Investigación

Así cubrió EL TIEMPO la muerte de Carlos Pizarro, líder del M-19

27 años después de su muerte, revivimos los momentos de este crimen que todavía conmueve a Colombia.

Muerte de Pizarro

El 26 de abril de 2017, 27 años después del asesinato de Carlos Pizarro, le narramos cómo EL TIEMPO contó su muerte.

Foto:

Archivo El Tiempo

26 de abril 2017 , 11:55 a.m.

Pocas horas de vuelo le faltaban para llegar a Barranquilla y seguirle apostando a la paz. Carlos Pizarro Leongómez había ganado todo en los 21 años que estuvo en medio de la violencia en las montañas, pero el 26 de abril de 1990, lo perdió: se fue a descansar a la tan anhelada paz. 

Con 39 años, Pizarro fue asesinado cuando aspiraba a ser presidente de la República de Colombia. Fue elegido por el pueblo a quien dijo haber defendido con las armas después de su adolescencia, y por el que después dejó de creer en el poder de las balas.

Confiando en la autoridad del pueblo, Pizarro pasó de estar en las trincheras del M- 19 a ser un líder revolucionario, luego candidato presidencial y a jugarse la vida por la paz.

Los sobrenombres que amigos, compañeros y mujeres le pusieron, hablaron en vida del hombre sensible, humano, impaciente, mujeriego y temperamental que hoy, 27 años después, sigue enamorando con su historia.  ‘Charlie Boy’, le decían sus amigos en la infancia. ‘Mauricio’ o ‘Aureliano’, lo llamaban sus camaradas.  Y ‘Comandante Papito’, le susurraban al oído las mujeres. Así lo recuerda Jaime Ariza, en la edición impresa de EL TIEMPO, un día después del asesinato, el 27 de abril de 1990.

“Finalmente recuperó su nombre, con el cual se inscribió como aspirante a la alcaldía de Bogotá, y luego a la Presidencia de la República”, dice en la crónica.

Carlos Pizarro

Pizarro fue aspirante a la Alcaldía de Bogotá y a la Presidencia de la República de Colombia.

Foto:

Archivo El Tiempo

Fue duro, ambicioso, osado y muy calculador... pero leal con el enemigo. En la paz, terminó su vida rechazando la vía armada como solución política

“Pocas semanas después (de haber sido expulsado de la Javeriana), reclutado por Jaime Bateman Cayón, ingresó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). En el Pato (Huila) se entrenó como guerrero bajo la orientación directa de Álvaro Fayad Delgado. Su permanencia fue corta: consideró a las FARC como un grupo atrasado y con ideología caduca. Desertó y fue condenado a muerte”.

En el primer plano de la edición del viernes 27 de abril de 1990, Jaime Ariza, cuenta la vida del líder en su faceta como un hombre de guerra: “Fue duro, ambicioso, osado y muy calculador... pero leal con el enemigo. En la paz, terminó su vida rechazando la vía armada como solución política”.

Pizarro llegó a la paz después de los diálogos con el gobierno de Virgilio Barco. En su faceta como hombre pacífico, el periodista cuenta: “El 25 de enero de 1990 abandonó las montañas protegido por un ejército de agentes secretos. Llegó a Bogotá enfundado en un traje de paño que le confeccionó un sastre de barrio, dispuesto a entregar las armas a cambio de una reforma institucional”.

"Fue un guerrillero afiebrado e hizo de la violencia algo espectacular. Reflexionó. Miró al país, lo oyó. Se metió en un proceso de paz y lo concluyó. Volvió a la ciudad a someterse al dictado de los electores. Fue uno de los pocos que, realmente, mostró que quería un país diferente".

Hoy, 27 años después de su muerte, el recuerdo vivo de las seis mujeres que lo rodearon y de la buena salud que tenía, resurge en los trazos de aquel periodista de EL TIEMPO que relató este hecho tras los quince balazos de ametralladora con que el asesino le dio fin a la vida del hombre que apostó todo por la paz... y perdió.

“Mal bailarín (terrible), amante de la literatura (especialmente de García Márquez) e inquieto por el misticismo ('Las enseñanzas de Don Juan') es conocida también su extraordinaria habilidad para la palabra escrita y la oratoria”, dijo hace dos años Diego Arias, su compañero exguerillero

Su permanencia fue corta: consideró a las FARC como un grupo atrasado y con ideología caduca. Desertó y fue condenado a muerte

Cae Pizarro: la pesadilla se repite

Como número de la suerte, Pizarro cayó de terceras. Ese fue el turno que como candidato presidencial tomó para ser asesinado, en menos de ocho meses otros dos ya habían caído. Su recinto: la silla 23c de un vuelo comercial Bogotá-Barranquilla.

En la misma noche del asesinato, un vocero de la Policía ya daba certeza de que se trató de un trabajo del narcotráfico. “Las características del crimen (un sicario suicida que dispara contra su víctima delante de un centenar de personas y luego se resigna a morir bajo las balas de los guardaespaldas) y la captura en Barranquilla de un hombre armado y repleto de dinero a quien se interceptó una conversación en la cual hablaba del asesinato nos dan la certeza de que se trató de un trabajo del narcotráfico”, dice la primera página de EL TIEMPO en su edición 27.611.

El homicida, Gerardo Gutiérrez Uribe, había recibido órdenes de eliminar a Pizarro a como diera lugar. Para ello, en solo ocho días compró 15 tiquetes aéreos con destino a igual número de ciudades del país. Se proponía seguir al jefe del M- 19 hasta lograr su cometido”, el cual cumplió.

Carlos Pizarro

Pizarro es recordado como un guerrillero afiebrado que hizo de la violencia algo espectacular. Reflexionó. Miró al país, lo oyó. Se metió en un proceso de paz y lo concluyó con su muerte.

Foto:

Archivo El Tiempo

ELTIEMPO.COM

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA