Investigación

Nuevas pruebas contra Pestana, el cacique indígena de la Costa

Testimonios en manos de la Fiscalía lo vinculan con homicidios, amenazas y hechos de corrupción.

Pedro Pestana

Pedro Pestana, condenado por parapolítica en el 2009.

Foto:

Archivo

11 de junio 2018 , 10:30 p.m.

Casi 10 años después de que se inició el primer proceso judicial en contra de Pedro César Pestana, uno de los poderosos de la política y el negocio de la salud en la costa Atlántica, el controvertido cacique indígena sigue burlándose de la justicia.

Pestana no solo sigue evadiendo sendas órdenes de las cortes Constitucional y Suprema para que pague en una cárcel normal su condena por ‘parapolítica’ –puso la plata de los indígenas al servicio del sanguinario jefe paramilitar de Sucre alias Cadena–, sino que su huida y refugio en un resguardo de su comunidad, la zenú, lo tienen literalmente blindado de otros procesos en su contra.

El grueso expediente en manos de la Fiscalía que llevó a la intervención y posterior orden de liquidación de la EPS Manexka por parte de la Superintendencia de Salud documenta además de graves situaciones de corrupción en la EPS, de la que Pestana siempre fue el poder en la sombra, la historia de varios homicidios. También, datos de decenas de propiedades que habrían sido adquiridas ilegalmente por el poderoso cacique.

Pestana fue condenado por el delito de concierto para delinquir por su relación con ‘Cadena’, pero en ese proceso no se le atribuyeron homicidios. Sin embargo, ahora la justicia tiene 22 declaraciones contra Pestana, y varios de esos testigos lo señalaron directamente de estar detrás de la muerte de políticos de Sucre y Córdoba.

“Era tanta la confianza o el lazo que tenían que ‘Cadena’ ordenó la muerte de un candidato a cacique en la zona de Tuchín a pedido de este señor”, dijo Emiro José Correa, un desmovilizado del Bloque Héroes de los Montes de María, en referencia a Pestana y el crimen de Álvaro Ortiz Navarro.

Ese paramilitar fue uno de los dos sicarios que mataron a Ortiz en diciembre del 2003. Correa aseguró en una audiencia de Justicia y Paz que Pestana le dijo a ‘Cadena’ que eliminara a Ortiz porque esta iba a denunciar el saqueo a la plata de la salud de los indígenas. En el atentado también fue asesinada la esposa de la víctima.

Otros dos testimonios recogidos por la Fiscalía relacionan a Pedro Pestana con la muerte de Ramiro Manuel Sandoval Mercado, ocurrida el 4 de mayo del 2003. Él estaba disputando la gerencia de Manexka y por eso fue asesinado.

Las declaraciones dan cuenta de graves amenazas contra opositores políticos o personas que pretendieran llegar a la coordinación de la EPS, que para mediados del 2010 estaba manejando un presupuesto cercano a los 135.000 millones de pesos anuales. Soincer José Montaño afirmó que incluso cuando ya estaba prófugo de la justicia, Pestana lo llamó luego de ser elegido gerente de Manexka y le dijo: “Renúncieme porque usted tiene unos hijos pequeños”. Ese mismo día le llegó a su casa la carta de retiro, solo para que la firmara.

Luego, dijo el testigo, le hicieron llegar varios contratos que supuestamente ya se venían ejecutando para que él los firmara. Como se negó terminaron siendo asumidos por el director de calidad de la EPS en ese entonces, Orlando Bastida Ossio. Uno de los contratos por 1.800 millones de pesos fue celebrado con la IPS Salud Social, que de acuerdo con la Fiscalía en realidad controla Pestana pero está hoy en manos de Germán Montero, quien se expone a un proceso por testaferrato.

En el expediente aparece también una denuncia instaurada por 1.257 indígenas del resguardo zenú ante el Ministerio del Interior por constreñimiento al sufragio para las elecciones al Senado del 2014. Ellos afirman haber sido amenazados para votar por Yasmina Pestana, la hermana de Pedro que ese año logró más de 85.000 votos en su primera salida política.

Extinción del dominio

La salida a la luz de las múltiples irregularidades económicas que se cometieron en Manexka llevó al traslado del expediente a la dirección de Extinción de Dominio. La Fiscalía hace énfasis en que tal como lo dijo el jefe paramilitar ‘Diego Vecino’ en Justicia y Paz, Pedro Pestana convirtió la EPS en la “caja mayor de los paras de Montes de María” y “amasó una inimaginable fortuna”.

De allí habría salido la plata para financiar las campañas políticas de sus hermanos: Eligio, para la alcaldía de Tuchín; Sandra, a la asamblea de Sucre, y Yasmina, al Senado; así como de otro gran número de políticos de la región. Ya hay rastro de 37 propiedades que habrían sido conseguidas a través del desvío del dinero de la salud de los indígenas. Entre ellas están sedes de IPS, casas, bodegas y vehículos, varios de ellos en manos de familiares del cacique prófugo.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA