Investigación

Las 86 pruebas que pide Santiago Uribe Vélez para que no lo condenen

Busca interrogar a uno de ‘los 12 Apóstoles’ y a capo Ramón Quintero. Además, oír a Álvaro Uribe.

Santiago Uribe Vélez, ganadero

Santiago Uribe Vélez, ganadero acusado de liderar el grupo paramilitar ‘los 12 Apóstoles’ y de participar en un crimen.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / Archivo EL TIEMPO

20 de agosto 2017 , 12:42 a.m.

El juicio del ganadero Santiago Uribe Vélez, por sus presuntos nexos con el grupo paramilitar conocido como ‘los 12 Apóstoles’, promete ser uno de los más largos de la historia jurídica del país.

Así se desprende de la solicitud que su defensa, a cargo del penalista Jaime Granados, acaba de radicar ante el juez primero penal del circuito especializado de Antioquia.

En el escrito, de casi 200 páginas, Granados pide que antes de un veredicto se decreten y practiquen más de 86 pruebas de todo tipo.

Van desde la solicitud de inspección a procesos contra el expresidente Álvaro Uribe, hermano del ganadero, hasta las declaraciones a hacendados, narcoparamilitares extraditados, un exfiscal general, oficiales retirados, capos e, incluso, toreros como César Rincón y el español Juan Mora.

El capo bajo la maga

EL TIEMPO tuvo acceso al escrito de la defensa y estableció que Granados quiere empezar contrainterrogando a todos los testigos de cargo que la Fiscalía utilizó para llamar a juicio a su cliente el pasado 12 de junio, por supuestamente liderar el grupo paramilitar conocido como ‘los 12 Apóstoles’ (que actuaba en Yarumal, Antioquia), y participar en el crimen de Camilo Barrientos, en 1994.

La lista de testigos la encabezan el mayor (r.) de la Policía Juan Carlos Meneses y Eunicio Pineda, contra quien insisten en sembrar dudas sobre su estado mental y credibilidad. De hecho a este último, la Fiscalía no lo citó al juicio.

Pero, las baterías legales del penalista están enfiladas en desvirtuar por completo la declaración y credibilidad de Meneses.

“Meneses hizo parte de un complot, que pasa por Venezuela, el cartel del Norte del Valle y congresistas colombianos, para evitar la reelección de Álvaro Uribe, y Santiago fue uno de los objetivos”, le dijo Granados a EL TIEMPO.

Además, asegura que el expolicía ha incurrido en 22 contradicciones graves que quiere dejar al descubierto preguntándole, entre otras cosas, quién estuvo detrás de sus viajes a Venezuela y Argentina.

Pero, en este capítulo, Granados tiene guardado un as bajo la manga: el testimonio del narcotraficante del Valle Ramón Quintero Sanclemente, alias RQ.

Sin mencionar de quién se trataba, el expresidente Álvaro Uribe dijo esta semana que le había pedido al Fiscal General tomar declaraciones de personas presas en Estados Unidos: “Uno de ellos extraditado por mi gobierno afirma que quiere ayudar a esclarecer el asesinato del doctor Álvaro Gómez Hurtado”, dijo.

Fuentes de Estados Unidos le confirmaron a este diario que se trata de Quintero y que este quiere declarar sobre los nexos de Meneses con la mafia y el caso Gómez.

“Quintero dice que cuando Meneses fue comandante de la estación de Policía de Buga, trabajaba para la mafia”, explicó la fuente.

Y confirmó que otro de los capos dispuestos a hablar es Diego Pérez Henao, alias Diego Rastrojo quien, según Álvaro Uribe, además “quiere ayudar a esclarecer la supuesta entrega de 12 millones de dólares del narcotráfico a asesores del actual gobierno”.

Para intentar demostrar que Meneses miente, ya declaró John Jaime Echavarría, asesor y confidente del ministro de Transporte fallecido Andrés Uriel Gallego. Echavarría –quien hace dos semanas declaró dentro de la investigación por los sobornos de Odebrecht–, dijo que era falso que Meneses recibiera contratos de esa cartera a cambio de su silencio.

Según Echavarría, el oficial –que se retractó de las acusaciones contra la gobernadora del Valle Dilian Francisca Toro–, habría ejecutado parte de los dineros que se le entregaron al alcalde de Buga para vías terciarias. Pero dijo que dichos dineros los manejaba el municipio y que él no conocía si quiera a Santiago Uribe.

El vice y ‘paras’

En la lista de testigos por interrogar o contrainterrogar también aparece Olguán Agudelo, un viejo integrante de ‘los 12 Apóstoles’ a quien la defensa de Santiago Uribe no ha podido controvertir. Y varios ex ‘paras’, supuestamente visitados por el congresista Iván Cepeda para que declararan contra el ganadero.

Además, sería llamado el narcoparamilitar Diego Murillo, alias Berna, quien se retractó de los señalamientos contra Santiago Uribe, aunque otro jefe ‘para’, Daniel Rendón, insiste en acusarlo. En este punto, Granados quiere que el vicepresidente Óscar Naranjo, exdirector de la Policía, declare cómo Rendón intentó hacerle un montaje a él.

La defensa del ganadero, quien también pide oír de nuevo a Álvaro Uribe, cree que con esos testimonios logrará demostrar el complot y que su cliente sea declarado inocente.

Los otros citados a declarar

En la lista de personas a las que quieren contrainterrogar o escuchar en declaración aparecen paramilitares, ganaderos, empresarios y altos exfuncionarios. Uno de ellos es el exfiscal Alfonso Gómez Méndez, en cuya administración se profirieron dos inhibitorios a favor de Santiago Uribe. La defensa quiere que Gómez Méndez declare si alguna vez fue sometido a presiones para que tomara esas decisiones.

Para similar propósito se citará al exprocurador Jaime Bernal Cuéllar. También se pidió escuchar a Gabriel Jaime Ramírez, administrador de La Carolina desde 1994. Se trata de la hacienda que perteneció a los Uribe Vélez. Con él irían 36 personas más de la región en la que operaban ‘los 12 Apóstoles’, para que hablen de la conducta de Santiago Uribe. Los toreros César Rincón y Juan Mora están citados para que den fe de que el ganadero estaba en la Feria de Manizales, cuando uno de los testigos lo sitúa en Yarumal, Antioquia, con ‘los 12 Apóstoles’.

Finalmente serán llamados varios paramilitares y al menos una veintena de exmilitares y exmiembros de la Policía que operaban en la zona y conocían quiénes eran los miembros de grupos criminales.

‘Hubo colecta entre mafiosos’

Aunque hasta ahora ninguna autoridad colombiana lo ha querido escuchar, el narcotraficante del Valle Ramón Quintero Sanclemente asegura que él puede ayudar a esclarecer el crimen de Álvaro Gómez Hurtado, perpetrado el 2 de noviembre de 1995. El capo afirma que, tal como han indicado algunas versiones, hubo una colecta entre capos del norte del Valle para acabar con la vida del líder conservador. Al parecer, en la versión de Quintero no hay agentes del Estado involucrados.

Si bien dice tener datos inéditos, la Fiscalía se ha abstenido de escucharlo dentro de un caso que sigue siendo una deuda de la justicia.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA