Investigación

'Popeye', el exsicario de Escobar que está a punto de volver a prisión

Pagó 23 años de cárcel. En 4 años de libertad ha acumulado 4 investigaciones.

cAPTURA DE

En la sede de la Fiscalía de Medellín se le notificaron a 'Popeye' los procesos en su contra

Foto:

Policía Nacional

25 de mayo 2018 , 05:34 p.m.

Tras salir de prisión hace casi cuatro años, lejos de mantener una vida en el anonimato y guardar un bajo perfil, 'Popeye' se dedicó a seguir en el radar no solo de las autoridades, sino también en el de la opinión pública.

Así fue como, en medio de la polémica que encendió en las redes sociales en los últimos días -con trinos que le valieron una demanda del senador Iván Cepeda por insultar y presuntamente amenazar a los seguidores del candidato presidencial Gustavo Petro-, 'Popeye' volvió a quedar en manos de las autoridades. 

Este viernes, cuando iba a notificarse ante la Fiscalía de ese proceso judicial en el centro de la Alpujarra en Medellín, lo detuvieron señalándolo de nuevos delitos de concierto para delinquir y extorsión agravada por los que el ente acusador le imputará cargos y pedirá llevarlo a prisión en las próximas horas. 

El proceso se inició porque presuntamente, estaría ejerciendo presiones para recuperar bienes que supuestamente había dejado en manos de narcos. 

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, quien se ganó el alias de 'Popeye' en el mundo de la criminalidad, es uno de los los principales protagonistas de la sangrienta guerra que el Cartel de Medellín y el capo Pablo Escobar escobar libraron en los 80 y 90 en Colombia.

Tras ser el sicario de confianza de Escobar, se entregó en 1991, dos años antes de que el capo muriera en un operativo de la Fuerza Pública.

'Popeye' estuvo preso 23 años en los que confesó 300 asesinatos cometidos directamente por él y al menos otros 3.000 en los que tuvo una participación. También dijo haber coordinado por lo menos 200 carros bombas del Cartel de Medellín en todo el país. 

Entre sus crímenes contó, por ejemplo, el de Gerardo 'Quico' Moncada, exsocio de Escobar, a quien mató en La Catedral. Según dijo lo cortó y luego derritió sus restos en ácido para no dejar rastro. También ha confesado su participación en la bomba del avión de Avianca, en 1989, y los magnicidios de Carlos Mauro Hoyos y Luis Carlos Galán Sarmiento.

También contó cómo asesinó de su propia mano a Wendy Chavarriaga, quien estuvo con Escobar y luego tuvo una relación con 'Popeye'. El desaparecido jefe narcotraficante ordenó matarla porque supuestamente le entregaba información al Bloque de Búsqueda, grupo encargado de dar con su paradero. 

Tras saldar sus cuentas con la justicia, 'Popeye' salió en agosto del 2014, cuando a las afueras de la cárcel Cómbita (en Boyacá) lo recogieron en una camioneta blindada. Para salir pagó las tres quintas partes de su pena, más una fianza de 9 millones de pesos que le ayudó a financiar una de las personas que fue a recogerlo. También logró rebajas por trabajo social en prisión. 

Desde su libertad entre las autoridades de Medellín -ciudad en la que se radicó- se ventilaba que 'Popeye' habría guardado caletas y que podría estar pensando en regresar por ellas. Y en ese momento, aunque los encargados de su custodia afirmaron que estaba bien de salud, expertos forenses ya advertían que sus discursos y su comportamiento podrían demostrar un trastorno de la personalidad que podía llevarlo de nuevo a delinquir. 

Incluso, dos días antes de dejar el centro penitenciario, 'Popeye' dijo en una entrevista en medios que no existía nadie que estuviera tan preparado como él para volver a la libertad, o para volver a la violencia. 

Aunque pidió perdón, 'Popeye' se dedicó a levantar una imagen de "sobreviviente de la guerra narco de Escobar", jactándose de los principales golpes de ese cartel, que dejaron miles de muertos.

Incluso, pocos meses después de salir de la cárcel en una audiencia en Justicia y Paz en la que fue requerido, el exsicario dejó clara cuál era la visión que tenía de sí mismo: "soy la memoria histórica del Cartel de Medellín", dijo, ante un magistrado de esa jurisdicción. 

Desde entonces se convirtió en un 'rockstar' de las redes sociales con mensajes incendiarios que le han valido críticas de todos los sectores, pero también seguidores. De hecho en su perfil en Twitter tiene 77.000 seguidores, más que prestigiosos científicos del país como Rodolfo Llinás (16.000). 

En su perfil de Twitter en el que se autodenominó como una leyenda, 'Popeye' se ha dedicado a comentar temas de la política nacional. 

Las autoridades no sólo investigan si 'Popeye', además de ser incendiario, ha cometido delitos con los mensajes que publica en sus redes sociales en los que estaría invitando a la violencia y presuntamente instigando al delito, según las denuncias en su contra. 

También investigan sus presuntos nexos con el narcotraficante Juan Carlos Mesa Vallejo, alias Tom, capturado en una fiesta a la que asistió 'Popeye' el año pasado, y el origen de sus bienes y dineros. 

Las autoridades le siguen la pista a una de las empresas que 'Popeye' creó tras salir de la cárcel: una comercializadora de productos con su imagen y la de Pablo Escobar en la que vende camisetas y gorras que llevan enunciados como el de 'Popeye Leyenda' o 'Plata o Plomo', que cuestan desde los 19 hasta los 27 dólares, según dice en su página web. 

JUSTICIA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA