Investigación

El extraño robo de 1,6 millones de dólares a La Riviera

Abogados señalan que supuestos policías y agentes del CTI secuestraron a representante de la marca.

Cadena de perfumería La Riviera

Empleados de La Riviera aseguran que se están exponiendo, al estar moviendo en efectivo el dinero producto de las ventas.

Foto:

Óscar Berrocal - Archivo / EL TIEMPO

08 de mayo 2017 , 11:50 a.m.

Abogados de los empleados de la famosa cadena de perfumería La Riviera están intentando, por diferentes medios, que la inclusión en la Lista Clinton del Grupo Waked y de su cabeza, Abdul Mohamed Waked Pares, no los siga golpeando económicamente.

Aunque son parte fundamental del entramado societario, señalado por la justicia de Estados Unidos de lavar millonarios capitales ilegales, su fondo de empleados acaba de instaurar una tutela en Colombia contra bancos y entidades oficiales, en la cual piden que se les levante el veto comercial y puedan, entre otras cosas, manejar el dinero de sus ventas a través del sistema financiero colombiano.

Además de insistir en que La Riviera no aparece en el listado del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, los abogados de los empleados revelaron un hecho hasta ahora desconocido sobre un multimillonario robo del que aseguran fue víctima el representante legal de la firma.

Según ellos, el episodio en el que La Riviera perdió 1,6 millones de dólares involucra a supuestos agentes del Estado e incluyó un secuestro exprés del ejecutivo.

Los hechos, según narran, ocurrieron en Bogotá el 30 de julio del 2016, a eso de las 8:45 p. m., cuando Andrés Hernández, representante legal de La Riviera S.A.S., se movilizaba en su vehículo y fue abordado por dos supuestos agentes de la Policía que iban en una moto, se le atravesaron y le pidieron su licencia de conducción.

“Al entregarla, fue abordado por una persona que se identificó como supuesto miembro del CTI, le mostró un arma y le manifestó que lo estaban investigando por lavado de activos. (…). Dicha persona ingresó al vehículo mientras otro hombre abordó al señor Hernández, quien fue puesto en la parte trasera del carro mientras que quien se identificó como miembro del CTI comenzó a conducir”, se lee en el cuerpo de la tutela.

Y agregan que, más adelante, una mujer ingresó al vehículo y en ese momento le vendaron los ojos a Hernández y después de 30 minutos de trayecto, ingresaron a un lugar que este no pudo identificar: “Allí lo amenazaron de muerte si ‘no les colaboraba’. Le solicitaron el número telefónico de una señora llamada Emilsen, quien tiene acceso a los dineros de La Riviera S.A.S., por lo que confiscaron su celular”.

Según indicó el ejecutivo, le pidieron que llamara a la señora Emilsen para que le entregara un millón seiscientos mil dólares, a un hombre identificado como Carlos Holguín en una dirección no especificada.

“Posterior a ello, obligaron al señor Hernández a agacharse en la parte de atrás de su vehículo, hasta dejarlo en un lugar alejado (…). Este episodio se dio debido a que ningún banco prestaba servicios a La Riviera S.A.S., por lo que se vieron obligados a manejar dinero en efectivo proveniente de las ventas generadas en los puntos de venta”, se lee en la denuncia.

¿Quién sabía?

Pero, además, se afirma que hubo un robo adicional, de 80 millones de pesos, del que fue víctima otro ejecutivo de La Riviera: Álvaro Báez Méndez.

El hombre señaló que, meses antes, tuvo que recoger el dinero en efectivo de las ventas del fin de semana de los almacenes de La Riviera S.A.S. en los centros comerciales Centro Mayor y Plaza de las Américas, Outlet de las Américas, centro comercial Gran Estación, centro comercial Salitre Plaza, y aeropuerto El Dorado, para luego dirigirse al centro comercial Titán Plaza, donde fue abordado por dos sujetos en moto, que le apuntaron con un arma de fuego y lo obligaron a entregar la plata.

¿Quién conocía tanto detalle del manejo del dinero de La Riviera? ¿Cómo se movilizaron los 1,6 millones de dólares robados? ¿Por qué hasta ahora se conoce tamaño suceso que incluyó amenazas de muerte y un secuestro?

Estas son algunas preguntas que se hacen investigadores que han conocido el caso que se mantuvo en secreto durante meses.

Al respecto, Víctor Mosquera, abogado del Fondo de Empleados, explicó que no se dio a conocer el robo para no aumentar el riesgo de los ejecutivos, pero que informaron del mismo a las autoridades, incluida a la Superintendencia de Sociedades, a quien también entutelaron.

“Es una situación muy difícil que les están haciendo enfrentar si no se permite usar una cuenta bancaria; los obligarían a manejar todo el dinero en efectivo; esto, contrario a toda política antilavado (...). Por ahora, los empleados de La Riviera esperan que les habiliten cuentas bancarias para que les puedan seguir pagando sus salarios, la seguridad social y no se sigan presentando episodios como los que narran”, explicó ayer el abogado Mosquera.

Según la tutela, desde mayo del 2016 a la fecha han pagado más de 22.000 millones de pesos en sueldos y a eso se suman los aportes a la seguridad social, al Sena y al ICBF, que por ley no pueden ser omitidos.

Los efectos de la acción legal que interpuso se conocerán esta semana.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA