Investigación

La olla podrida judicial que destapó caso de ‘viuda de Autorrollings'

Proceso contra Sofía Jiménez estaba a cargo de magistrados acusados de recibir sobornos.

La olla podrida judicial que destapó el caso de ‘viuda de Autorrollings’

Sofía Jiménez estuvo en casa por cárcel entre el 2011 y el 2016. El año pasado, la Corte Suprema revocó la medida y la envió a la cárcel El Buen Pastor de Bogotá.

Foto:

Óscar Bernal / EL TIEMPO

16 de julio 2017 , 10:13 a.m.

En la celda número 1 del patio 7 de la cárcel El Buen Pastor, en Bogotá, Marbely Sofía Jiménez, de 33 años, tiene la verdad de uno de los escándalos de corrupción judicial más grandes en la historia del país.

Ella, una araucana amiga de las cirugías estéticas, la rumba, las cabalgatas y la ropa de moda, es conocida en todo el país como la ‘viuda del caso Autorrollings’. Se trata de un proceso judicial que arrancó en el 2008 y que tiene todos los elementos para el guión de un novelón judicial: una súbita historia de amor, traición, una cadena de asesinatos por el control de un millonario emporio comercial en los Llanos, una bella mujer acusada de ordenar al menos cuatro crímenes –entre ellos el de su esposo y su hijastro– y que termina teniendo hijos de uno de los asesinos, y una inexplicable cadena de actuaciones judiciales que, como lo reveló EL TIEMPO esta semana, incluso cuestionan a un magistrado de la Corte Constitucional.

Marbely Sofía, cuya condena acaba de ser aumentada de 39 a 52 años por dos magistrados del Meta que, precisamente, están acusados de recibirle millonarios sobornos para mantenerle el beneficio de mansión por cárcel y absolverla en segunda instancia, sigue sosteniendo su inocencia. La Fiscalía cree que aumentaron la condena para tratar de aparentar transparencia frente al caso, pero precisamente cuando ya eran investigados.

Las pruebas y decenas de testimonios la ponen, sin embargo, a la cabeza de una red criminal que asesinó, realizó atentados y amenazó para asegurarse el control de Autorrollings, cadena de servitecas de los Llanos que había sido fundada por Óscar William Parrado Rojas y que movía cada año miles de millones de pesos.

Parrado conoció a Marbely Sofía en Villavicencio en marzo del 2007 y para diciembre ya estaban casados. Ella, que había estudiado algunos semestres de Medicina, se convirtió en su tercera esposa y en su mano derecha. Tuvo, sin embargo, que firmar capitulaciones para casarse.

Poco después, en medio de una crisis económica, Parrado le transfirió varias propiedades y parte de la empresa, pero le hizo firmar un pagaré y un documento de cesión de acciones en favor de sus dos hijos. Ese movimiento legal y financiero, según la justicia, está directamente relacionado con los crímenes de la ‘viuda de Autorrollings’.

A Parrado Rojas lo mataron el 6 de octubre del 2008, apenas 10 meses después del matrimonio con Marbely. El 28 de diciembre del 2009 murió Iván Rodrigo Parrado, empleado de las servitecas, y el 20 de enero del 2010 la víctima mortal fue Jorge Enrique Mora Clavijo, abogado de Parrado. Los dos tenían en común haberse opuesto a los planes de la viuda para quedarse con el control del negocio. El 8 de marzo del 2010, dos sicarios mataron, también en Villavicencio, a Óscar Steven Parrado Vidal, hijastro de Marbely y quien apenas tenía 19 años.

Para ese momento, él había empezado a acusarla de la muerte de su padre, basado en la confesión de un sujeto conocido como ‘Hugo Peleas’, quien había trabajado para la madrastra. A ‘Peleas’ también lo mataron días antes de que pudiera declarar ante la justicia.

El asesinato del joven Parrado, sin embargo, puso en manos de la justicia las pistas claves del caso. Uno de los sicarios fue capturado en flagrancia, con la pistola usada en el crimen, un celular y dos SIM card que, tras el análisis de la Fiscalía, tenían, según el expediente, “18 coincidencias que comprometen la responsabilidad” de la viuda.

La olla...

En el momento de ese atentado, Óscar Steven Parrado Vidal no estaba solo. Lo acompañaban en su carro la segunda esposa de Parrado, Henny Jazmín Larrota Peña, y su media hermana e hija de esta última, Daniela Parrado Larrota.

Menos de tres meses después, dos sicarios intentaron matar al abogado Fredy Ricardo Iregui Aguirre, asesor jurídico del marido asesinado. Fueron capturados.
Uno de los celulares que les incautaron a los criminales tenía como perfil de pantalla la foto de Marbely Sofía Jiménez. La Fiscalía probó que era un teléfono usado por la viuda. Otro teléfono tenía una SIM card que pertenecía a Esmith Bayardo Parra Rincón, el hombre conocido con el alias de ‘Manopicha’ y señalado por la justicia de coordinar el asesinato de Óscar William Parrado.

La viuda terminó viviendo con este hombre, que inicialmente era su escolta, y con él tiene dos hijos. En su momento, la Fiscalía logró que una excompañera sentimental de Parra Rincón que participó en el plan criminal empezara a colaborar con la justicia. A ella la mataron en Yopal cuando llevaba un niño en brazos. Se convirtió en la sexta persona asesinada relacionada con el caso.

Casa por cárcel

Con interceptaciones, la ruta de las llamadas y los testimonios de una decena de personas, finalmente la justicia condenó a la viuda y a su nueva pareja. Pero solo lo hizo por el crimen del hijastro, en el 2012.

Desde ese momento empezó a ponerse en evidencia una oscura trama judicial que hoy tiene a dos magistrados activos de la Sala Penal de Villavicencio y un tercero recién retirado a punto de la cárcel. La Fiscalía los señala de recibir al menos 1.150 millones de pesos de la viuda (de los 3.000 millones que les habrían ofrecido) para garantizarle el polémico beneficio de casa por cárcel que tuvo hasta el año pasado.

En audiencia de imputación de cargos contra los tres magistrados del Tribunal de Villaviencio Alcibiades Vargas Bautista, Joel Darío Trejos y Fausto Rubén Díaz, la Fiscalía sostuvo que el proceso contra Marbely Sofía Jiménez estuvo ‘engavetado’ por cinco años y seis meses, desde el 24 de enero de 2012 hasta el 4 de julio de 2017, para favorecerla, entre otros beneficios, con la casa por cárcel y eventualmente, con una absolución en segunda instancia.

Vargas, ponente del caso, argumentó que esto se debió a la congestión normal de la justicia, pero la Fiscalía documentó que en este mismo tiempo evacuó otros 102 procesos que llegaron después que el caso de la ‘viuda de Autorrollings’.

“Se evidencia la intención de no cumplir en un plazo razonable con el proceso (…). Los magistrados aceptaron promesas remuneratorias para retardar el caso y efectuar un acto contrario a sus deberes”, indicó la Fiscalía.

Los magistrados, según el expediente, recibieron 150 millones de pesos en el primer semestre del 2013, además de “utilidades consistentes en el pago de estadías en un balneario con todo su consumo y el pago de servicios de compañía de mujeres”. En el primer semestre del 2013 se efectuó otro pago de 1.000 millones de pesos en efectivo, realizados por ‘Manopicha’ y Marbely. El dinero, dice la Fiscalía, fue entregado por el abogado de la pareja, Juan José Velásquez, y el año pasado se habría ofrecido elevar el soborno hasta 3.000 millones de pesos.

Esmith Bayardo Parra Rincón, ‘Manopicha’, dijo en diligencia ante la Fiscalía el pasado 7 de julio que desde el 2012, a través del abogado Velásquez (quien es contratista de la Gobernación del Meta), los magistrados les pidieron plata.

Esta fue su confesión: “Nos buscaron para que (sic) nos ayudaran a la apelación a cambio de dinero. En el año 2012 se efectúa la primera reunión con los magistrados. El ponente Alcibiades dijo que iba a estudiar el caso y al mes hacen otra reunión (...). Le dije al abogado Juan José que como era un fin de semana sería bueno que estuvieran con mujeres y mandó a bajar 5 ‘prepagos’. Ellos se reunieron desde las 3 de la tarde un sábado junto a mujeres, rumba y whisky; allí hablaron del proceso, y me manda a decir Alcibiades que eran 1.000 millones”.

Y siguió: “Ellos me ofrecen el arreglo y yo les digo que sí, lo primero que me dicen es que espere un tiempo para que se enfríe el proceso porque está sonando el tema en medios de comunicación. Alcibiades nos dice que el proceso estaba pegado con babas”.

El ahora ex de la viuda fue contundente: “Si no hacen esas capturas de los magistrados, hoy estaríamos libres”.

La polémica casa por cárcel

Uno de los argumentos más fuertes de la Fiscalía para imputarles cargos a los tres magistrados de la Sala Penal del Meta por corrupción es que Sofía Jiménez les pagó no solo por absolverla, sino para que le mantuvieran la casa por cárcel concedida por un juez de ejecución de penas, cuya decisión quedó bajo la lupa.

Coincidencialmente, esta semana el magistrado de la Corte Constitucional Alberto Rojas Ríos tuvo que explicar por qué en abril del año pasado presentó una insistencia ante sus colegas para que tumbaran una tutela fallada por la Corte Suprema y le dieran a Jiménez la domiciliaria. La insistencia fue negada.

Rojas dijo que lo hizo para proteger los derechos de los tres hijos de la viuda (dos de ellos, de ‘Manopicha’), y que no conocía detalles del caso.

JUSTICIA
Justicia@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA