Investigación

Las tres reuniones que salpican a la dueña de Efecty con Panama Papers

Luz Mary Guerrero se enfrenta a 30 años de cárcel, acusada de mover ilegalmente US$ 4,5 millones.

Luz Mary Guerrero

Luz Mary Guerrero, presidenta general de Servientrega y Efecty.

Foto:

Luis Lizarazo / Archivo EL TIEMPO

08 de octubre 2017 , 09:53 a.m.

El miércoles 5 de enero del 2011, los directivos de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca estaban eufóricos. Sus ejecutivos en Bogotá informaron ese día que la empresaria colombiana Luz Mary Guerrero, dueña de la próspera compañía Efecty, y socia de Servientrega, acababa de convertirse en su nueva clienta ‘top’, junto con su hermana Purificación Guerrero.

“Este es un buen primer paso, ya que ahora las dos hermanas accionistas de Servientrega están trabajando con nosotros. Estamos en el proceso de cierre de la operación”, les dijo a sus jefes en Panamá Juan Esteban Arellano, representante en Colombia del bufete de asesorías tributarias.

Ese fue el inicio de una relación de negocios que duró hasta 2017 y que hoy tiene a Luz Mary Guerrero tras las rejas acusada de enriquecimiento ilícito, lavado de activos, estafa y fraude procesal. Además, de administración desleal, falsedad ideológica en documento privado y concierto para delinquir.

La Fiscalía asegura tener evidencia de que la reputada empresaria les dio instrucciones a tres de sus empleados de confianza para esconder en paraísos fiscales 4,5 millones de dólares de excedentes de sus empresas Efectivo Ltda. (Efecty) y Circulante S. A.

Los oscuros movimientos de dinero de Guerrero, nacida en Jenesano, Boyacá, y premiada por el modelo empresarial que desarrolló con su familia, quedaron consignados en comprometedores correos electrónicos que EL TIEMPO obtuvo en exclusiva.

En algunos de esos mensajes se detallan tres reuniones en las que se afinó el ‘modus operandi’ para que Mossack Fonseca les ocultara a las autoridades tributarias de Colombia y a los socios de Servientrega utilidades equivalentes a 14.000 millones de pesos, una suma que se podría triplicar. Y de manera directa, se menciona con nombre propio a Luz Mary Guerrero, a su hermana Purificación y a su empresa Servientrega dentro del entramado.

Ese mismo modelo de negocio ilícito les fue ofrecido por los panameños a otras empresas colombianas cuyos representantes también deberán responder penalmente por lo que creyeron era una simple evasión de impuestos a través de sociedades ‘offshore’.

Los nombres de los involucrados quedaron al descubierto desde abril del 2016, tras la filtración de documentos de Mossack, dentro del escándalo mundial bautizado como los papeles de Panamá, que dejó a varias celebridades, a poderosos políticos y a empresarios bajo la lupa del fisco de sus países, incluida la Dian, que empezó a esculcarles sus contabilidades.

En el caso colombiano se cree que por esa vía se ocultaron más de 10 millones de dólares, que salieron de las arcas de al menos 15 empresas que acudieron a tretas tributarias para engañar al fisco, como la falsa facturación de bienes y servicios, la compra de bienes a través de empresas de papel y las inversiones ficticias en paraísos fiscales.

Las reuniones

Pero sin duda, el caso más escandaloso por su cuantía, gravedad y por el reconocimiento de la marca es el de Efecty y el de Luz Mary Guerrero, a quien este miércoles agentes del CTI de la Fiscalía capturaron en su lujosa oficina de Bogotá.

Según una investigación de EL TIEMPO, la primera reunión entre los emisarios de la empresaria boyacense con el bufete panameño fue a finales del 2011, en la sede de Mossack del parque de la 93, y de ella quedó rastro.

“El 4 de noviembre (2011) nos reunimos el licenciado Zollinger, la licenciada Marilú González, el licenciado Aveboni y J. E. Arellano con la señora Martha Moreno (auditora) y Giovanni Vargas (asesor tributario) de la compañía Servientrega. El objeto de la reunión fue presentarles al licenciado Zollinger como socio de la firma, que perciban la importante presencia que tenemos como firma en Colombia y el soporte directo por parte de la matriz Panamá”, escribió Arellano, empleado del bufete y otro de los capturados junto con Guerrero.

En ese mismo mensaje se planteó abiertamente en qué iba a consistir el primer paso de la trampa tributaria: una refacturación por 2,5 millones de dólares.

“Creo que la reunión fue muy positiva, ya que conocimos al Dr. Vargas, persona clave en el proceso (…). Servientrega tiene la necesidad de hacer alguna figura tributaria por estos US$ 2’500.000 que tienen de utilidades y que las deben sacar de Colombia antes de fin de año”, escribió Arellano, quien, sin embargo, hace 10 meses le negó a la Fiscalía cualquier servicio irregular de Mossack.

“No conozco nada de servicios de refacturación. Eso no hace parte de los servicios de Mossack”, le dijo Arellano a los investigadores, quienes ya saben que el ejecutivo, de nacionalidad ecuatoriana, tuvo líos con la justicia de su país por un caso de peculado del que salió bien librado.

Arellano ganaba la mayor parte de su sueldo por comisiones por enganchar clientes de peso, como Guerrero. A Mossack le quedaba entre un 2 y un 3 por ciento del dinero que movía y otros porcentajes adicionales por abrir cuentas bancarias y empresas de papel.

Al respecto, los investigadores creen tener evidencia de que Luz Mary Guerrero, apasionada por el arte, dio la orden de abrir al menos siete empresas fantasma para mover la plata, siguiendo instrucciones de sus nuevos asesores tributarios.

Entre las firmas de papel figuran Solution Assets Corporation en Panamá, Solutions Assets Corporation Sociedad Anónima, de Costa Rica, y Talent Business, también del istmo.

Además, hay evidencia de que el dinero se movió a través de Serena Services LLP., Servicios de Información y Tecnología de Costa Rica, Trade Direct y Fast Holding International Corp. de Panamá. Las tres empresas tenían una misma cuenta en Bahamas.

Reporteros de EL TIEMPO obtuvieron copia fiel de acciones de esas empresas a nombre de Guerrero, a quien sus empleados califican de estricta e implacable.

Servientrega tiene la necesidad de hacer alguna figura tributaria por estos US$ 2’500.000 que tienen de utilidades y que las deben sacar de Colombia antes de fin de año

Pelea familiar

En uno de los correos que la Fiscalía obtuvo dentro del intercambio de información con autoridades de Panamá, y que ventiló en la audiencia de legalización de captura de Guerrero, se habla de los réditos que obtenía Mossack y de mover mucha más plata.

“Como grupo empresarial tenemos toda la capacidad para manejar la transacción por los 8 millones de dólares como lo habíamos analizado desde un principio. Tenemos la capacidad de realizar la transacción utilizando dos compañías o cuatro compañías en jurisdicciones de Panamá y el Reino Unido. Ustedes nos definirán cuál será la mejor alternativa. Recomendamos estas dos jurisdicciones porque son aptas para manejar este tipo de transacciones y por costos más convenientes. En Panamá, 2,5 por ciento, en el Reino Unido es 3,5 por ciento”.

Cuando las señaladas compañías fantasma se constituyeron para mover el dinero ligado a Guerrero, la empresaria estaba trenzada en una agria disputa societaria por las acciones de Servientrega con sus hermanos Jesús, Carlos Julio y Purificación Guerrero Hernández.

Cuando las compañías fantasma se constituyeron para mover el dinero ligado a Guerrero, la empresaria estaba trenzada en una agria disputa societaria por las acciones de Servientrega con sus hermanos

Esta última murió en Cartagena, el 23 de febrero del 2014, mientras paseaba por la playa y esperaba los resultados de las denuncias que interpuso. De hecho, el hoy fiscal Néstor Humberto Martínez fue abogado de Purificación y de Carlos Julio Guerrero en ese pleito.

Tras el exitoso movimiento de la primera cuantía, los emisarios de Guerrero se volvieron a reunir con los ejecutivos del bufete panameño y pidieron repetir la maniobra.

Así quedó documentado en otros correos que dan cuenta de al menos dos encuentros más, en los que se afinaron los detalles de cerca de 50 operaciones para mover el dinero.

“Nos autorizó Sara Guavita, auditora de Servientrega y asesora personal de doña Luz Mary Guerrero, presidenta del Grupo Empresarial Servientrega, iniciar con una refacturación por un valor de US$ 130.000”, escribió Arellano.

Y luego detalló uno de los movimientos más jugosos: “El 8 de julio (del 2011) me reuní con Martha Moreno (contadora general) y Giovanni Vargas (asesor tributario) de la compañía Servientrega. La reunión tuvo como objetivo confirmar e iniciar una refacturación por US$ 1’750.000. Enviamos ya las primeras facturas con fecha del 30 de junio, esta refacturación va de junio a diciembre en pagos mensuales. Pendiente seguimiento”, se lee en los mensajes.

Ya se sabe que la plata se movió por el Reino Unido, Costa Rica, Panamá, Bahamas y Nevada (Estados Unidos), facturando pagos por falsas asesorías de servicios como la investigación de mercado y la asistencia técnica en sistemas para Centroamérica y el Caribe. Además, se estableció que para ‘legalizar’ los pagos y transacciones, se alteró la contabilidad de firmas ligadas a Guerrero.

Los otros implicados

Los abogados de la empresaria aún no han planteado la defensa que usarán para intentar librarla de una pena de hasta 30 años. Pero allegados a la mujer creen que ella saldrá bien librada y que se está confundiendo un tema netamente tributario con uno penal.

Pero ella no es la única encartada por este movimiento irregular de fondos usando a Mossack.

Otro de los empresarios en la mira de la Fiscalía General es Pedro Julio Zambrano Pinzón, representante legal de Inversiones Zambrano Pinzón y Asociados, quien fue imputado por falsedad ideológica en documento privado.

Zambrano está ligado a varias empresas petroleras en Colombia y aparece como director de la sociedad panameña Ingezpa Investments Corp. Otra de las investigadas es Artextil, empresa paisa fundada en 1981, especializada en procesos de estampación y tintorería, con fábrica en Ecuador. Su representante legal Claudia Patricia Aristizábal Botero también será imputada. A la lista se suma Rymel Ingeniería, dedicada a la fabricación de transformadores eléctricos; El Heraldo S. A. y Medicina Nuclear Diagnóstica de Villavicencio.

Por ahora, Guerrero permanece en un calabozo de la Fiscalía y este lunes continuará la audiencia de imputación en la que se le ha visto relativamente tranquila. No obstante, EL TIEMPO estableció que la Fiscalía pedirá que el juez del caso la envíe a una cárcel para que desde allí afronte su juicio.

Su hermano Jesús, aspirante a la Presidencia por firmas, emitió un comunicado en el que advierte que sigue distanciado de su hermana Luz Mary. Sin embargo, dijo que espera que “todo se aclare a la luz de la verdad y de la justicia”.

Guerrero pagó millonaria multa ante la Dian

Para la Fiscalía es claro que Luz Mary Guerrero y sus asesores sabían muy bien que habían cometido un delito. Por eso, accedieron a pagar de inmediato una multa, superior a los 800 millones de pesos, después de aparecer en los papeles de Panamá. La sanción se impuso por corrección tributaria y el expediente fiscal se cerró. No obstante, la Dian compulsó copias de los hallazgos a la Fiscalía General, que ya avanzaba en la investigación.

UNIDAD INVESTIGATIVA Y REDACCIÓN JUSTICIA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA