Investigación

‘Clan del Golfo’ y Eln traen arsenal nuevo de Miami

Partes de fusil y munición ingresan ocultas en amplificadores y consolas para disc jockey (DJ).

Armamento incautado

El armamento incautado en algunos puertos es adquirido en Estados Unidos, donde la venta de armas es libre.

Foto:

Cortesía Policía aduanera

13 de mayo 2018 , 12:01 a.m.

En un contenedor de 20 pies de largo por 8 de ancho se encontró evidencia de que al menos tres poderosas organizaciones criminales que actúan en el país, y que se dedican a traficar cocaína, continúan armando a sus ejércitos ilegales.

Entre amplificadores, equipos de sonido, consolas para disc jockey (DJ), algunos electrodomésticos y conectores eléctricos, que ingresaron el lunes por la Sociedad Portuaria de Barranquilla, la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) y la Dian encontraron 580 partes de fusil y de pistolas, así como 3.600 unidades de munición calibre 25, 7.65, 380 y 357 Magnum.

El arsenal –avaluado en cerca de 85.000 dólares– venía camuflado en una caja y en una moto de alto cilindraje que estaban en el fondo del contenedor, tapadas con los equipos electrónicos, avaluados en apenas en 7.000 dólares.

Según la guía de importación, el destino final de la mercancía era una oficina ubicada en Chapinero, centro de Bogotá.

Pero agentes federales y oficiales de la Polfa establecieron que no se trata del primer envío y, además, que el arsenal iba a ser entregado a emisarios de tres estructuras ilegales: el ‘clan del Golfo’, bandas de las comunas de Medellín y la guerrilla del Eln, que el jueves retomó los diálogos con el gobierno Santos.

EL TIEMPO obtuvo copia de los documentos de importación y estableció que el contenedor salió de Port Everglades, Florida, y que los dueños de la mercancía en la que se mimetizó el arsenal son una pareja de esposos, oriundos de La Guajira. Ambos aparecen como accionistas de una empresa que dice estar dedicada a “la importación de equipos de audio e iluminación, instrumentos musicales y equipos de tecnología”.

La empresa fue creada en el 2015, con 30 millones de pesos de capital (siete veces menos de lo que vale el arsenal), y era la primera vez que usaba ese puerto para traer mercancía.

Estamos investigando si el contenedor fue contaminado sin que la empresa lo notara. Pero ya tenemos certeza de que una parte de las armas y la munición se iba a quedar en Barranquilla, en donde actúan el Eln y el ‘clan del Golfo’, y otra iba para Medellín”, aseguró uno de los investigadores, quien solicitó que el nombre de la importadora aún no sea revelado.

Lo que llama la atención es que la representante de la empresa registra al menos un desplazamiento reciente a Miami, en donde se compró el armamento.

Grandes ligas

“El material fue adquirido en un local de Coral Gables, y hay colombianos identificados allí (...). Estamos trabajando con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE) y el Control Border Patrol, quienes nos están suministrando información de los colombianos que despacharon esas armas. Incluso, ya se abrió un ‘indictment’ ”, explicó el director de la Polfa, general Juan Carlos Buitrago.

El oficial agregó que el decomiso se convierte en evidencia clave para develar a la red criminal que viene adquiriendo armas en Estados Unidos, aprovechando su venta libre, para abastecer al ‘clan del Golfo’, al Eln, a bandas de Medellín y a disidencias de las Farc.

Desde el 2010, EL TIEMPO reveló cómo ‘la Oficina’ viene entrando armamento a través de encomiendas que llegan por los aeropuertos de Bogotá, Medellín, Cali y Cartagena. Ese año, se documentó el ingreso de 30 armas completas en baterías de carros y juguetes, 500 partes de fusiles en paquetes y 1.400 municiones de diferente calibre. En el 2013 cayeron 11 fusiles de asalto, varios de ellos destinados a alias Sebastián, capo de ‘la Oficina’, extraditado a Estados Unidos.

Y esa cifra ha venido en aumento. En el 2017 cayeron 261 partes de armas, un fusil completo y 807 municiones de diferente calibre. Y en marzo pasado se incautaron 7 fusiles AM-15 y AK-47, cuyas partes venían camufladas en aparatos de gimnasia. La mercancía fue embalada en Houston (Texas) y tenía como destino cinco direcciones en Medellín, en donde la estaban esperando miembros de la banda criminal de ‘los Chatas’.

Pero, ahora, el uso de contenedores no solo deja en evidencia la vulnerabilidad de los controles aduaneros. También el hecho de que las organizaciones criminales se siguen armando.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
En Twitter: @Uinvestigativa

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA