Investigación

Comienza la cacería internacional del israelí 'amo de Taganga’

Aunque Assi Moosh tiene antecedentes desde 2003, solo hasta ahora se ordena captura internacional.

Assi Mosh, israelí expulsado

Assi Mosh, centro, dice que todos sus papeles están en regla.

Foto:

Archivo particular

31 de julio 2018 , 11:35 a.m.

Familiares en Colombia del israelí Assí Moosh aseguran que no saben nada de él, desde noviembre pasado, cuando fue expulsado del país por orden de Migración Colombia.

Pero agencias internacionales tienen in formación según la cual el llamado ‘amo de Taganga’ ha intentado ingresar al país, a pesar de estar siendo investigado por presunta explotación sexual, y desde el domingo, cuando la Fiscalía emitió una orden de captura en su contra, la Interpol inició una cacería internacional para atraparlo.

En efecto, la Fiscalía pidió que se emitiera una circular azul para poder traerlo a país, con el fin de que responda por prácticas sexuales masivas que se registraban en hostales vinculados e él en Cartagena y Taganga.

Según la información enviada a Interpol, el nombre de Assi Moosh, un exoficial israelí de 44 años, figura en expedientes judiciales desde hace 15 años. En efecto, tal como lo reveló EL TIEMPO en su momento, Mossh, nacido en Kiryat Atta (Israel), arribó a Colombia en 2009 y desde su llegada el extinto DAS le seguía la pista por hacer parte de una presunta red de turismo sexual, que incluía tráfico de drogas y de menores de edad.

Ya había sido capturado en 2003, en Ámsterdam, acusado de ser el cabecilla de una red de traficantes de éxtasis, cocaína, hachís y LSD. Incluso, la Policía de Israel tuvo que acudir a sus pares de Tailandia, Nueva Zelanda, Brasil, España, India, Francia y Japón, para desarticular a la banda, vinculada a la mafia Yakuza.

Además, las autoridades colombianas también recopilaron información relacionada con antecedentes de este exoficial israelí en Tokio, en donde era vendedor callejero y desde donde importó a Colombia mercancía, incluidos autos de alta gama que puso a circular por las vías de la Costa Atlántica.

También, según exhibió en sus redes sociales y contaron los pobladores de Taganga, era dueño de motos de alto cilindraje y de varias propiedades en Santa Marta y Cartagena, donde levantó una red de hostales tras invertir 3.000 millones de pesos.

Incluso, las autoridades también investigan sus nexos con otros ciudadanos israelíes que tienen asiento en Bogotá y funcionan bajo la misma modalidad de hospedajes especialmente dedicados a clientes extranjeros, sobre los cuales también hay quejas por supuestos desmanes relacionados con drogas ilegales y prostitución.

Pero, en entrevista con EL TIEMPO, Moosh negó los señalamientos y advirtió que le estaba violando sus derechos. Incluso, contrató a una oficina de abogados para interponer recursos contra la medida de expulsión.

Según sus movimientos migratorios, la última vez que se le vio fue en el consulado de Colombia en Barcelona tratando de reversar la compra de un reputado colegio para niños en Santa Marta.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com@uinvestigativa

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA