Investigación

Ecopetrol pudo haber cometido irregularidades en cierre de pozo Lizama

La Procuraduría suspendió temporalmente a dos vicepresidentes de la petrolera estatal.

Derrame de crudo

El afloramiento de crudo generó una falla en el pozo Lizama 158, en zona rural del municipio de Barrancabermeja, Santander.

Foto:

Jaime Moreno / EL TIEMPO

01 de junio 2018 , 07:39 a.m.

A la investigación que anunció la Fiscalía el 2 de abril en busca de responsabilidades penales por el derrame de más de 550 barriles de crudo en el campo Lizama en Barrancabermeja –el pasado mes de marzo– se sumó este jueves la apertura de investigaciones disciplinarias contra 12 funcionarios de Ecopetrol y la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) por parte de la Procuraduría General.

El afloramiento del crudo durante 32 días generó una emergencia ambiental en la que las quebradas Lizama, Caño Muerto y el río Sogamoso terminaron contaminados en tramos de 24 kilómetros, 23 familias tuvieron que ser reubicadas y más de 2.000 animales murieron.

La situación generó cuestionamientos sobre los procesos de Ecopetrol para el cierre definitivo de pozos que ya no están siendo explotados. El de Lizama estaba inactivo desde el 2006.

La hipótesis del Ministerio Publico es que se habrían presentado irregularidades en los programas de abandono técnico de los pozos en los campos que hacen parte de convenios con la Agencia Nacional de Hidrocarburos, y en particular en el campo Lizama - Nutría y Magdalena Medio.

De hecho, esa situación había sido advertida por la Contraloría en el 2016, cuando en un informe de auditoría registró que la empresa no cumplió con el abandono físico de la totalidad de los pozos descritos en el plan de explotación del 2015. El órgano de control dijo que el argumento de Ecopetrol para ese incumplimiento fue que no tenía presupuesto para esa actividad.

En consecuencia, la Procuraduría ordenó suspender por tres meses a los vicepresidentes de Ecopetrol: Héctor Manosalva Rojas, de desarrollo y producción y Ricardo Ernesto Coral Lucero, de la regional central; y al gerente de operaciones de desarrollo y producción de mares, Óscar Ferney Rincón, “quienes no habrían dado desarrollo a las políticas que se deben poner en marcha cuando se abandona técnicamente un pozo”, señaló el órgano de control. También se abrió investigación contra Felipe Bayón Pardo, actual presidente de Ecopetrol, y su antecesor, Juan Carlos Echeverry Garzón.

La medida cobija a Orlando Velandia Sepúlveda y Mauricio de la Mora, presidente y expresidente de la ANH, respectivamente. Indagan si hubo omisión durante la atención de la emergencia ecológica y ambiental que ocasionó el derrame.

En la lista de investigados aparecen también de la Agencia de Hidrocarburos Jorge Alirio Ortiz y Arnoldo Morales Delgado, vicepresidentes de operaciones, regalías y participaciones en diferentes fechas, y Nicolás Zapata Tobón, Alexandra Lozano, María Carolina Durán Chacón y Omar Mejía Tette, en calidad de vicepresidentes de contratos de hidrocarburos.

La investigación determinará el grado de responsabilidad de todos los mencionados, quienes podrían incluso terminar destituidos e inhabilitados para el ejercicio de cargos públicos.

En la Procuraduría existe otro expediente por la emergencia contra la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) y la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS).

En el mismo paquete se encuentra una acción de grupo radicada la primera semana de abril ante el Tribunal Administrativo de Santander con la que la Procuraduría pretende que Ecopetrol indemnice a los ciudadanos que se vieron afectados por la crisis ambiental. “Se trata de una afectación colectiva tanto a los ecosistemas, como a las personas, que condujo a la afectación de una gran variedad de elementos necesarios para la producción de alimentos, fundamentales para la población de esa región del país”, sustentó en su momento la Procuraduría.

Se trata de un afectación colectiva a los ecosistemas, las personas, que condujo a la afectación de elementos necesarios para la producción de alimentos, fundamentales para la población de esa región

Frente al anuncio de indagación, Ecopetrol respondió que los funcionarios acatarán las decisiones y que continuarán colaborando con las investigaciones de los órganos de control. “Ecopetrol reitera que ha actuado y atendido esta emergencia con la debida diligencia y oportunidad, sin ahorrar esfuerzos ni recursos, en los frentes técnico, social y ambiental”, afirmó en un comunicado.

JUSTICIA

La limpieza de fuentes en la zona continúa

El pasado 9 de mayo, Ecopetrol culminó las operaciones de la snubbing unit, equipo traído desde Estados Unidos que permitió sellar el pozo Lisama 158, en el corregimiento La Fortuna de Barrancabermeja, Santander, cuyas fallas generaron un afloramiento de crudo, lodo y gas que causó una emergencia ambiental.

En un promedio de 10 días ingresará al área un equipo de mantenimiento de pozos para el abandono técnico, definitivo y seguro del yacimiento. A lo largo de 24 kilómetros de las quebradas La Lizama y Caño Muerto, por donde corrió la mancha de crudo, continúan los trabajos de limpieza en los que participan 180 personas, en su mayoría habitantes de la región.

En los cuerpos de agua se realiza el barrido del hidrocarburo de las márgenes con la aplicación de desengrasante y un encapsulador, de productos biodegradables que retienen las trazas de crudo e iridiscencias sobre las fuentes. El pasado fin de semana concluyó el proceso de retorno de las 23 familias que en medio de la emergencia tuvieron que salir de sus casas y fueron reubicadas en hoteles.

REDACCIÓN BUCARAMANGA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA