Investigación

Polémica libertad a ‘Boliqueso’, capo y jefe de sicarios del Valle

Su paradero es un misterio desde que un juez de São Paulo decidió dejarlo libre.

Eduard Fernando Giraldo Cardoza

Eduard Fernando Giraldo Cardoza, alias Boliqueso, fue capturado en Brasil el 28 de abril del 2016 en São Paulo

Foto:

Archivo EL TIEMPO

14 de febrero 2018 , 11:24 p.m.

Alias Boliqueso, el capo de nuevas bandas que Colombia y Estados Unidos estaban esperando para ser juzgado por narcotráfico, salió discretamente de una cárcel de Brasil el pasado 24 de noviembre. Un juez del vecino país, que hoy está bajo investigación, ordenó dejarlo en libertad sin ninguna restricción y ahora su paradero es un misterio.

Los testigos afirman que estuvo en Colombia entre diciembre del año pasado y enero de este año

Lo último que se supo de él fue que estuvo de parranda en Cali el fin de año. “Sabemos que estuvo en una finca. Los testigos afirman que estuvo en Colombia entre diciembre del año pasado y enero de este año”, aseguró a EL TIEMPO una fuente de una agencia internacional.

Eduard Fernando Giraldo, conocido con el alias de Boliqueso, fue capturado en Brasil el 28 de abril de 2016. Su captura fue calificada como un golpe contundente contra el crimen organizado, pues tanto en el país como en Estados Unidos tiene un amplio prontuario por narcotráfico y homicidio.

El delito de falsedad en documento público fue el que permitió la captura, y desde entonces lo que se preveía era su entrega a la justicia de los países que lo requieren. Pero la decisión del juez de São Paulo cambió esa historia.

‘Boliqueso’ logró convertirse en uno de los criminales más temidos de Cali y el Valle como cabeza de una de las famosas ‘oficinas de cobro’ (bandas de sicarios) de la mafia. Su aparato de violencia llegó a ser tan poderoso que terminó convertido en socio de la avanzada del ‘clan Úsuga’ para colonizar los terrenos y negocios del narcotráfico que manejaron por años los ‘Rastrojos’. En el 2014, según la Policía, ‘Boliqueso’ y sus asesinos estuvieron detrás del 70 por ciento de los crímenes cometidos en la capital del Valle. También manejaba las ‘ollas de vicio’ de esa ciudad.

Presionado por los operativos en su contra y por la persecución de bandas rivales, ‘Boliqueso’ salió hacia Bolivia y luego hacia Brasil en el 2015. Ese mismo año, en junio, una corte federal de Brooklyn, Nueva York, lo reclamó para juzgarlo por narcotráfico. Según el indictment (acusación), el antiguo sicario de los ‘Rastrojos’ terminó enviando por su propia cuenta toneladas de cocaína que tenía por destino Estados Unidos y puertos europeos.

“Reactivamos la operación de búsqueda y captura de Giraldo. Estamos trabajando arduamente en cruces de información y operaciones de alto nivel con Brasil y Estados Unidos. Nuestra prioridad es ponerlo nuevamente en la cárcel”, le dijo a EL TIEMPO el general Jorge Luis Vargas, director de la Dijín de la Policía. Las autoridades creen que buena parte de los 1.693 asesinatos cometidos en Cali el año pasado tienen que ver con los planes del capo para reactivar su poder criminal. Aunque el número de homicidios cayó en esa ciudad el año pasado, el nivel de violencia sigue estando muy por encima del de otras capitales, y esa situación está totalmente ligada a las disputas del narcotráfico.

‘Boliqueso’ inició su carrera criminal como sicario de ‘los Rastrojos’ desde que era adolescente; pero con la extradición de ‘Diego Rastrojo’, último gran jefe de esta banda criminal, se quedó al frente de 200 hombres armados. A comienzos de esta década encabezó una guerra interna con dos antiguos aliados (alias Avestruz y alias Seco) que dejó al menos 100 muertos en Cali y el norte del Valle.

La Fiscalía lo vincula con cuatro asesinatos, entre ellos el de la modelo Lady Johana Gómez Restrepo (diciembre 2015). Además, de las muertes de Andrés Fernando Jaramillo y Wandy Alberto Sevillano Benítez. Este último era jugador del América de Cali.

Narco en la sombra tenía bienes por $ 1 billón

A la Lista Clinton, uno de los instrumentos más temidos por los narcos en el mundo porque literalmente los bloquea financiera y comercialmente, entró el nombre de uno de los antiguos socios de Carlos Castaño Gil, máximo jefe de las Auc.

Se trata de Javier García Rojas, ‘ Maracuyá’, a quien las autoridades de EE. UU. señalan de ser uno de los capos ocultos de la ‘oficina de Envigado’. García es socio del capturado narco Byron Piedrahíta. Este miércoles, la Fiscalía ocupó varias empresas y propiedades de su clan familiar avaluadas en un billón de pesos.

En el expediente de EE. UU. aparece el testimonio de un capo sometido a la justicia norteamericana que pone a Bayron Piedrahíta y a García Rojas como socios en el famoso barco Nativa, que fue descubierto en Chile el 16 de enero de 2000 cuando movilizaba casi nueve toneladas de cocaína avaluadas en 500 millones de dólares.
García Rojas está libre, pero en su contra ya hay una investigación por narcotráfico en EE. UU.

JUSTICIA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA