Investigación

Condena contra Rodrigo Escobar Gil complica caso de Jorge Pretelt

Tribunal de Bogotá tumbó absolución de exmagistrado por escándalo de corrupción.

Rodrigo Escobar Gil

Rodrigo Escobar Gil, exmagistrado de la Corte Constitucional.

Foto:

Juan Manuel Vargas / Archivo EL TIEMPO

14 de junio 2018 , 08:56 p.m.

En la cuenta regresiva para que la Corte Suprema dicte sentencia en el primer juicio por corrupción contra un alto magistrado, el de Jorge Pretelt, el Tribunal Superior de Bogotá acaba de tumbar un fallo clave para la defensa de ese polémico expresidente de la Corte Constitucional.

Apenas nueve meses después de que un juez de Bogotá absolvió al también exmagistrado Rodrigo Escobar Gil por duda razonable, la Sala Penal del Tribunal lo declaró culpable por el delito de tráfico de influencias de particular y le impuso una condena de 4 años de prisión. Como la primera sentencia fue absolutoria, Escobar solo iría preso si la condena queda en firme.

En esencia, Rodrigo Escobar fue procesado porque Fidupetrol –la misma señalada en el juicio contra Jorge Pretelt de supuestos sobornos para tratar de torcer una tutela con la que pretendía tumbar una condena de la Corte Suprema– lo contrató en el 2013 (4 años después de su salida de ese tribunal) como asesor.

En medio de ese contrato aprovechó un almuerzo con el entonces magistrado Mauricio González, ponente del caso, para hablarle de la tutela y de la importancia de conceder unas medidas cautelares. Ese almuerzo lo organizó Jorge Pretelt. Fidupetrol fue condenada a responder solidariamente con un exgobernador de Casanare por un caso de corrupción. Lo que buscaba con la tutela era tumbar esa condena, y con las medidas cautelares, lograr que le descongelaran recursos por más de 20.000 millones de pesos que tenía embargados.

Según el Tribunal de Bogotá, en “ejercicio de las facultades derivadas de este contrato, el procesado (Escobar) podía presentar conceptos y recomendaciones (...). Pero el contrato ni ninguna otra norma vinculante lo facultaban para realizar un acercamiento extraprocesal con el magistrado ponente, lo que tornó en indebido el acercamiento”.

Escobar ha asegurado en todo este tiempo que su asesoría a Fidupetrol se hizo en estricto cumplimiento de la ley y que la mención que hizo de las medidas cautelares fue casual.

Los magistrados de Bogotá, sin embargo, le reprochan que sabiendo que el reglamento interno del alto tribunal, del que fue presidente, prohíbe a los magistrados “conceder audiencias particulares o privadas sobre negocios que cursan en la Corte” procuró la cita con González, de quien sabía era ponente del proceso.

Además, no le hizo conocer a ese magistrado que estaba trabajando para Fidupetrol, firma de la que recibió 100 millones de pesos como honorarios.

Lo que dice el fallo es que Rodrigo Escobar Gil aprovechó su condición de exmiembro de la Corte y la mediación del entonces magistrado Jorge Pretelt para obtener “una reunión privada con el ponente. Dentro de esa reunión abordó el tema de la revisión, y al hacer el comentario, era razonable entender que este no fue casual ni neutral, sino consecuente con el interés que el procesado tenía en el éxito de la causa para la cual fue contratada su asesoría”.

Ante la justicia, Mauricio González aseguró que no se sintió presionado por el comentario de Escobar Gil, pero que este sí lo llevó a “centrar su atención” en el expediente. De acuerdo con González, Escobar le dijo que Fidupetrol era una firma de los “extrabajadores de Ecopetrol” y que sus pensiones estaban en riesgo si la tutela no salía a su favor. Pero la firma no tenía nada que ver con los trabajadores de la estatal petrolera.

La decisión del magistrado, en todo caso, fue contraria a la pretendida por Escobar, pues no solo no concedió la medida cautelar, sino que presentó ponencia negativa de la tutela, posición que respaldó la Sala Plena.

Contra Escobar, quien fue representante de Colombia ante la CIDH, también jugó un correo recibido por Abel Caballero, expresidente de Fidupetrol, en el que se le comunica que “el doctor Rodrigo Escobar informó que hablará con el magistrado Mauricio González”.

El fallo contra Escobar complica a Pretelt porque lo pone como intermediario en una cita en la que, según la justicia, un exmagistrado contratado por una firma que tenía una tutela millonaria en la Corte trató de influir sobre el ponente del caso.

Pretelt está procesado porque en el 2015 el abogado titular de Fidupetrol, Víctor Pacheco, aceptó cargos ante la justicia y fue condenado a 28 meses porque –según dijo– intermedió entre la firma y ese magistrado, quien habría pedido $ 500 millones por lograr un resultado favorable en la Corte y sugirió la contratación de Rodrigo Escobar como asesor.

Los argumentos de la defensa del exmagistrado

La defensa del exmagistrado Rodrigo Escobar Gil ha insistido en su inocencia y afirma que no intentó influir sobre el entonces magistrado Mauricio González, de quien solo era colega, sin relación alguna de superioridad.

Igualmente ha cuestionado la credibilidad del abogado Víctor Pacheco, testigo de la Fiscalía, cuyas versiones calificó de contradictorias e interesadas en conseguir beneficios judiciales como un principio de oportunidad. Añadió que el contrato entre Escobar Gil y Fidupetrol fue legal y se trataba de una asesoría jurídica y no una fachada para otras actividades ilegales.

JUSTICIA 

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA