Lecturas Dominicales

Cuatro años con la Feria del Millón

La iniciativa nació en el 2013 como un espacio para artistas y coleccionistas del país.

Feria del Millón

Los directores del evento son Diego Garzón y Juan Ricardo Rincón. La Feria del Millón llega en el mes de mayo a Barranquilla.

Foto:

Cortesía Feria del Millón.

15 de mayo 2017 , 04:23 p.m.




Caminaron por los pasillos del pabellón y se tomaron el tiempo para ver cada una de las instalaciones de los artistas. Más temprano, ese mismo día, María Fernanda y Juan David rompieron el marrano que cargaba los ahorros de varios meses. Ahora, los setecientos mil pesos, en monedas de quinientos y de mil, colgaban del hombro de él en una bolsa de lona. Tenían suficiente dinero para comprar otra cosa: un celular de gama media, tal vez; tiquetes aéreos económicos, quizá. Pero querían comprar arte para decorar el hogar que recién formaban. Caminaron casi tres horas hasta dar con la obra de Ximena Díaz, Alucinaciones tropicales, una serie de fotografías sobre la Ruta del Sol tratadas con una técnica que las hacía lucir como daguerrotipos herrumbrosos. Se decidieron por una de las fotos de Ximena, que se emocionó porque esa compra hecha con monedas representaba la desmitificación del arte como un asunto solo para académicos.

–Y creo que esa historia resume el espíritu de la feria –dice Diego Garzón.

Diego, además de ser el director de la revista Soho, dirige junto al arquitecto Juan Ricardo Rincón la Feria del Millón.
Un evento artístico anual cuya particularidad es que el valor de las obras gira alrededor del millón de pesos. El lugar donde se realiza es una antigua fábrica textil de los años cincuenta convertida hoy en el Centro Creativo Textura, ubicado en la localidad industrial de Puente Aranda. Así, entre el ocre y el gris de las fábricas aledañas, se destaca el negro metálico de los paneles de acero que respetan la fachada original. “Siempre he estado interesado en la idea de descentralizar la cultura, de volverla más masiva, y creo que esto se refleja en el modus operandi de la feria”, dice Juan Ricardo, que se encargó del proyecto arquitectónico de convertir un edificio industrial en algo más, y ese algo más fue tomando la forma de revitalizar un sector con cultura, con referentes como Matadero, en Madrid, y Tate Gallery, en Londres.

Feria del Millón

La Feria del Millón realizará su primera versión en la región Caribe. La ciudad elegida es Barranquilla y el evento será los días 20 y 21 de mayo.

Foto:

Cortesía Feria del Millón.


Pero en octubre de 2013, antes de la consolidación del proyecto, la Feria del Millón no pasaba de ser una invitación a los artistas y a los coleccionistas. “Y explicarle a la gente por qué en Puente Aranda, por qué en algo que había sido una fábrica, no era fácil”, cuenta Diego Garzón. ¿La gente iría? ¿Entendería el concepto? ¿Compraría? Se preguntaba él junto a su socio. Arte a un millón de pesos o menos. Arte democrático, concebido no como un lujo, sino como un disfrute al alcance de cualquiera. Esa fue la idea que lo inició todo y que incluía a artistas emergentes que buscaban un espacio donde dar a conocer su nombre. Pero nada podía garantizar el éxito. Y tanto Diego como Juan Ricardo lo sabían.

¿La gente iría? ¿Entendería el concepto? ¿Compraría? Se preguntaba él junto a su socio.


“Textura no era como ahora. Estaba en construcción, paredes por hacer, cosas en ladrillo. Un sitio casi abandonado, en una zona industrial. No tenía muchas expectativas, la verdad”, cuenta Catalina Moreno, artista bogotana que participó en la primera edición de la feria. Se sorprendió del éxito que tuvieron ella y el evento. “Veías familias con niños, y a los niños les daban la oportunidad de comprar su primera obra de arte”, dice.

Catalina estuvo también en las de 2014 y 2016. El modelo de la feria, en el que el artista se encarga del proceso de venta, negociación y entrega de la obra, le parece muy importante para la formación, en muchos aspectos que la academia no le enseñó. “Nos toca ser el community manager, el que produce, el que monta, el que vende. Finalmente, el artista es una empresa”. Hablar con un posible comprador, explicarle la obra, recibir sus comentarios, avaluar su trabajo son cosas que fue aprendiendo en las tres ediciones en las que participó. Y si bien dice que ya terminó con la feria, la siente como una escuela y una alternativa a las galerías que, aunque admite que son importantes, no son el único espacio para exponer y vender.

Para Diego Garzón también es fundamental comprender que el arte en el país ha cambiado. Cree que Colombia se ha estancado en la figura omnipresente de Fernando Botero. “Cuando un artista va a la Bienal de Venecia, la gente no entiende qué significa eso o qué es la bienal. Pero si Botero expone en una esquina, es noticia de primera plana”. Por eso la Feria del Millón quiere ser una opción a los cánones del arte que encasillan todo en las expresiones de la pintura y la escultura, ignorando la fotografía, el arte tecnológico, las puestas en escena. “Los artistas emergentes de hoy son los responsables de mantener esta dinámica cultural hacia el futuro”, dice Juan Ricardo.

Feria del Millón

La primera edición de la Feria del Millón se realizó en el 2013. Desde entonces, ha crecido tanto en público como en artistas participantes.

Foto:

Cortesía Feria del Millón.


Entre las estrategias para estimular el arte nacional, este mes se realizará la Feria del Millón Caribe, los días 20 y 21 en Barranquilla. Allí el director de la iniciativa es Antonio Celia, comunicador con énfasis en proyectos creativos, para quien el éxito de esta edición estará en que no se trata solo de descentralizar un evento: “Barranquilla tiene un dinamismo comercial muy fuerte y es una de las pocas ciudades en la región que tienen una producción cultural casi cien por ciento costeña”.

Cambia el escenario, la geografía, el clima. Pero el concepto de arte alrededor del millón de pesos se mantiene, para que los artistas tengan su propio nicho en la búsqueda de su nombre. Y para que los amantes del arte puedan llevarse a sus casas la obra con la que sueñan. Como María Fernanda y Juan David, que lograron colgar sobre su chimenea la foto de la Ruta del Sol comprada con las monedas que tenían guardadas en su alcancía.


LECTURAS

MÁS DE Lecturas Dominicales

Las familias infelices

Bob Dylan sin intermediarios

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA