Investigación

Testigo clave contra dueños de Supercundi denuncia amenazas

Wilson Rivas, quien vinculó a los Mora Urrea con 'Romaña', dice haber recibido intimidaciones.

Con Esmad y Policía, así amaneció el supermercado MerkAndrea en Usme

Una de las sedes de los almacenes de la familia Mora Urrea fue militarizada tras saqueos y disturbios.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

22 de abril 2018 , 12:45 a.m.

“La guerrilla me ha ofrecido plata para que me retracte de todo lo que he declarado contra Romaña y contra los Mora Urrea (...). Que les diga qué necesito, pero que no siga declarando (...) Me han hecho seguimientos y un guerrillero del Frente 53, conocido con el alias de Guillermo, me dijo que habían dado la orden de matarme”.

La declaración es de Wilson Martín Rivas Bonilla, uno de los tres exguerrilleros de las Farc que testificó en contra de miembros de la familia Mora Urrea, dueños de la cadena de supermercados Supercundi, cuya fortuna fue vinculada por la Fiscalía con cabecillas de las Farc.

Desde hace un mes, Rivas y su familia (incluidos 4 menores) están en el programa de protección de testigos, luego de que denunció que estaba siendo presionado, seguido y hasta fotografiado después de que se supo que él era uno de los testigos de cargo contra del clan.

Las amenazas en su contra serán ventiladas este martes, a las 8 de la mañana, en la audiencia en la que los hermanos Alirio, Uriel y Norberto Mora intentarán que se les otorgue libertad inmediata.

Su defensa viene asegurando que el proceso en su contra fue montado con supuestos falsos testigos. Y alegan que el crecimiento de su negocio, que llevó a que Supercundi esté entre las 600 empresas más grandes del país, es fruto de su trabajo.

Las ventas en 2016 superaron los 259.000 millones de pesos y, de acuerdo con la Fiscalía, aún no han justificado los incrementos de sus fortunas personales, encontrados por peritos.

De hecho, el viernes, cuando Edna Yaneth Mora fue interrogada en La W Radio sobre su patrimonio, no pudo responder y se justificó diciendo que estaba en ‘shock’.

La mujer fue dejada en libertad el martes, porque en criterio del juez de garantías no se acreditó la urgencia y necesidad de la medida de aseguramiento. Se argumentó que no se consideraba un peligro y que la organización a la que se le vincula –las Farc– ya está desmovilizada.

Sus hermanos buscan salir de la cárcel por esa vía, aunque aún no explican por qué ocultaban en sedes de su cadena granadas, armas, gases lacrimógenos y chalecos de uso privativo de la Policía. Además, por qué Norberto Mora fue hallado en un búnker en su finca en Fusa.

A pesar de esos pendientes, la defensa se ha centrado en desvirtuar a los testigos, que ubican a los Mora, desde los 90, en zona de influencia de los frentes 51, 52 y 53, en donde tenían una pequeña tienda de abarrotes.

La estrategia de los Mora

De hecho, aunque Romaña aseguraba que dominaba el Sumapaz, declaró que no conocía al clan. Lugareños, sin embargo, dijeron que sí eran populares en la zona, e incluso sus testimonios los publicó el semanario Voz.

Y en la audiencia del martes se revelarán documentos de las Fuerzas Militares en los que consta que los tres testigos militaron en la insurgencia y que sus versiones sí son relevantes.

Allí se señala que Rivas nació en San José del Guaviare y que estuvo al menos dos años en el frente 51, antes de ser capturado en 2001. Sobre el otro testigo, Etifer Quiroga Vargas, el documento dice que nació en Mesetas (Meta) y que militó en el frente 53. Finalmente, sobre el exguerrillero Luis Alberto Grajales, el tercer testigo, el Comando de las Fuerzas Militares entregó información según la cual militó en el frente 53.

La Fiscalía dice que también tiene cómo dejar sin piso la versión de que Rivas adulteró su documento de identidad.

EL TIEMPO cotejó el número de su cédula con el que aparece en el certificado del Comité Operativo para la Dejación de Armas y son seriales diferentes. Investigadores explicaron que el último número corresponde al Número Único de Identificación Personal (NUIP) que se le expidió a Rivas porque –como muchos guerrilleros– no había sido cedulado: “Su cédula fue expedida en 2011”.

En cualquier caso, la defensa de los Mora insistirá en la teoría del montaje: “Norberto Mora no ha recibido nunca un peso de las Farc: la empresa de la familia está sustentada en créditos con bancos y a sus proveedores. Los testigos son falsos y buscan beneficio. Esperamos que la Fiscalía reconozca el error y no continúe impulsando un proceso plagado de falsedades e inconsistencias”, aseguró un miembro de la defensa.

Esperamos que la Fiscalía reconozca el error y no continúe impulsando un proceso plagado de falsedades e inconsistencias

Las cartas de la defensa del clan

Anexaron el testimonio de Henry Castellanos Garza, alias Romaña, diciendo que ni siquiera conoce a los Mora Urrea.

Entregaron un video en el que celebran con mariachis la libertad de Norberto Mora. Con ello buscan desvirtuar que sea falso que haya fingido un secuestro para ir a entrenarse con las Farc.

Están recaudando testimonios de gente cercana a los Mora, incluso de un uniformado en retiro que da fe de que se trata de un grupo de personas trabajadoras. Varios de esos testimonios ya fueron publicados por el semanario Voz.

La madre de los Mora, María Ana Bertilda Urrea, declaró que era falso que ella fuera cercana a Víctor Julio Suárez, alias Mono Jojoy.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
En Twitter: @uinvestigativa

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA