Investigación

La FAC compró trenes de aterrizaje que no sirven para ningún avión

Se investiga el pago de 1.334 millones por elementos que ya estaban usados. 

Militares en Tumaco

Aviones de la FAC. Imagen de archivo.

Foto:

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

23 de abril 2018 , 09:45 p.m.

Una denuncia que llegó a la Contraloría General desde la misma Fuerza Aérea de Colombia (FAC) advirtió sobre la compra irregular de un equipo de trenes de aterrizaje por 1.334 millones de pesos en el 2014, los cuales se recibieron ya usados.

La alerta la hizo el segundo comandante y jefe del Estado Mayor de la FAC el 8 de septiembre del 2017, cuando le contó a la Contraloría las irregularidades en el contrato firmado entre la Agencia de Compras de la FAC y la Empresa Aeropartss & Resource.

El documento se hizo para adquirir tres trenes de aterrizaje, por los que se pagó la millonaria suma como si fueran nuevos. Pero este mecanismo no solo llegó usado sino que tampoco sirve para ningún avión de la FAC, pues solo era compatible con los Casa C-212-200.

En la denuncia, la FAC asegura que el pedido de los trenes irregulares fue hecho por el entonces Comando Aéreo de Mantenimiento (Caman), y al oferente lo eligieron los encargados de la dirección de Control de Material.

En el 2014, cuando se solicitaron los repuestos, el área encargada dijo que los trenes se necesitaban para “garantizar la disponibilidad de las aeronaves operativas y sostener un alistamiento que permita desarrollar las diferentes operaciones aéreas”.

Pero el 3 de septiembre del 2015, después de recibir la compra, el inspector de la FAC encontró que “el material evidencia uso, desgaste, corrosión, ralladura, abolladura, entalle”, además de no ser útil para las referencias que maneja la FAC.

Aunque por esos mismos días le solicitaron al Comandante Aéreo de Mantenimiento que pidiera el cambio por garantía, en lugar de pedir unos nuevos trenes de aterrizaje se usó ese procedimiento para mantener la compra irregular y solo se les hizo un mantenimiento. “Dicho mantenimiento motivó el cambio de las condiciones de entrega de los trenes que no se habían adquirido en condición de nuevos”, dice el informe del organismo. Tras ese proceso, se modificaron “las condiciones del contrato de manera irregular”.

La Contraloría abrió un proceso de responsabilidad fiscal afirmando que hubo un “incumplimiento de obligaciones contractuales por parte del contratista, que trajo consigo una compra inocua teniendo en cuenta que los elementos adquiridos no produjeron ningún beneficio”.

JUSTICIA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA