Servicios

‘La reconstrucción de Mocoa se debe blindar de la politiquería’

Ministro de Defensa pedirá veeduría especial para garantizar transparencia del proceso.

Luis Carlos Villegas en Mocoa

El gerente de la reconstrucción de Mocoa, Luis Carlos Villegas, recorre los albergues explicando cómo se entregarán las ayudas.

Foto:

Mauricio Orjuela / Mindefensa

08 de abril 2017 , 11:49 p.m.

El ministro de defensa, Luis Carlos Villegas Echeverri, encargado de gerenciar la reconstrucción de las zonas de Mocoa, Putumayo, arrasadas por la avalancha de hace una semana, aseguró que prioritariamente hay que garantizar la transparencia del manejo de los recursos para que lleguen a los verdaderos damnificados de la tragedia.

Villegas Echeverri, quien lideró el Fondo para la Reconstrucción Económica y Social del Eje Cafetero (Forec), creado para reconstruir las zonas destruidas por el terremoto de enero de 1999 en esa región del país, sostuvo que la cercanía de las elecciones en el país obligan a redoblar esfuerzos para que el proceso en Mocoa sea rápido y que se mantenga al margen de la disputa electoral.

“Se viene una campaña electoral el próximo año, y muchos querrán tomar la reconstrucción de Mocoa como bandera política o como un trampolín para desinformar. Tenemos que tener mucho cuidado en este tema para que nada influya y haga retroceder el proceso y el progreso”, señaló Villegas Echeverri.

Igualmente, afirmó que dentro de una semana pedirá oficialmente a la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría un acompañamiento especial para que se vigile el manejo de los recursos para la reconstrucción de Mocoa. Incluso señaló que se estudia la viabilidad de tener una veeduría internacional para que acompañe el proceso y garantizar no quede ninguna sombra de duda sobre las millonarias inversiones que se realizarán en los próximos meses y que darán paso a la nueva capital de Putumayo en un periodo de más de dos años.

Esta vigilancia, advirtió, también se hará para detectar los “avivatos que traten de hacerse pasar como damnificados, esto es un delito y se pueden judicializar”.

El ministro Villegas Echeverri recorrió este sábado la zona de la tragedia con el presidente Juan Manuel Santos, con el propósito de verificar los avances en la atención de los damnificados y en el proceso de planeación para la reconstrucción de los sectores afectados.

Reubicación parcial

El viernes, dijo Villegas Echeverri, quedaron cerrados los registros para la inscripción de damnificados, con lo que se da un paso para “evitar colados y sustituciones ilegales de damnificados”. Estos registros solo se reabrirían en caso de que la persona supuestamente afectada presente pruebas contundentes de que lo es. Con ese registro y el censo de daños que ya realizaron las autoridades, se da vía libre para una nueva etapa que permitirá que Mocoa renazca del barro y las gigantescas piedras que aún se ven en las calle de la ciudad.

“Con los censos terminados se podrá hacer una depuración de las necesidades reales, del número real de afectados, georreferenciar los problemas y empezar a diseñar los programas de reconstrucción. Hablar en este momento de cuánto nos va a costar o cuánto nos va tocar invertir es apresurado”, afirmó Villegas Echeverri, quien desde Mocoa sigue al frente de la cartera de Defensa y mantiene permanente comunicación con los comandantes de las fuerzas para estar al tanto de las decisiones sobre la seguridad y el orden público del país.

El gerente de la reconstrucción señaló que se reubicarán los nuevos complejos habitacionales por considerar que “sería absurdo construirlos sobre la margen de los ríos que se desbordaron (...); ya se tiene la experiencia, Mocoa tiene una topografía alta y allí se haría la reubicación de las familias que residían en los barrios afectados”.

Así mismo, sostuvo que se van a construir unas primeras etapas de vivienda dentro de unos 14 o 15 meses. “La ministra de Vivienda está muy pendiente del estudio del suelo para diseñar el programa de construcción de las casas”, dijo el funcionario.

“Ahora es prioritario restablecer el servicio de agua potable, luz y, lo más importante, que el lunes de Pascua los niños y adolescentes regresen a clases, esto es prioridad. No sabemos a ciencia cierta cuántos colegios están afectados ni cómo vamos a reubicar a los niños, pero con el censo durante la Semana Santa organizaremos el tema”, explicó.

Sobre los albergues, en los cuales hay alrededor de 3.300 personas que reciben ayuda humanitaria, señaló que son temporales y la idea es ir reubicando a las familias en tanto se avanza en la reconstrucción de la zona. “Las familias estarán el menor tiempo posible si eso es lo que quieren, no es obligatorio que estén allí”, dijo el funcionario, quien además resaltó que tienen “opciones: irse en arriendo a otra parte, irse a otra ciudad donde están sus parientes; a quienes se van de los albergues se les hace un seguimiento, para, si es necesario, seguir alimentando a esa familia, así se hará si están en Mocoa”.

Villegas manifestó que los efectos sicológicos representan un nuevo reto, pues la tragedia fue de tal magnitud y dejó tanta desolación entre los habitantes de Mocoa que su recuperación total “tomará toda una generación”.

JUSTICIAjusticia@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA