Investigación

‘A Albornoz le llevé pagos en efectivo hasta su apartamento’: Bula

El exdepositario de bienes de la DNE reveló nuevos detalles del escándalo. 

Camilo Bula

El exfiscal Camilo Bula dijo que Albornoz recibió una coima de 800 millones de pesos.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

08 de febrero 2018 , 10:58 p.m.

Además del exfiscal antinarcóticos y depositario de bienes Camilo Bula, quien asegura que Carlos Albornoz recibió una coima de 800 millones de pesos por vender más barato un bien incautado a la mafia, otro hombre de confianza del polémico exdirector de Estupefacientes también está hablando en su contra ante la justicia.

Ómar Figueroa, quien fue el sucesor de Albornoz en esa dependencia –y también está procesado por la corrupción en el manejo de los bienes incautados a la mafia– aseguró en el juicio contra su exjefe que por órdenes suyas se saltaron las normas para elegir depositarios y liquidadores.

Estos, según la ley, deben garantizar el manejo transparente y en total beneficio para el Estado de las propiedades incautadas. Sin embargo, la DNE fue liquidada porque las fortunas incautadas a la mafia terminaron siendo aprovechadas por fichas de poderosos políticos, especialmente en la administración de Carlos Albornoz.

Figueroa –quien negoció con la Fiscalía– sostuvo que no se tenía en cuenta el comité de selección que tenía que examinar las hojas de vida de los depositarios. De hecho, sostuvo que eludir al comité de escogencia solo tenía el propósito de que Albornoz pudiera elegir a dedo a los administradores de los bienes incautados.

Igualmente, indicó que se saltaron controles establecidos en el estatuto comercial y de asambleas con el único fin de evitar las auditorías que habrían permitido descubrir los malos manejos que se estaban dando en la entidad.

Esa declaración coincide con la de Bula (condenado a 18 años por el saqueo a la DNE), quien le dijo a la justicia que para poder vender por debajo del valor comercial el centro comercial Villa Country, en Barranquilla, fue necesario cambiar de manera irregular algunas normas del régimen de propiedad horizontal y así darle apariencia de legalidad a la venta irregular.

Los detalles de esa maniobra, según Bula, fueron discutidos con Albornoz en un centro comercial de Miami: “Él (Albornoz) estaba muy preocupado porque ese régimen se demoraba mucho y eso había que legalizarlo, y tenía una serie de requisitos”, dijo Bula.

Albornoz supuestamente recibió el soborno directamente en su apartamento de la avenida Circunvalar en Bogotá. Preguntado por la Fiscalía y la Procuraduría si le constaba la entrega de esa plata, dijo: “Yo la entregué. En efectivo. Personalmente en su apartamento”. Sobre el origen del soborno, señaló al comprador del centro comercial, el empresario Leo Eisenbad, a quien la Fiscalía imputará cargos por los mismos hechos.

Bula dijo también que incluso,por fuera de la DNE, Albornoz siguió manejando esos negocios y que hubo varias reuniones para darle cuentas de los asuntos irregulares. Esto ocurrió en la administración de Ómar Figueroa, entre 2009 y 2010. Durante todo ese tiempo, el principal enlace con Albornoz, dijo el testigo, fue el abogado Fernando Navarro, también procesado por el caso y quien, según Bula, “recibió aproximadamente 500 millones de pesos” del soborno del Villa Country.

Al empezar el gobierno de Juan Manuel Santos, a la DNE llegó Juan Carlos Restrepo, quien denunció públicamente el saqueo a la DNE y llevó ante la justicia a varios funcionarios y exfuncionarios. Fueron esas denuncias las que destaparon la olla podrida en esa institución y llevaron a su posterior liquidación.

Al terminar su declaración, Bula aseguró que está dando su testimonio ahora –después de siete años en los que estuvo congelado el proceso de la DNE– por “un compromiso con la sociedad, con la ciudadanía y con mi conciencia”. También dijo que no tiene ningún interés en perjudicar a Albornoz sino en que se “sepa toda la verdad”.

Investigación no avanza en la Corte

En el escándalo por el saqueo de la DNE aparecieron salpicados los nombres de más de una docena de congresistas, la mayoría cercanos a Albornoz, bien por filiación política o por su región de origen.

Sin embargo, en todo este tiempo los procesos no han avanzado en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia. Uno de los cuestionados fue el senador conservador Álvaro Ashton, ahora enredado en el escándalo del pago de sobornos para frenar procesos en la Corte Suprema.

REDACCIÓN JUSTICIA
EL TIEMPO
@JusticiaET

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA