Lecturas Dominicales

Así sonó Mayo del 68

El periodista Eduardo Arias hace un recorrido por la música que marcó esta fecha. 

Mayo de 68

Mayor de 68 tuvo su banda sonora. Canciones de rock y pop que sonaron en todo el mundo. De los Rolling Stones, los Beatles (en la foto) o Janis Joplin, a Léo Ferré, Georges Moustaki o Jacques Dutronc.

Foto:

AFP

13 de mayo 2018 , 09:00 a.m.

Ha pasado medio siglo y todavía retumban los ecos de Mayo de 1968, un movimiento político, filosófico y estudiantil que tuvo lugar en un año que resultó muy convulsionado en el mundo entero: Vietnam, Memphis, Praga, Los Ángeles, Chicago, Ciudad de México y, por supuesto, París.

Por esa razón, en la banda sonora de aquel movimiento se mezclan canciones inspiradas en los sucesos que marcaron ese año. Las que provienen del universo del rock y del pop, el de más alcance entre la juventud del mundo; pero también en las canciones del Mayo francés, mucho menos conocidas y divulgadas, que se oyeron en aquellos dos meses en que París estuvo paralizada por las protestas. Varias de ellas fueron himnos que se cantaron durante las jornadas de Mayo de 1968.

La lista la preside Il est cinq heures, Paris s'éveille (Son las cinco, París despierta), que interpretó Jacques Dutronc. Este tema se convirtió en el himno francés de Mayo del 68. Durante las manifestaciones, miles de gargantas corearon “¡París despierta, París despierta!”

En un lugar de honor está Ma liberté (Mi libertad), canción de Georges Moustaki, que se había publicado en 1967 y caía como anillo al dedo: «Mi libertad, has sido tú quien me ha ayudado a soltar amarras para ir no importa adónde, para llegar al final de los caminos del azar, para arrancar, soñando, una rosa de los vientos de algún rayo de luna”.

Durante las manifestaciones, miles de gargantas corearon “¡París despierta, París despierta!”


El 10 mayo –conocido como la Noche de las Barricadas–, Léo Ferré, uno de los más importantes y prolíficos cantautores franceses, interpretó en la Mutualité pour la Fédération Anarchiste por primera vez Les Anarchistes (Los anarquistas):

“Tienen una bandera negra que se burla de la esperanza
y la melancolía para avanzar en la vida,
cuchillos para cortar el pan de la amistad
y oxidadas armas para no olvidar
que solo hay uno entre cien y, sin embargo, existen,
y que se mantienen firmes, codo a codo,
dichosos y por ello siempre en pie: los anarquistas”.


Otro tema que vio la luz en mayo de 1968 (más exactamente el 9) fue La cavalerie (La caballería), la primera grabación de Julien Clerc, muy bien recibida por los manifestantes de las jornadas de París.

“Como en las películas heroicas
En los momentos más difíciles
Cuando todo se desmorona en mi vida
Cuando todo parece comprometido
Yo escucho la caballería
Yo pienso en la caballería”.

En La Sorbona, el cantante y actor Renaud Séchan cantó Crève, salope (Revienta, cabrona, en referencia a la boca de su padre), una canción que jamás se grabó en disco.

“Venía de manifestarme en el barrio.
Llego a casa cansado, agotado.
Mi padre me dice: buenas noches, chiquillo, ¿cómo te va?
Yo le respondí: ¡cierra la boca!, asqueroso estúpido,
no es asunto tuyo”.

Mayo de 1968 no solo impactó a izquierdistas y anarquistas. Claude Nougaro, un exlegionario, se indignó tanto por la represión de la policía que escribió Paris mai (París mayo), vetada en la radio y la televisión.

Mayo de 1968 no solo impactó a izquierdistas y anarquistas.

Georges Moustaki

Georges Moustaki

Foto:

AFP

Jacques Dutronc

Jacques Dutronc

Foto:

AFP

Julien Clerc

Julien Clerc

Foto:

AFP

Léo Ferré

Léo Ferré

Foto:

AFP

El rock

La banda sonora de aquel año debe comenzar con Street Fighting Man (Luchador callejero). Esta canción de los Rolling Stones apareció en diciembre de 1968, en el álbum Beggar's Banquet (El banquete de los vagabundos) y está inspirada en los sucesos del Mayo francés, así como en otras revueltas que ocurrieron en aquellos años y, en particular, en 1968.

En ella, Mick Jagger canta:

“En todas partes oigo el sonido de pies que cargan y marchan, muchacho.
Porque el verano está aquí y es el momento correcto para pelear en la calle, muchacho.
Pero qué puede hacer un pobre muchacho.
Salvo cantar en una banda de rock and roll.
Porque en la adormilada ciudad de Londres
No hay lugar para un luchador callejero.
¡Oye! Pienso que es el momento correcto para una revolución del palacio.
Pero donde vivo se practica el juego del mutuo acuerdo
Pero qué puede hacer un pobre muchacho (...)
¡Oye! Di mi nombre, que es un llamado al disturbio.
Hablaré fuerte y gritaré, mataré al rey, humillaré a todos sus sirvientes
Pero qué puede hacer un pobre muchacho (...)”


Un detalle de este texto es que los Rolling Stones parafrasearon un verso de la canción Dancing in the Street (Bailando en la calle), de Martha and the Vandellas, que dice: “Ha llegado el verano, y el momento es correcto para bailar en las calles”. Esta canción fue uno de los grandes éxitos de la agrupación y a Mick Jagger le bastó cambiar la palabra “bailar” por “luchar” para captar el espíritu de ese año. Sin embargo, además del llamado a la revolución, en el coro se reflejan la desazón y la impotencia que dejaron las revueltas de París, Praga, Chicago y Ciudad de México cuando las fuerzas del orden lograron imponerse.


En ese mismo álbum de los Rolling Stones aparece Sympathy for the Devil (Simpatía para el diablo), una canción en la cual Lucifer canta en primera persona. Aunque sus referencias van desde los reyes y reinas hasta las divisiones panzer que avanzaron por Europa y África del Norte entre 1940 y 1942, uno de sus versos está directamente relacionado con aquel convulsionado año:

En el coro [de Street Fighting Man] se reflejan la desazón y la impotencia que dejaron las revueltas de París, Praga, Chicago y Ciudad de México cuando las fuerzas del orden lograron imponerse.

Los Beatles, y más exactamente John Lennon, dejaron muy en claro cuál era su opinión frente a las revueltas en la canción Revolution (Revolución), que había aparecido unas pocas semanas antes como lado B del disco sencillo Hey Jude. Lennon se apartaba de las tesis de quienes promovían la destrucción del orden establecido para iniciar un mundo nuevo.

“Dices que quieres una revolución.
Vaya, tú sabes.
Todos queremos cambiar el mundo.
Me dices que es evolución.
Vaya, tú sabes.
Todos queremos cambiar el mundo.
Pero cuando hablas de la destrucción
Sabes que no puedes contar conmigo”.


En estos tiempos que corren y en estas latitudes, su actitud le habría valido el calificativo de “tibio”.

Lennon se apartaba de las tesis de quienes promovían la destrucción del orden establecido para iniciar un mundo nuevo

No puede faltar en este recuento el tema musical (porque canción no es) que mejor refleja el pandemonio de aquel año plagado de consignas, órdenes y contraórdenes. Se trata de Revolution No. 9, de los Beatles. Decir “de los Beatles” es un tanto despistador, pues esta composición de ocho minutos y veintiún segundos de duración no es una canción sino un collage de fragmentos musicales, voces, bucles de cintas y efectos sonoros manipulados en el estudio. Al frente de esta obra, muy en el espíritu de la música de vanguardia tan en boga en ese momento, estuvo John Lennon, quien contó con aportes menores de George Harrison y Ringo Starr. Esta desconcertante obra, tan ajena al mundo del pop, retrata disturbios, manifestaciones, pero también los sonidos de la guerra.

El aporte colombiano a esta revista musical es la canción Si la guerra es buen negocio, invierte a tus hijos, que el grupo Los Speakers publicó en aquel 1968 en su álbum Los Speakers en el maravilloso mundo de Ingesón (Ingesón es el nombre del estudio bogotano donde grabaron el álbum) y que en una de sus estrofas dice lo siguiente:“Si la guerra es buen negocio, invierte a tus hijos.
Llévalos al frente a asesinar a sus hermanos.
Con una medalla te podrás lavar las manos.
Y muy orgulloso les dirás a tus gusanos:
- ¡Hola, qué tal!
- ¡Hola! ¿Por qué tanta felicidad?
- Oí que la guerra mató a muchos, ¡lo acaban de condecorar!
- Pero qué fantástico, ¡quién tuviera un hijo así!
Si la guerra es buen negocio, invierte a tus hijos.
Háblales del odio que tú llevas escondido.
Hasta cuándo seguirás siendo tan estúpido.
Con tu forma de pensar, paz no habrá en el mundo”.

Janis Joplin

Janis Joplin

Foto:

AFP

Mick Jagger

Mick Jagger

Foto:

AFP

Los Rolling Stones

Los Rolling Stones.

Foto:

AFP

Los ecos del 68

La banda sonora podría completarse con algunos temas de 1969 y 1970 que se refieren a aquel año turbulento, que en Estados Unidos se prolongó por lo menos hasta 1972, y en otros rincones del planeta, como América Latina, perduró hasta bien entrada la década de los años 70.

En 1969 todavía estaban muy frescos los sucesos del año anterior y muchos de ellos no se habían resuelto. El tema de la guerra del Vietnam polarizaba a Estados Unidos y en el festival de Woodstock tuvo como vocero a Country Joe McDonald, quien interpretó I-Feel-Like-I'm-Fixin'-to-Die Rag, algo así como El rag (estilo musical predecesor del jazz)-siento-que-estoy-arreglándomelas-para-morir, una canción que había escrito en 1965 y que apareció dos años después en el álbum del mismo nombre de la banda californiana Country Joe and the Fish. El texto invita de manera sarcástica a los jóvenes de Estados Unidos a que vayan a la guerra, y también les pide a los padres de familia que envíen a sus hijos a Vietnam para que sean “los primeros en la cuadra” en traerlos de vuelta en un ataúd.

Otra banda californiana muy comprometida fue Jefferson Airplane, en particular en Volunteers (Voluntarios), su álbum de 1969. En la canción que le da título al álbum (y que interpretaron en Woodstock) ellos cantan:

“Una generación se volvió vieja.
Otra generación ya tiene alma.
Esta generación no tiene un destino del cual agarrarse. Recojan el grito. Hey, ahora es el momento para que usted y yo Tengamos una revolución, lleguemos a la revolución”.

En la canción We Can Be Together (Podemos estar juntos), que abre el mismo álbum, ellos manifiestan:

“Somos fuerzas del caos y la anarquía. Todo lo que dicen que somos, somos. Y estamos muy orgullosos de nosotros mismos (...)
Debemos comenzar aquí y ahora. Un nuevo continente de la tierra y el fuego.
Vamos ahora, cada vez más alto.
Derribemos los muros”.

Y Janis Joplin, sin duda, fue un símbolo en aquellos años, ya que ella cantó, con su voz áspera y desgarrada, por los derechos de la mujer en un mundo que, por más hippie que fuera, seguía siendo muy machista.

La canción Gimme Shelter (Dame refugio), de los Rolling Stones, también se refiere a la guerra y a la violación como circunstancias que están ahí no más, “a tiro de piedra”.

Y Janis Joplin, sin duda, fue un símbolo en aquellos años, ya que ella cantó, con su voz áspera y desgarrada, por los derechos de la mujer.

PLAYLIST: ASÍ SONÓ MAYO DEL 68

En España, a pesar de la dictadura franquista, también permeó el mensaje de Mayo de 1968. En su álbum La paloma, de 1969, Joan Manuel Serrat cantó el tema Poco antes de que den las diez, en el que muestra los cambios que se estaban dando en una sociedad tan cerrada como la española.

Chicago, escrita en 1970 por Graham Nash, se refiere a la violenta represión policial contra los jóvenes que protestaban durante la convención del Partido Demócrata en 1968 y al juicio que en esa ciudad se les siguió en 1970 a Abbie Hoffman, Jerry Rubin, Tom Hayden, David Dellinger, Lee Weiner, John Froines, Rennie Davis y Bobbie Seale, los líderes del movimiento.

Por su parte, Neil Young, de Crosby, Stills, Nash and Young, escribió en 1970 la canción Ohio, indignado al ver las fotografías de cuatro estudiantes muertos y varios más heridos por las balas de la Guardia Nacional que repelían una manifestación antiguerra en la Universidad Kent State.

Un texto escueto y contundente:

“Están llegando Nixon y los soldados de hojalata.
Al final estamos nosotros.
Este verano estoy escuchando tambores.
Cuatro muertos en Ohio.
Vamos a hacerles frente.
Los soldados nos están disparando.
¿Qué pasaría si la conocieras y la encontraras muerta en el suelo?
¿Cómo puedes correr si la conoces?”.


Un tema definitivo que describe como pocos aquellos años turbulentos es Ball of Confusion (Bola de confusión), de la agrupación vocal The Temptations.

En algunos apartes de su letra se lee:

“Bueno, la única persona que habla sobre el amor de tu hermano es el predicador.
Y parece que nadie está interesado en aprender, salvo el maestro.
La segregación, la determinación, la demostración, la integración, la provocación, la humillación, la obligación de nuestra nación.
Bola de la confusión. ¡Oh sí!, eso es lo que el mundo es hoy en día.
La venta de las pastillas está en su punto más alto.
Gente joven dando vueltas con la cabeza en el cielo.
Las ciudades en llamas en el verano.
Evolución, revolución, el control de armas, el sonido de soul.
Envían cohetes a la Luna, los niños crecen demasiado pronto.
Los políticos dicen que más impuestos van a resolverlo todo.
Víspera de la destrucción, deducción de impuestos, inspectores de la ciudad, cobradores de facturas.
Demanda de ropa mod, la población fuera de alcance, el suicidio, demasiadas facturas.
Hippies moviéndose a las colinas.
Gente de todo el mundo está gritando ‘¡terminen la guerra!’”.


Sin duda, un diagnóstico demoledor del desencanto que quedó tras la efímera utopía del verano de la paz y el amor de 1967. Un diagnóstico implacable de lo que era el mundo en 1968. De lo que sigue siendo.

Sin duda, un diagnóstico demoledor del desencanto que quedó tras la efímera utopía del verano de la paz y el amor de 1967.


Y a manera de epílogo, 1968, el homenaje que le rindió Joaquín Sabina a aquel año en esta canción, que apareció en Inventario, su primer álbum, publicado diez años después de las jornadas de Mayo.

“Aquel año, mayo duró doce meses
Tú y yo acabábamos de nacer
Y un señor muy serio moría del disgusto
En la primera página del ABC
Los claveles mordían a los magistrados
París era un barrio con acordeón
Marx prohibió a sus hijos que llegaran tarde
A la dulce hoguera de la insurrección
La poesía salió a la calle
Reconocimos nuestros rostros
Supimos que todo es posible En 1968”.



LECTURAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA