Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 09:41 a.m. - lunes 21 de abril de 2014

Justicia 02:48 a.m.

Valle, Cauca y Nariño, zona roja en homicidios

La mayor violencia la generan bandas criminales, lucha por el control del narcotráfico y guerrilla.

Según el último informe de gestión del Instituto Nacional de Medicina Legal, de las 16.189 necropsias por homicidio que realizó en todo el país el año pasado, 4.117 (la cuarta parte) fueron en la región del suroccidente colombiano (Valle, Cauca y Nariño), por encima de la zona noroccidente (Antioquia, Córdoba y Chocó), donde se hicieron 3.925, el 24 por ciento, y Bogotá, con 2.045, o sea, 13 por ciento del total nacional.

Las cifras prendieron las alarmas en Cali, al punto de que desde el Concejo se oyó una solicitud para decretar el toque de queda en las comunas más violentas. Mientras organizaciones, funcionarios y la misma Alcaldía buscan explicaciones y se piden medidas, se anunció que esta semana llegará a Cali un refuerzo policial de mil hombres para patrullar el oriente, donde se registra el mayor número de muertes violentas.

Rodrigo Zambrano, secretario de Gobierno del Valle, aclaró que "Cali y su Hospital Universitario reciben casos hasta del Putumayo y buena parte del Pacífico, y muchos de ellos terminan en deceso". También llegan pacientes provenientes del Eje Cafetero.

Para la Policía, las cifras tienen que ver con lo que pasa en el departamento. En el norte del Valle existe una disputa territorial entre los 'Rastrojos' y los 'Machos', bandas de paramilitares rearmados en alianza con narcotraficantes.

Esa lucha por el control del microtráfico y del negocio del narcotráfico a gran escala afecta a Roldanillo, El Dovio y Bolívar, y se extiende a Tuluá y Buga, municipios más hacia el centro del departamento.

El 44 por ciento de los homicidios reportados en el 2010 en el suroccidente corresponde a Cali. En la capital vallecaucana se registraron 1.825 asesinatos, superada por Medellín, que cerró el año con 2.019, y Bogotá, con 2.045.

El alcalde Jorge Iván Ospina ha pedido la ayuda nacional. Busca que desde los ministerios de Defensa y del Interior, la Dirección de Policía y la Fiscalía se formulen medidas concretas, con recursos, para atacar la inseguridad en Cali, y a los congresistas les ha solicitado una reforma del Código del Menor porque, utilizados por la delincuencia, son los mayores victimarios.

Por su parte, el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, dijo que "el tema no puede centrarse en números, sino en ese facilismo del homicidio. Hay que pensar en un sistema de justicia más fuerte".

Para la Defensoría Regional del Pueblo, en Cali se vive una crisis de derechos humanos, puesto que la seguridad y la vida se encuentran vulneradas. "Las autoridades municipales han sido incapaces de generar una disminución sustancial de los homicidios. Desde hace más de seis años se mantiene la tasa porque no hay una política pública. No se trata de bajar en uno o dos casos, sino de revertir la tendencia", dijo el defensor, Andrés Santamaría.

Campo, con la peor parte

Cifras de homicidios

En el Cauca, la situación más preocupante se da en el sector rural, de donde proviene más del 65 por ciento de las muertes violentas, según el coronel Carlos Ernesto Rodríguez, comandante de Policía. En Argelia, los enfrentamientos entre bandas criminales ya dejan 20 personas muertas este año.

De otro lado, en Nariño, en el primer trimestre del 2010 se registraron 120 muertes violentas; en Pasto y Tumaco se reportaron 66 homicidios. Cada mes hay un promedio de 40 homicidios, 1,05 por día. En Túquerres e Ipiales se registraron siete homicidios, en cada uno.

CALI

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper
Paginar