso, más cauteloso, más observador y, lo principal, más ambicioso. El salto narrativo que existe desde la primera novela hasta esta última es prodigioso. Ha comprendido que desde Mantilla, su reparto, no sólo se puede ir a La Habana sino también al mundo entero, a todas las épocas, porque se puede “pensar que esta historia cubana de ahora mismo tiene que ver con todo eso y con la toma de Jerusalén y la parafernalia de los grandes poderes ocultos. ¿Aquí, en Cuba, con este calor y todo lo que cuelga?”. La transparencia del tiempo es una prueba más de que estamos ante uno de los grandes escritores latinoamericanos de ayer, de hoy y del porvenir.


LECTURAS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA