Lecturas Dominicales

La estupidez de la inmortalidad

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, escribe para LECTURAS sobre 'Los viajes de Gulliver'.

Alejandro Gaviria

El ministro de salud escribe sobre lo que 'Los viajes de Gulliver' nos puede hablar de lo efímero de la vida.

Foto:
22 de enero 2018 , 04:53 p.m.

Los viajes de Gulliver es un libro paradójico: un alegato en contra de la condición humana que terminó convertido en un clásico infantil, un libro antihumano que es al mismo tiempo una celebración de lo efímero de la vida. El libro contiene, además, una crítica a nuestros deseos de prolongar la vida más allá de lo razonable. Presenta, en últimas, una elocuente defensa de la muerte digna. Veamos.

En uno de sus viajes por tierras remotas, el capitán Lemuel Gulliver visitó la pequeña isla oriental de Luggnagg. Al poco tiempo de su llegada, el viajero tuvo noticia de la existencia de los Struldbrugs, la “gente inmortal”. Los Struldbrugs nacen con una mancha roja en la frente que va creciendo y cambiando de colores ominosamente, de roja pasa primero a verde, después pasa a azul, y finalmente a negro carbón (como la vida).

Gulliver reaccionó con alegría ante la noticia de los hombres inmortales. “Feliz la Nación donde cada niño tiene la oportunidad de ser inmortal. Feliz la sociedad que puede nutrirse de tantos ejemplos vivos de virtud y sabiduría. Pero felices ante todo los Struldbrugs, quienes no tienen que padecer la calamidad universal de la raza humana y cuentan con sus mentes libres, despejadas, sin el peso y la depresión del espíritu que trae consigo el temor a la muerte”.

Pasado el entusiasmo, Gulliver enumeró los beneficios de vivir eternamente. Primero, dijo, se dedicaría a construir una fortuna; luego, al estudio de las artes y las ciencias; finalmente, a la observación de los administradores públicos. “Me convertiré en una fuente de riqueza, conocimiento y sabiduría. Seré testigo de la historia, de las civilizaciones que emergen con modestia, crecen con orgullo y caen con estruendo”.

La juventud eterna es una ilusión extravagante, señaló. La inmortalidad no es otra cosa que la perpetuación de la vejez y la enfermedad.

Sus interlocutores escucharon el discurso de Gulliver con la mueca que acompaña la condescendencia. Algunos explotaron en una risa burlona, casi desafiante. Un intérprete pidió la palabra para hacer algunas precisiones. La juventud eterna es una ilusión extravagante, señaló. La inmortalidad no es otra cosa que la perpetuación de la vejez y la enfermedad. Los Struldbrugs padecen no solo las indignidades de la vejez, sino también la tristeza que viene con la certeza de un sufrimiento eterno. Pierden los dientes, el cabello, el apetito y el lenguaje. Son crisálidas eternas.
Al final de su viaje, el soberano de la isla de Luggnagg le hizo una pequeña recomendación a Gulliver: “Sería conveniente enviar dos o tres Struldbrugs a su país para combatir el miedo a la muerte”. Finalmente concluyeron que el transporte de ida y vuelta saldría muy costoso. Pero el ejemplo, digo yo, habría valido la pena: la perpetuación de la vejez parece ser una aspiración de esta época.

La medicina moderna ha medicalizado la vejez y la muerte. Aspira a prolongar la vida infinitamente, a transformarnos en Struldbrugs. La tecnología y los incentivos perversos (a gastar sin contemplación del sufrimiento humano) han convertido la prolongación de la vida en un objetivo preponderante, casi obsesivo. En palabras de Stanley Prusiner, ganador del Premio Nobel de Medicina, “estamos creando en efecto un mundo de personas dementes, congeladas”. “Hardware sin software”, como escribió hace un tiempo el novelista Fernando Vallejo.

La religión judeocristiana, a pesar de sus promesas de otra vida, no nos ha preparado para la muerte. Y la medicina moderna ha caído en cuenta, aprovecha nuestro lado flaco. El ejemplo de los Struldbrugs parece hoy más urgente que nunca.

*El ministro Gaviria conversará en el Hay Festival, el 26 de enero a las 10:30 a. m. Teatro Adolfo Mejía.

LECTURAS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA